Sucesos

El abominable crimen del bebé Yeremi a mano de sus padres

El crimen se resolvió el segundo domingo de mayo, Día de Las Madres y los autores materiales están detenidos.


La comunidad de Trapichito, parroquia Guarenas del estado Miranda, jamás había conocido del secuestro de un bebé.

Por eso, cuando Belexis del Mar Morales Alcalá y Chery Alberto Ríos Pérez salieron en un video sollozos, angustiados y desesperados pidiendo a los dos motorizados que lo habían raptado, se lo regresaran sano y salvo, se hizo viral. Fue tan desgarrador el relato que de un momento para acá eran miles en oración pidiendo un un final feliz.

Pero en El Trapichito hubo escépticos que no creyeron del todo la versión, pues además de no haber antecedentes de secuestros de bebés o niños, no se trataba de una familia acaudalada de la que se pudiera esperar el pago de algún rescate por Yeremi Rafael, nacido hacían tres meses.

Algunos vecinos notaron que de un momento para acá Belexis del Mar ya no cargaba a su hijo en los brazos. Por el contrario, causó curiosidad que esa semana Belexis y Chery salieran de noche a merodear la zona montañosa. Más aún que Chery llegase a pedirle cal a uno de los vecinos.

El rapto del bebé se hizo notorio por la redes sociales, antes que a través del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), que se abocó al esclarecimiento del caso.

Los sabuesos fueron juntando todas las piezas del rompecabezas, entre ellas, lo que atestiguaron vecinos respecto al comportamiento de la pareja.

Cuando Belexis y Chery fueron separados e interrogados, la versión que hasta entonces venían sosteniendo juntos, se derrumbó. El rapto fue una falsa. Ellos mismos habían asesinado a Yeremi Rafael.

La mañana del 3 de mayo, al calor de una violenta disputa doméstica, el bebé terminó estrepitosamente en el suelo, muriendo instantáneamente a consecuencia de un severo traumatismo craneal y generalizado.

En la casa no estaban más que ellos, debían guardar silencio y callar porque la caída de uno significaba la caída del otro. Así que introducido el bebé en la nevera para enfriarlo y retardar el proceso de descomposición, se agavillaron para pretender ver la desaparición como un rapto y a la vez deshacerse del cuerpo al que llegaron a empaquetar e impregnar de cal antes de enterrarlo en el sitio montañoso que habían rondado y en que cavaron la fosa con una pico.

El crimen se resolvió el segundo domingo de mayo, Día de Las Madres y los autores materiales están detenidos, en lo que la génesis de una larga estadía en prisión.

El comisario general Douglas Rico, director nacional del CICPC, dio por esclarecido el infanticidio.

Texto: Gerardo Morón Sánchez / Fotos: Cortesía

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar