Nacionales

Detuvieron a dos ejecutivos de Directv Venezuela

El 19 de mayo AT&T anunció el cese de operaciones de la compañía de servicio satelital en Venezuela.


Los ejecutivos de Directv Venezuela Héctor Rivero y Rodolfo Carrano fueron detenidos este viernes 5 de junio. Por el momento se desconoce si hay otros más privados de libertad.

El 19 de mayo la multinacional estadounidense AT&T anunció el cierre inmediato de las operaciones de Directv Latinoamérica en Venezuela. Tres días después el TSJ prohibió a los gerentes de la compañía salir del país.

La orden fue emanada para cumplimiento por Conatel, que se hizo cargo, con apoyo de la FANB, de tomar posesión de bienes e inmuebles y de todas las instalaciones en las que operaba la empresa de servicio de televisión por suscripción.

«Se acuerda medida de prohibición de enajenar y gravar de los bienes de los referidos ciudadanos, así como la inmovilización de cualquier tipo de cuenta bancaria o instrumento financiero de los cuales sean titulares», indicó el TSJ en la sentencia.

En el comunicado para dar a conocer su decisión, AT&T explicó que las sanciones de Estados Unidos a Venezuela prohíben la transmisión de los canales Globovisión y Pdvsa TV.

«En vista de que es imposible para la unidad de Directv de AT&T cumplir con los requisitos legales de ambos países, AT&T se vio obligada a cerrar sus operaciones de televisión paga en Venezuela», dijo la multinacional.

La salida de Directv del país dejó a 50% del mercado venezolano sin servicio de televisión por suscripción, dijo a El Nacional William Peña, periodista especializado en telecomunicaciones y tecnología. Antes de cesar sus operaciones el servicio contaba con 2,2 millones de clientes.

Además, Directv tenía 23 años en el país y 600 empleados en su nómina.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar