Opinión

Omar Pérez, una sola línea por Jesús Montilla

No era hombres de medias tintas eso lo llevo a una confrontación muy fuerte contra el traidor del Curro durante su presidencia en el CLEF.


El 12 de agosto del 2000 me juramento como gobernador en el estadio municipal de Coro. Era el revolucionario indicado para ese histórico acto. No me viene a la memoria otro con más méritos para haberlo hecho.

Ya Omar no estaba en esos restos de pellejos y huesos. Su espíritu rebelde y contestatario había volado al cosmo infinito de donde había venido hace más de 60 años.

Hace como un mes vi unas foto que me envió su hermano Enzo, fueron tan impactantes que le pedí a dios que lo bendijera con la muerte.

Omar fue mi camarada del IUTAG de donde nos graduamos como TSU en la misma promoción, mi compañero de LUZ donde nos graduamos en la misma promoción de licenciados en Administración de Empresas, mi compañero en el Movimiento 20, hermano en la militancia revolucionaria y mi amigo de la vida.

Cuando comenzó a trabajar en el CRP como nomina mayor y con sus antecedentes de dirigente del PRV no podía hacer política abiertamente, entonces nos daba su apoyo intelectual y económico.

Recuerdo nos reuníamos en sus casa de la Comunidad Cardon pues era el único que en esos tiempos tenía computadora que facilitaba la redacción de comunicados, artículos y boletines políticos a los cuales daba su aprobación final. Nunca ni en esas circunstancias abandono sus ideales ni dejó de activar.

Omar Pérez
Foto/ Cortesía

No era hombres de medias tintas eso lo llevo a una confrontación muy fuerte contra el traidor del Curro durante su presidencia en el CLEF.

Conocía la naturaleza vil de ese funesto personaje y su trayectoria nefasta en las guerrillas.

Cuando el Curro con los votos de COPEI lo sustituyó en la presidencia del CLEF, Omár renunció a su diputación y regresó a PDVSA de donde yo lo había sacado para que fuera diputado por Punto Fijo.

Casi lo obligue porque nunca aspiro a esos cargos. Luego logré que fuera el presidente del CLEF.

Lo admiraba y lo respetaba muchísimo, quería que fuera él quien me juramentara. Eran los tiempos de los sueños y las utopías.

Se fue a Caracas y allí estaba cuando el golpe del 11 de abril, fue uno de los primeros en llegar a Miraflores para exigir el regreso del comandante Chávez. Se activo intensamente en rescate de PDVSA durante y después del paro.

Su intolerancia ante las injusticias le produjo un fuerte encontronazo en una asamblea de trabajadores con Ali Rodríguez que terminó con su suspensión de PDVSA.

Así fue como regreso a Falcon y a nuestro gobierno donde asumió la presidencia de Corpofalcón y siguió con su trayectoria política y de servidor público intachable.

Luego logramos su reincorporación en PDVSA pero no quiso regresar, le había perdido el amor, estuvo en comisión de servicio durante el gobierno de Stella hasta su jubilación.

Estando en Coro como Gerente de Cantv de la región Falcon Zulia compartimos en algunas ocasiones nuestro análisis ante el devenir de la revolución y sus contradicciones, hasta que poco a poco esa terrible enfermedad le oscureció su mente brillante.

Me partió el alma cuando lo visité en una casa de cuidados en El Paraíso acá en Caracas hace dos años. Raquítico y demacrado no me reconoció. Ese día lloré su partida. No hoy.

Al igual cuando se fueron Henry Baldayo, Romer Quintero, estoy impedido de asistir a su funeral y despedida. Mi sentimiento de solidaridad para sus hijos, hermanos, hermanas y todos sus amigos y compañeros de lucha.

Vuela alto camarada.
Siempre vivirás.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar