Internacionales

Chinos y españoles se unen para luchar contra el coronavirus y superar las distancias

Al principio el grupo sólo tenía una docena de personas, pero luego incluyó a más españoles en China dispuestos a formar un grupo de voluntarios.


El 6 de mayo, cuando las escuelas primarias reabrieron en la ciudad de Chengdu, capital de la provincia suroccidental china de Sichuan, Pedro Díaz, español que trabaja en una institución de formación deportiva de la ciudad, logró finalmente reanudar su trabajo.

Díaz ha vivido durante cinco años en esta ciudad famosa por los osos panda.

Debido al brote de la neumonía COVID-19, causada por el nuevo coronavirus, ha llevado dos meses haciendo su trabajo en línea y cumpliendo los preparativos de los profesores de deportes a la espera de la apertura de las escuelas.

Díaz se mostró muy contento con la vuelta a la normalidad de su trabajo.

En vísperas de la Fiesta de la Primavera, el Año Nuevo Lunar chino, Díaz regresó a España con su hija de dos años de edad para visitar a sus familiares y luego los dos volvieron a China a finales de febrero.

Durante su estancia en España, comenzó el brote del nuevo coronavirus en China.

En el vuelo de vuelta, Pedro Díaz vio a trabajadores y pasajeros usando mascarillas y trajes de protección, y desde aquel entonces tuvo que acostumbrarse a rutinas nuevas como usar mascarillas y lavarse las manos con mayor frecuencia.

A mediados de marzo la situación en España empeoró.

Como su esposa es china, Díaz prestó mucha atención al virus y entendió mejor la gravedad de la situación que la mayoría de los españoles. Durante ese período realizó llamadas telefónicas cada día con sus familiares y les destacó repetidamente las medidas de autoprotección.

También se incorporó a un grupo de WeChat de los españoles en China e hizo donaciones para que el organizador pudiera comprar y enviar mascarillas a España.

Alberto Carot, asesor deportivo que vive en Guangzhou, ciudad del sur de China, es el organizador del grupo de WeChat del que participa Díaz.

La epidemia en su país preocupó mucho a Carot y sus amigos, por lo que decidieron hacer lo que estaba a su alcance para ayudar.

Al principio el grupo sólo tenía una docena de personas, pero luego incluyó a más españoles en China dispuestos a formar un grupo de voluntarios.

En el grupo, diferentes personas se encargan de diversas tareas, tales como hacer carteles, recaudar dinero, comprar suministros y mantener contacto con el Consulado General de España en Guangzhou.

Dos amigos chinos en el grupo los ayudan a traducir y a contactar a los proveedores locales de mascarillas.

Según Carot, han recaudado cerca de 370.000 yuanes y han enviado 67.800 mascarillas a la embajada de España en China. Ahora el grupo ya tiene sucursales en Beijing, Shanghai y Guangdong.

Muchos chinos también donaron dinero y mascarillas. Huang Jie, esposa de Díaz, trabaja en una plataforma china de vídeos cortos.

Huang y sus colegas produjeron muchos vídeos cortos sobre la lucha contra el virus de los chinos y los extranjeros, incluida la historia de Xu Yuzhou.

Xu partió en 2002 desde Shanghai para estudiar en Madrid. Ahora vive en Barcelona y lleva casi 20 años trabajando en el sector turístico.

En medio del aumento rápido de los viajeros chinos en España, los guías turísticos chinos crearon en 2015 la primera asociación de guías turísticos en chino de la península ibérica.

A pesar de la reducción de ingresos debido a la epidemia desde febrero, recaudaron fondos activamente para comprar 17.000 mascarillas y 100 trajes de protección médicos para enviar a Hubei y otras provincias de China.

Cuando empeoró la situación en España, Xu, que preside la asociación, indicó que la asociación decidió comprar mascarillas chinas para donarlas a las empresas y comunidades locales de España. De acuerdo con Xu, un fabricante chino de Guangdong no sólo recibió el pedido, que fue pequeño, sino que también donó productos.

Al mismo tiempo, Chen Jianxin, presidente de la Asociación de Chinos en España, ha trabajado durante meses para ayudar en la lucha de China y de España contra el virus. Por la epidemia, muchos hospitales y servicios públicos de España tuvieron que hacer frente a la escasez de suministros médicos.

En una semana, la Asociación de Chinos en España y los chinos en el país donaron un total de 6.500 trajes de protección, 1.300 gafas protectoras, 10.000 mascarillas N95 y 10.000 unidades de alcohol en gel a los hospitales españoles.

Los chinos de ultramar en varios países y voluntarios de países hispanohablantes también crearon una alianza de voluntarios en lucha contra COVID-19 China-España y colaboraron con los médicos de España, Argentina y otros varios países de habla española para ofrecer asistencia a casi 900 médicos de al menos 25 países, con la ayuda de médicos voluntarios chinos.

De acuerdo con Chen, la epidemia ha puesto el mundo en una batalla común y todas las personas tienen que unirse para lograr la victoria.

Desde hace más de un mes, Xu y sus vecinos españoles aplauden cada día a las 20:00 en los balcones de sus casas para expresar su apoyo a los trabajadores médicos.

«Espero que la epidemia concluya lo más pronto posible y la vida vuelva a la normalidad, y que nos veamos cuanto antes en la bella ciudad de Barcelona», expresó Xu.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar