Especiales

«Don Toro» se las ingenia para trabajar pese a la cuarentena

Los empresarios de Paraguaná han tenido que ingeniárselas para mantener a sus trabajadores y cumplir con las medidas.


La cuarentena decretada en Venezuela para evitar el contagio del COVID-19, ha hecho que el empresariado se tenga que reinventar para seguir produciendo, mantener los puestos de sus trabajadores y ofrecer sus servicios a la ciudadanía.

Samy Haidar, presidente de la empresa Don Toro, ubicada en la urbanización Santa Irene de Punto Fijo, no desestimó enfrentar la crisis y mantener en sus puestos a 12 trabajadores, a pesar de ser un negocio que solo tiene un año.

En la empresa se ofrecen todos los cortes de carne, además son procesadores de carnes para hamburguesas, salchichas, mortadelas y demás embutidos que llevan su marca y esencia, porque tienen una gran variedad de opciones.

Con el apoyo de la Zona Operativa de Defensa Integral número 12 Falcón, logró sacar el salvoconducto para abastecer tres vehículos de combustible con los que hace el transporte de su personal, incluso de los dos carniceros que viven en la población de Tacuato y también hacen las entregadas de pedidos a través de delivery.

Al iniciarse la cuarentena, se plantearon un plan de trabajo para seguir en el comercio, incluso abren desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde, según lo establecido en las normativas y se le pide a los clientes usar el tapabocas.

El personal cumple con las medidas sanitarias de costumbre y ahora las adaptadas para prevenir el contagio del COVID-19.

“No puedo negar que las ventas han bajado considerablemente, en comparación a la temporada normal, sin embargo, no desmayamos y no nos detenemos. Nosotros fabricamos embutidos y en estos días nos hemos puesto a preparar para almacenar”, dijo Haidar.

La empresa también se ha expandido llevando los embutidos que fabrican a bodegas pequeñas que hay en las comunidades y que ameritan este tipo de servicios para que los habitantes que no pueden moverse al sector comercial por falta de vehículo o por la restricción de horario, puedan tener opciones para la comida diaria.

En cuanto a la proteína asegura que tiene buena cantidad, aunque los pedidos se hacen todo el tiempo. La carne ha llegado cada vez más cara, debido al alto costo del dólar paralelo y de las fallas de gasolina en las zonas productoras del país.

Recordó que dentro de lo malo, ha sentido apoyo y trabajo en equipo entre el gobierno regional y la empresa privada, ya que la idea es salir airosos del COVID-19 que ha sido difícil para todo el mundo.

Cree que es tiempo de reflexión y de mantenerse cada uno trabajando desde sus distintos ámbitos para poder lograr salir adelante.

“Estoy muy seguro que pronto vamos a salir de esto, así que es mejor seguir trabajando, invirtiendo y estando para atender la necesidad de nuestros clientes, esto pasará pronto y Venezuela volverá a ser la misma de antes”.

Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar