Opinión

Opinión| ¿El instinto materno solo basta?

Mi primer instinto me lleva a reflexionar que toda mujer requería una buena dosis de apoyo emocional, de educación espiritual.


A propósito de la celebración el Día de la madre, vienen a mí unas reflexiones sobre las madres.

En primer lugar quiero reconocer a todas las mujeres de la sociedad que de alguna u otra manera ejercen el rol de madre, o apoyan, comparten esa responsabilidad con otras mujeres que tienen tan importante responsabilidad.

El ser madre, desde mí entender, es la responsabilidad más fundamental para la sociedad.

El tener la responsabilidad de “criar”, acompañar, contener, apoyar, guiar en el crecimiento y formación de un ser humano es una tarea de trascendencia para la humanidad.

Las madres somos la fuente primaria de la base que serán los seres humanos, que cuando crezcan formarán parte activa en la sociedad.

En estos tiempos de cuarentena y de pandemia, se lee mucho por redes sociales, muchos cuestionamientos sobre la sociedad que somos.

Sobre a dónde vamos como sociedad, a la autodestrucción, a la destrucción del medio ambiente, a terminar en otra guerra mundial de cualquier tipo.

Estas preguntas me llevan a pensar: ¿de dónde surge el problema actual (ni tan actual) de la sociedad que se siente rota, perdida, con miedo y en modo sobrevivencia?

Todas las personas que hoy componemos esta “sociedad” somos los niños de ayer, los niños de madres que siempre hicieron lo mejor que pudieron, con lo que tenían.

Siempre partimos que toda madre tiene la mejor y la más genuina de las intensiones porque lo hace desde el amor.

Ahora pensemos en esa mujer que se convierte en madre. Esa mujer que trae su pasado, sus propias heridas de infancia, sus propias historias, sus propios miedos. A casi todas las mujeres nos dicen que el ser madres es instinto.

Sin embargo, cuando esa mujer (a veces casi niña, aún) se hace madre descubre que su instinto no le basta, y descubre que la mayoría de las veces “no sabe qué hacer”.

Pero ¿cómo se sigue el instinto? , si en primer lugar, muchas veces no hemos aprendido a seguirlo o a escucharlo.

La verdad es que si, es instinto. Somos seres completos, con almas plenas de amor, fuente de verdad, con bebés plenos, con almas plenas de amor que son fuente de verdad, y que simplemente conectándonos a esas verdades (la nuestra y la del bebe) y a esas almas podríamos guiarnos para ser la madre que nuestros hijos necesitan en su crecimiento.

Sin embargo, ¿dónde se aprende eso? ¿Quién nos enseña a despertar y escuchar nuestra alma?.

Mi primer instinto me lleva a reflexionar que toda mujer requería una buena dosis de apoyo emocional, de educación espiritual.

Por supuesto que social y hasta económico, para que las madres podamos dedicarnos, desde antes que nuestros hijos nazcan, a la formación como madres, considerando que este será el rol (compartido con la profesión o trabajo) que por más tiempo ejercerá la mujer durante su vida, y cuyas implicaciones tienen grandes incidencias para la sociedad.

Es necesario replantear la maternidad como un asunto público, a nivel familiar, en la sociedad y en la política, lo que invirtamos (tiempo, recursos, conversación) en esa materia, sin lugar a duda generará grandes cambios en nuestra humanidad.

Si queremos tener seres completos, plenos, auténticos, sensibles, que vivan desde su verdad, fuertes, conectados y despiertos, es necesario desde ya, comenzar a debatir sobre los temas de fondo de la sociedad.

Usemos la excusa de ser hoy, “el día de la madre” y conversemos (internamente o con quienes estemos) sobre esta realidad y sobre cómo podemos comenzar desde nuestro lugar.

Una mejor sociedad es posible, y para mí el punto de partida está aquí, desde el momento del nacimiento de cada niño, hay una oportunidad única para construir esa sociedad deseada.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar