Especiales

Más árboles, menos quema

Cada 29 de mayo se celebra el Día del Árbol en Venezuela, tras haberse decretado en 1948 a el Araguaney como árbol  nacional


Irónicamente lo que nos produce vida, los seres humanos lo están destruyendo con la tala y la quema.

El árbol principal elemento que suministra oxígeno y absorbente del CO2 celebra hoy su día en Venezuela, tras haberse decretado en 1948 el Araguaney como árbol nacional.

Esta fecha es usada por los protectores ambientales para hacer un llamado a la conciencia sobre los delitos ambientales que comprometen la existencia de estos pulmones vegetales.

Nuestra región no escapa a estas acciones irresponsables de los humanos, quienes han deforestado orillas de las cuencas hidrológicas, plantas de los parques nacionales (Morrocoy, Cueva de la Quebrada del Toro, Montecano, Juan Crisóstomo Falcón) así como en espacios rurales y urbanos de Falcón.    

El coordinador regional del Ministerio de Ecosocialismo en la Región Willi Medina, indicó que el 29 de mayo tiene un significado importante, ya que permite ver los errores que se han cometido en la humanidad, sobre todo en los aspectos negativos sobre la naturaleza, cuando los humanos promovieron las grandes deforestaciones, asentamientos urbanos sin tomar en cuenta la diversidad local y las formas de vida que existe en el planeta.

El agua y el árbol son esenciales para la vida humana, sabemos que el agua nos da vida, pero también sembrar árboles nos va a dar agua, y un elemento complementa al otro… el agua juega un papel fundamental en el ciclo hidrológico sin embargo el árbol tiene la capacidad de transformar el dióxido de carbono en oxígeno, aspecto que no lo hace otro ser vivo    

dijo Medina.

Devolver lo que hemos quitado

La autoridad de ambiente regional indicó la importancia de iniciar un proceso de reforestación en nuestro habitad.

Refirió que en la actualidad hay un proyecto para sembrar por medio de la Misión Árbol, 100.000 plantas en una primera fase del plan Falcón Reforesta, priorizando las zonas hidrológicas que han sido afectadas por la tala y la quema, seguida de los espacios educativos y luego en el ornato de las ciudades de la Misión Venezuela Bella.

Somos parte del ambiente y debemos cuidarlo, debemos defender este elemento que nos da vida, y es por ello que invitamos a iniciar ese proceso de reforestación, hacer viveros comunitarios, familiares y así contribuir con la reproducción de quien nos da sombra y oxígeno

expuso Medina
Etiquetas
Mostrar más

Regmy Castañeda

Periodista - Fotógrafo Creo en un futuro mejor

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar