Nacionales

Aquí los 10 «fake news» que más ruedan sobre el coronavirus

Lo más recomendable es informarse por los canales oficiales, es decir, las fuentes gubernamentales y la Organización Mundial de la Salud.


La crisis mundial provocada por el brote pandémico de coronavirus ha traído consigo la propagación de una serie de informaciones falsas acerca de la enfermedad, que impulsadas por el miedo y con la velocidad y facilidad de transmisión de los medios de comunicación digital se han hecho tan «virales» como el propio Covid-19.

Vamos a revisar aquí algunas de ellas para contribuir al combate de esta epidemia de desinformación, que es tan peligrosa como el propio virus que tiene en alerta a la humanidad, ya que en muchos casos puede incluso empeorar la situación.

1. El ibuprofeno agrava la infección

Por redes ha circulado que tomar ibuprofeno, lejos de aliviar el mal, podría empeorar la infección de coronavirus. Sin embargo, esto no está sustentado.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) informa que “no existe ningún dato actualmente que permita afirmar un agravamiento de la infección por COVID-19 con el ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroideos”.

Lo que sí es cierto, es que se recomienda el uso de paracetamol para aliviar los síntomas, tal como es el caso cuando se presentan afecciones gripales.

2. El clima caliente mata el virus

Seguramente, habrá recibido una o varias «cadenas de Whatsapp» en las que se afirma que «el virus muere a los 26 o 27 grados», por lo que pierde su efectividad en climas calientes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa en su sitio web que: «Las pruebas científicas obtenidas hasta ahora indican que el virus de ‎la COVID-19 puede transmitirse en CUALQUIER ZONA, incluidas las de ‎clima cálido y húmedo. Con independencia de las condiciones ‎climáticas, hay que adoptar medidas de protección si se vive en una ‎zona donde se hayan notificado casos de COVID-19 o si se viaja a ella».

Así que el hecho de que vivamos en un país tropical, no nos hace inmunes. Tome precauciones.

3. Secadores de manos matan el virus

En concordancia con el punto anterior, el calor no es un factor determinante en la eliminación del virus. La OMS lo señala tajantemente:

«No. Los secadores de manos no matan el 2019-nCoV. Para protegerse contra el nuevo coronavirus (2019-nCoV), lávese las manos frecuentemente con un gel hidroalcohólico o con agua y jabón. Una vez limpias, séqueselas bien con toallitas de papel o con un secador de aire caliente».

3. Bañar el cuerpo con alcohol o cloro elimina la infección

Si el virus ya ha entrado al organismo, rociar el cuerpo con alcohol o cloro no servirá para eliminarlo.

De hecho, esta práctica es peligrosa, ya que puede dañar las mucosas (es decir, los ojos, la boca, etc.).

«Tanto el alcohol como el cloro pueden servir para desinfectar las superficies, siempre que se sigan las recomendaciones pertinentes», indica la OMS.

4. El virus se aloja en la garganta, tomar agua lo hace pasar al estómago y morirá por los ácidos estomacales

Circula en internet una supuesta evidencia de que el coronavirus «antes de llegar a los pulmones, permanece en la garganta durante cuatro días y en este momento la persona comienza a toser y a tener dolores de garganta. Si bebe mucha agua y hace gárgaras con agua tibia y sal o vinagre, elimina el virus”. Esto es completamente falso.

Los virus necesitan una célula viva para reproducirse. Una vez que entra al organismo por vía de alguna mucosa, la infección se activará.

No hay evidencia sustentada por ninguna autoridad de salud que afirme que el coronavirus permanece ninguna cantidad de tiempo en la garganta. Tampoco que la sal o el vinagre sean eficaces contra él.

5. Comer ajo puede protegernos del virus

La OMS dice que aunque el ajo es un alimento saludable, y contiene algunas propiedades antimicrobianas, «no se han obtenido pruebas de que comerlo proteja contra el virus que causa el brote actual».

6. Los antibióticos funcionan

Tomar antibióticos no tendrá ninguna consecuencia contra el coronavirus.

Los antibióticos son eficaces contra las bacterias, pero no contra los virus.

Sin embargo la OMS señala que «si resulta usted infectado por este virus y le hospitalizan, es posible que le administren antibióticos para que no contraiga infecciones bacterianas».

No hay que confundir este protocolo de abordaje con alguna evidencia de que se trata de un tratamiento específico contra el Covid-19.

7. Beber alcohol eliminará la infección

En Irán, el tercer país más afectado por el coronavirus, al menos 36 personas murieron por intoxicación etílica al beber alcohol adulterado con la esperanza de inmunizarse frente al Covid-19.

En Venezuela han circulado chistes sobre la ingesta de alcohol como mecanismo de prevención.

Sin embargo, vale la pena aclarar, por si alguien no sabe bien diferenciar cuando una cadena de WhatsApp busca hacer reír o pretende contener una información realmente útil, que el alcohol no logrará combatir el coronavirus.

El alcohol es efectivo sobre superficies o sobre la piel, ya que en estos casos el virus no está en contacto con células vivas. Por eso se recomienda tomar previsiones para que el patógeno no entre en contracto con nuestro organismo.

8. Creado por el hombre

Mucho se han difundido rumores acerca de la supuesta creación del Covid-19 en laboratorios tanto chinos como estadounidenses. Son bulos que favorecen las teorías conspirativas dirigidas a atacar políticamente a uno u otro país.

Sin embargo, ninguna de estas informaciones está sustentada con prueba alguna. De hecho, la única evidencia hasta ahora del origen de la epidemia es que los primeros casos advertidos en Wuhan, China, tienen en común el contacto de las personas infectadas con el mercado mayorista de mariscos de la ciudad. Más allá de este dato, no existe ninguna otra evidencia de cómo comenzó todo.

Las hipótesis que señalan un origen estadounidense se vieron alimentadas por el hecho cierto de que en octubre de 2019 tuvo lugar en Nueva York un «ejercicio» organizado por el Johns Hopkins Center for Health Security, Foro Económico Mundial y la Fundación Bill y Melinda Gates en el que se simuló una brote pandémico de, precisamente, coronavirus » para destacar los desafíos de preparación y respuesta que probablemente surgirían en una pandemia muy grave».

Los datos procesados en el ejercicio arrojaron una posible consecuencia de «65 millones de muertos».

9. Tomar el sol

Entre las múltiples recomendaciones que circulan en redes sociales para prevenir y enfrentar el coronavirus, no ha faltado aquella que dice que tomar el sol o exponer prendas de ropa al sol hace que muera el virus.

Un estudio de la Healthcare Infection Society con sede en Londres publicó un estudio, que aún no ha sido avalado por otras instituciones científicas, en el que comprobaron la resistencia de diversas clases de coronavirus a distintas condiciones externas, entre ellas la temperatura.

Hay que decir que no se experimentó con el covid-19 sino con otras cepas de la familia de los coronavirus.

Sin embargo, se evidenció que muchas de estos virus resistían intervalos variables de horas frente a temperaturas tanto calidad (hasta 40 grados) como frías (hasta 4 grados).

10. Autodiagnóstico respiratorio

También han circulado con profusión mensajes de texto y audio en los que se afirma, supuestamente en base a declaraciones de médicos, que se puede diagnosticar si se tiene coronavirus mediante el siguiente método: “Respira profundamente y contén la respiración durante más de 10 segundos. Si lo completas con éxito sin toser, sin molestias, rigidez u opresión, demuestra que no hay fibrosis en los pulmones, básicamente indica que no hay infección”.

Ya que algunos de estos mensajes atribuían este procedimiento a profesionales de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, esta institución publicó mediante sus canales sociales el desmentido de tales afirmaciones.

La verdad es que la dificultad para respirar profundamente sin toser puede presentarse en caso de infecciones virales. Pero solo este dato no evidencia la presencia de fibrosis pulmonar y, mucho menos, que una posible fibrosis sea o no consecuencia de coronavirus.

Por lo tanto, el hecho de poder aguantar la respiración por diez segundos sin toser, no es prueba de no estar infectado con Covid-19.

La crisis generada por la pandemia de coronavirus conlleva otra crisis que, de hecho, puede agravar los efectos de la primera, la crisis de la desinformación. Las noticias falsas circulan con rapidez en ambientes de angustia e incertidumbre Y sus consecuencias son multiplicar tanto la angustia como la incertidumbre.

Hay que tomar conciencia de que en las redes sociales, así como hay gente que busca informar y contribuir  a la estabilidad, propiciar la colaboración y ofrecer datos útiles, hay mucha gente que lo único que pretende es aprovechar el pánico que genera la alerta global, para hacerse «viral» o sachar provecho político o económico de la situación.

Lo más recomendable es informarse por los canales oficiales, es decir, las fuentes gubernamentales y la Organización Mundial de la Salud. Así mismo, siempre es conveniente recordar y reiterar que lo más efectivo para prevenir el coronavirus es lavarse las manos  frecuentemente con agua y jabón, evitar aglomeraciones, mantener distanciamiento social en caso de tener que salir a la calle, evitar tocarse la cara y seguir las instrucciones de las autoridades.

Igualmente, si se presentan síntomas y se sospecha tener coronavirus, la recomendación es aislar al paciente y comunicarse inmediatamente con las autoridades sanitarias para que les sea indicado el protocolo a seguir.

Finalmente, dejamos aquí unos enlaces con información muy importante proporcionada por el Ministerio del Poder Popular para la Salud:

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar