Deportes

Solidaridad: Omar López desea ir al Clásico Mundial

El ex manager de Caribes de Anzoátegui será el coach de primera base de los siderales en la campaña de Grandes Ligas que está por comenzar.


La tarea de Omar López es distinta en 2020. Antes, se lo miraba poco en los campos de entrenamiento de Grandes Ligas, al estar más concentrado en el trabajo de manager de una de las sucursales de los Astros de Houston. Pero esta temporada, todo cambió.

“Es un poco diferente a los años anteriores, porque cuando estás de manager tienes muchas más responsabilidades”, confesó el reputado técnico. “No es que en Grandes Ligas no haya muchísimo trabajo, como coach de primera toca aprender un juego de señas para los corredores, la labor de asistir al manager (Dusty Baker) en distintas tareas dentro de la organización del equipo. Pero son labores diferentes. Siempre es un gusto poder estar en Grandes Ligas, y más en un cuerpo técnico como este, en un año que será mucho más exigente que los demás”, dijo.

Además, López se dará el gusto de trabajar con un avezado mentor en la gran carpa. “Trabajar con Dusty Baker es un orgullo grande. Él es una leyenda del juego. Tiene muchas horas de vuelo en esto, y es alguien de quien se puede aprender siempre. Él es un hombre tranquilo, muy relajado, pero a su vez, tremendamente exigente para trabajar. Nos pide estar encima de la preparación de los peloteros, tratar de tenerlos a tono para las sesiones de entrenamientos, pero a su vez, haciendo énfasis en que tenemos que divertirnos y trabajar sin presión. Tiene una enorme pasión todavía por el juego, y vive con intensidad hasta estos partidos de Spring Training”, destacó.

Una campaña difícil

Sin embargo, el técnico no oculta que la temporada del 2020 será dura para Houston. Entre llegar cerca del título mundial, y el escándalo del robo de señas, se ha tenido que trabajar mucho en lo mental del equipo.

“Cada experiencia es una lección de vida, de la que tenemos que aprender”, expuso López. “Ya ahora poco importa si estábamos a seis, a ocho, a doce outs de ganar la Serie Mundial. Dios sabe por qué no pasó, lamentablemente no se nos dio, y se lo dio al que mejor jugó, que fueron los Nacionales de Washington. Lo importante es haber aprendido de eso”, contó.

“Será una temporada única. Nos estamos preparando mentalmente para todo lo que viene, y que ya se nos está viniendo encima”, confesó el laureado estratega de la LVBP. “Esta es otra lección de vida para aprender. A mí me duelen los Astros, tengo 23 años en esta organización, y lo que se dice me afecta, pero debo pasar de eso, y ayudar a preparar en lo psicológico a estos muchachos”, dijo.

“Nadie se escapa de haber cometido errores en la vida. Nadie lo hace. De la manera que sea, nos van a juzgar. Solo Dios puede perdonar lo qué pasó”, añadió.

En 2021 se jugará el Clásico Mundial de Beisbol, y López comienza a mirar de reojo al torneo.

“Me enteré por mi hijo, que está pendiente en las redes sociales de que la sede principal será en Miami, y estoy seguro que va a ser una gran plaza; y ojalá que a Venezuela le toque estar en el grupo que empieza a jugar allí”, comentó.

“Estuve en 2017 como coach, viendo los toros desde la barrera. El Clásico Mundial es un torneo que te puede arrollar si no tienes experiencia, y pude notar algunas cositas”, destacó sobre la cita.

“Mira, ¿dirigir a Venezuela? ¿Por qué no? Me encantaría estar de la manera que sea, en el cuerpo técnico, cómo sea. Hay una nueva generación de peloteros realmente increíbles, y si existe el compromiso correcto, creo que podemos llegar a hacer un muy buen papel. El Clásico es un torneo bien exigente, que la gente y hasta los mismos jugadores, desconocen lo complejo que es; por eso la preparación tiene que ser mucho más exigente para llegar listos, y hacer un gran papel”, remató.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar