Especiales

Cuarentena| Una oportunidad para fortalecer la familia

Los esposos Riera Piña, promueven la resiliencia familiar, se apoyan en el trabajo en equipo, lo que hace más tolerable la coyuntura experimentada por el COVID-19.


Vivimos un momento para el que no nos prepararon; y aun así debemos enfrentar el Coronavirus (COVID-19). Es en estas situaciones es cuando surge la posibilidad de que, los seres humanos desarrollemos la resiliencia, capacidad de enfrentar, sobreponerse y ser fortalecido por experiencias adversas.

Y esa es la habilidad que, durante la cuarentena social y colectiva nos permitirá reestructurar nuestro estilo de vida y no sólo seguir adelante satisfactoriamente, sino también reflexionar sobre la forma en la que entendíamos la vida, las rutinas, la forma de invertir el tiempo y tener una perspectiva mucho más consciente y coherente con nuestro bienestar.

Aunque es importante mirar individualmente cómo podemos transformarnos a partir de esta experiencia, este es un momento en el que, estamos llamados a unirnos y protegernos como grupo familiar.

Pasamos mucho más tiempo juntos, cada uno con sus necesidades, ritmos y personalidades; siendo prioridad mantener un funcionamiento saludable y armónico, aún bajo condiciones de estrés.

En este sentido, promover la resiliencia familiar resulta relevante en estos momentos; y  precisamente eso lo práctica la familia Riera Piña,  quienes se apoyan en el trabajo en equipo, lo que hace más tolerable la coyuntura experimentada por el COVID-19.

Foto/Cherry Domínguez.

José Ángel Riera y Cándida Piña de Riera, tienen 16 años de casados, y dos hijos de 12 y 10 años. Ambos tienen que dominar la paciencia porque así se los exige sus actividades laborales.

Riera, se desempeña como jefe técnico audiovisual en la Dirección Regional de Comunicación e Información de la gobernación del estado; mientras que Piña de Riera, es promotora social en la casa hogar Monseñor Julio Urrego. No obstante, eso no quiere decir que no haya días complejos.

“Me levanto a las 04:30 de la mañana y ayudo con las actividades de la casa,  para que mi esposa les dedique tiempo a mis hijos y los ayude a realizar sus compromisos de la escuela; puesto que, todo el día lo paso en el trabajo, y cuando llego casi siempre están dormido. Por eso, mis chamos han optado por despertarse a las 05:00 de la mañana para conversar con ellos, para darle esa atención de padre que necesitan”, acentuó José Ángel.  

Foto/Cherry Domínguez.

Entre tanto, Cándida enfatizó que, han determinado horarios según las ocupaciones y así no afectar las actividades tanto en familia como individuales.

Foto/Cherry Domínguez.

“Por lo menos en el caso de salir de compras, lo hacemos los domingos, porque es el día que mi esposo tiene menos ocupaciones en su trabajo y podemos hacerlo sin mayores apuros, ni estrés que generan caos”, agregó Piña de Riera.

Foto/Cherry Domínguez.

De igual forma, ambos coinciden que, debe haber comprensión, cada miembro puede reaccionar diferente ante el mismo acontecimiento y resulta importante respetar las necesidades y diferencias individuales.

“Las emociones se dejan ver a través de las expresiones; por lo cual, no es sano callarse lo que incomoda unos a otro. La comunicación siempre debe existir al igual que la cooperación evitando que la carga recae en una sola persona”, finalizó el padre de familia. 

Etiquetas
Mostrar más

Marianny Chiquito

Ser Periodista, es Ser un Invitad@ VIP de la Noticia.!!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar