Tendencias

Ejercicios para rejuvenecer el rostro

La juventud no es solo una actitud ante la vida; también se deja ver en nuestro cuerpo, y muy especialmente en nuestro rostro.


Aquí tienes los mejores ejercicios faciales, con los que conseguirás un rostro más elástico, joven y firme, seleccionados por el Método Hoffmann para ti:

  • Arrugas labiales: pronuncia en voz alta, unas 10 veces, las cinco vocales mientras estiras al máximo la boca, mediante la exageración de la mímica al emitir esos sonidos. 
  • Cuello con poco tono: pronuncia la letra X de una manera exagerada, contrayendo los músculos involucrados más allá de sus movimientos normales, entre 10 y 12 veces.
  • Frente arrugada y “patas de gallo”: con las yemas de los dedos situados sobre las cejas, y ejerciendo una ligera presión, mueve las cejas de arriba abajo 20 veces –luchando contra la fuerza de los dedos, que han de permanecer en su lugar-; puedes ir aumentando el número de repeticiones paulatinamente con el paso de los días, hasta llegar a un máximo de 50.
  • Papada descolgada o “mentón doble”: abre la boca de forma bien amplia, aunque con cuidado de no dañarte, y desplaza la mandíbula hacia afuera y hacia adentro, de forma alternada, mientras mantienes la zona en tensión. Repetir unas 15 veces. Puedes sustituir este patrón de movimiento por el desplazamiento de la mandíbula hacia afuera y hacia arriba, dando lugar a la elevación de la barbilla. 
  • Mejillas flácidas: posiciona la boca como si fueras a gritar la letra A, asegurándote de abrir al máximo la boca y de contraer exageradamente los músculos en torno a los labios. A continuación, sin cerrar los labios, aprieta los dientes –no demasiado fuerte- y realiza todas las muecas que se te ocurran con los labios. Mantén el ejercicio unos 10 segundos. Combina este ejercicio con otro basado en inspirar aire, sacarlo por la boca con los labios cerrados, e hinchar los carrillos, para después relajarlos y comenzar de nuevo con el ejercicio.
  • Ojeras, bolsas en los ojos, e hinchazón de párpados: apoya los dedos de manera firme, aunque sin forzar demasiado, sobre cada una de las sienes; sin desplazar los dedos de sitio, cierra fuertemente los párpados del ojo derecho durante cinco segundos, para después pasar a hacerlo con el izquierdo durante otros cinco segundos. Realiza cinco repeticiones, alternadas, de cada uno de los lados, y al acabar, cierra los párpados con suavidad e intenta relajar de manera consciente cualquier contracción facial. 

Ahora que ya sabes que trabajar los músculos de la cara tiene, para esta, los mismos efectos rejuvenecedores que ejercitar los músculos del cuerpo tiene para tu apariencia física, no hay razón para no complementar tus ejercicios en el gimnasio con breves sesiones de gimnasia facial.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar