Opinión

El Baúl de Raúl| ¡Y el umpire fue preso!

El juego fue reseñado por los reporteros policiales y no por los cronistas deportivos.


El 10 de julio de 1948, en un juego de alta tensión particularmente en las tribunas, Pastora dio cuenta de Gavilanes 5 – 3, pero aunque ustedes lo no crean el juego estuvo suspendido durante 30 minutos debido al afán de la policía por arrestar al árbitro de primera base Robinson Pírela.

El incidente se suscitó cuando parte del público de la tribuna derecha comenzó a lanzarle piedras a Pírela durante el desarrollo del quinto episodio, este sumamente molesto, fuera de control, respondió a la agresión devolviendo las piedras, lo que motivó la intervención de los agentes del orden público.

Lamentablemente la actuación de estos dejo mucho que desear, porque en vez de hacer respetar la autoridad de los árbitros en el terreno de juego, insistieron en arrestar a Pírela, que para completar el show echo a correr, produciéndose de inmediato un cómico corre y corre entre policías y árbitro.

El incidente ya narrado revolucionó la comunicación escrita, ya que el juego fue reseñado por los reporteros policiales y no por los cronistas deportivos.

Se me olvidaba comentarles que el árbitro Robinson Pírela fue puesto en libertad la misma noche, no obstante tuvo que firmar una caución donde se comprometía a no tirar más piedras.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar