FalcónSalud

La riesgosa travesía de María por buscar caridad en Coro

María Coromoto López, quien vive en Sabana Larga, es un hospital ambulante. A pesar de diversas patologías y enfermedades crónicas, ella, a pesar en silla de ruedas recorre a diario dos municipios buscando ayuda


A pesar de estar impedida de caminar, María Coromoto López Vargas viaja todos los días de Sabana Larga, municipio Colina, hacia Coro, para vivir de la caridad de quienes hacen vida o viajan a través de la terminal Polica Salas en el sector de Bobare.

María Coromoto sufre de anemia drepanocítica, de una necrosis séptica de cadera, tiene cuatro úlceras varicosas, problemas renales y tiene la hemoglobina en 3.8.

No tengo cómo hacerme una diálisis, pero me advierten que si comienzo a hacérmelas me puedo morir. De paso tengo varias operaciones por hacerme, pero además de no tener recursos ni seguro, son un riesgo por lo bajo de la hemoglobina.

Afirma.

María Coromoto a veces llega a Coro pidiendo cola o pagando su pasaje, aunque a veces, por el trajín de montarla, algunos pasan de largo. Foto: Carlos García

Sin plata para medicina ni comida

A María Coromoto le han recetado gran cantidad de medicamentos, algunos de por vida, que no puede costear.

De ahí que sola sale a diario en su silla de rueda, atravesando la peligrosa intercomunal Coro-La Vela, pasando penurias para poder abordar las unidades de transporte, muchas de las cuales tienen que ser “perreras” por aquello que también deben montar la silla de ruedas.

Quienes están al tanto de la trama de esta mujer aseguran que, algunos transportistas y colectores evitan en lo posible detenerse para no tener que ayudarla a montarse a pesar de que algunos conocidos suelen ayudarla.

Cuando no, recorre más de 10 kilómetros en la silla de ruedas hasta llegar a la terminal donde pide limosna, tanto dinero para intentar comprar sus medicinas, como comida.

Amikacina, Cefadroxilo, Alpram y analgésicos son parte de los insumos que la han recetado y que no puede costear.

El gobernador Víctor Clark, cuando estuvo en campaña, se ofreció a ayudarme. Pero ganó y a estas son horas donde no lo he vuelto a ver.

Recuerda la discapacitada, quien también se queja de las encargadas de la distribución de bolsas de comida de su sector.

Me excluyen alegando que estoy gorda, pero lo que estoy es hinchada por ser paciente renal. También dicen que vendo la comida, pero no es cierto. De ser así no tendría que salir a la calle a pedir.

Expresa María Coromoto quien espera poder ser ayudada.     

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar