Internacionales

El Papa otorga indulgencia plenaria por la pandemia este viernes 27-M

Se trata de un rito inédito durante el que dará la bendición  Urbi et Orbi  a todos los fieles y que será retransmitido por TV, internet y radio.


Por primera en la historia milenaria de la Iglesia católica, el Papa rezó este viernes 27-M en solitario ante la inmensa plaza vacía de San Pedro y dio la bendición y la indulgencia plenaria al mundo por la pandemia de coronavirus que lo azota.

Se trató de un rito inédito durante el cual dio la bendición Urbi et Orbi  (a la ciudad y al mundo) a todos los fieles y fue retransmitido por televisión, internet y radio a las 18H00 hora de Roma, 17H00 GMT.

La bendición permitió a los más de 1.300 millones de católicos obtener la indulgencia plenaria, es decir, el perdón de sus pecados, en un momento tan difícil, con medidas de confinamiento que afectan a más de 3.000 millones de personas.

La imagen del jefe de la Iglesia católica que reza solo ante la inmensa explanada por el fin de la guerra contra un enemigo invisible que ha causado 25.000 muertes hasta ahora, resulta casi cinematográfica. 

Ante el dramático momento que vive la humanidad, el papa Francisco decidió dar una bendición extraordinaria, la Urbi et Orbi, la misma que los pontífices suelen impartir sólo el 25 de diciembre y el Domingo de Pascua, fechas en que se recuerda el nacimiento y la muerte de Jesús.

Dentro de la homilía expresó:

”Nos encontramos asustados y perdidos. Al igual que los Discípulos del Evangelio, nos sorprendió una tormenta… En esta barca, estamos todos Jesús, después de calmar las aguas, se dirige a los Discípulos: ¿Por qué tienen miedo? ¿Acaso no tienen fe?… La tempestad desenmascara nuestra debilidad… Nos hemos mantenido imperturbables, pensando mantenernos sanos en un mundo enfermo… En tiempos de sufrimiento, entendemos el llamado de Jesús «que todos sean uno… La oración y el servicio silencioso son nuestras armas… Jesús trae serenidad en nuestras tormentas… En su cruz hemos sido salvados; tenemos un timó … Abrazar su cruz es animarse a abrazar todas las contrariedades de nuestro tiempo… Abrazar al Señor es abrazar la Esperanza».

Un evento extraordinario 

«Se trata de un evento extraordinario presidido por el Papa, en un momento particular, cuando el mundo cae de rodillas por la pandemia. Un momento de gracia extraordinaria que da la oportunidad de vivir este tiempo de sufrimiento y miedo con fe y esperanza», explicó en una nota el Vaticano.

Desde que se desató la epidemia de coronavirus en Europa, que golpea con particular fuerza a Italia y España, el papa Francisco se ha pronunciado en varias oportunidades, recordando en particular a los médicos y enfermeras, en la primera línea de la lucha, e instando a los sacerdotes a acompañar a los enfermos y moribundos.

El pasado 25 de marzo participó en una oración ecuménica mundial con todos los cristianos del mundo, para rezar el ‘Padre Nuestro’, la oración que Jesús nos enseñó», dijo, en un video transmitido desde la biblioteca del palacio apostólico del Vaticano.

La bendición papal desde el atrio de San Pedro será particularmente seguida en América Latina, el continente donde reside el mayor número de católicos y tierra del pontífice Francisco, nacido en Argentina.

Las diócesis de toda la región se han movilizado para invitar a los fieles a la oración.

El papa argentino suele mencionar cada mañana la pandemia del coronavirus antes de celebrar la misa matutina privada que desde la crisis es transmitida en directo desde la pequeña capilla de su residencia en la Casa Santa Marta, donde vive dentro del Vaticano.

En una alusión al importante papel de la Iglesia católica durante las pestes que azotaron a Europa en el pasado, el papa salió el pasado 15 de marzo del Vaticano para rezar ante el crucifijo de la iglesia romana de San Marcello, que fue sacado en 1922 en procesión por los barrios de Roma para invocar el fin de la peste que la asolaba, por lo que se considera «milagroso».

El crucifijo ha sido trasladado a la plaza de San Pedro para la bendición de este viernes.

Francisco, que ha tenido que limitar sus actos y agenda para evitar eventuales contagios, se prepara a celebrar la primera Semana Santa de la era moderna sin fieles ni procesiones.

¿Qué es una indulgencia?

El Catecismo de la Iglesia Católica explica que la indulgencia “es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos”.

Las indulgencias, que pueden ser parciales o plenarias, pueden obtenerse para uno mismo o para el alma de un difunto. No se puede ganar una para otra persona viva.

Para ganar la indulgencia plenaria hay que cumplir tres condiciones: confesión de los pecados, recibir la Sagrada Comunión y orar por las intenciones del Papa. Esta oración, indica el Vaticano, “queda a elección de los fieles, pero se sugiere un ‘Padrenuestro’ y un ‘Avemaría’”.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar