Deportes

Plan monetario de la MLB ahorraría 100 millones a algunos clubes

Los equipos de menor gasto ahorrarían también, pero no tanto, entre ellos Miami, quienes pagarían 33 millones mediante el plan del gremio


Los Yanquis de Nueva York, los Astros de Houston y los Dodgers de Los Ángeles ahorrarían más de 100 millones en salarios de los peloteros, como parte de una propuesta de las Grandes Ligas para comenzar la temporada

Ese ahorro se daría en comparación con el monto que desembolsarían dichos equipos bajo los términos del plan del sindicato, determinó un análisis realizado por The Associated Press.

Grandes astros acostumbrados a salarios estratosféricos que los distinguen de otros peloteros experimentarían por mucho los mayores recortes.

Mike Trout y Gerrit Cole devengarían 25,3 millones de dólares bajo el plan del sindicato y un salario base de 5,6 millones según la propuesta de los clubes, con la oportunidad de obtener 8 millones más si se completa la postemporada.

Un novato que percibe el salario mínimo recibiría 396.537 dólares con el plan sindical y 256.706 con la propuesta de las mayores, poco más que los 222.222 dólares que Trout y Cole iban a obtener originalmente por cada juego.

Los Yanquis prevén pagar 155 millones de dólares a los peloteros bajo el plan del sindicato, de acuerdo con el análisis de la AP, basado en las nóminas al 28 de marzo.

Erogarían 48 millones en sueldos con la propuesta gerencial.

Houston abatiría su pago de 149 a 49 millones de dólares, mientras que el desembolso de los Dodgers caería de 147 a 46 millones.

Los equipos de menor gasto ahorrarían también, pero no tanto. Miami pagaría 33 millones mediante el plan del gremio y 16 millones con el defendido por las mayores. 

En Pittsburgh, los salarios caerían de 36 a 17 millones, mientras que en Baltimore descenderían de 43 a 18 millones.

El 26 de marzo, los jugadores aceptaron una parte prorrateada de su salario durante una campaña abreviada, como parte de un acuerdo que les garantizaba 170 millones por adelantado y el pago del tiempo de servicio, incluso si la temporada se cancelaba.

El jueves, más de 100 peloteros sostuvieron una reunión virtual y ratificaron su postura contra los recortes adicionales.

Un jugador con un salario de 20 millones, como el cátcher boricua Yadier Molina de San Luis, tendría garantizados poco menos de cuatro millones bajo el plan de las Grandes Ligas y 14,1 millones con la propuesta del sindicato.

Charlie Morton, pitcher de Tampa Bay, vería recortado su sueldo básico de 15 a 3,2 millones con la iniciativa de las mayores y a 10,6 millones con el esquema del sindicato.

J.T. Realmuto, receptor de Filadelfia, vería caer su salario base de 10 a 2,4 millones, como parte de la propuesta de las mayores. Si prosperara el plan del sindicato, la cifra se ubicaría en siete millones.

Brett Anderson, pitcher de Milwaukee sufriría un recorte de 5 a 1,4 millones con la postura de las Grandes Ligas. En la fórmula del sindicato, su sueldo sería de 3,5 millones.

Interesante estrategia, la de hacer que los jugadores más comercializables luzcan potencialmente como los chicos malos.

Tuiteó Anderson después de que las mayores presentaron su propuesta.

Los salarios para los 899 jugadores en las nóminas de las mayores y en las listas de los lesionados en el momento en que se suspendió la pretemporada totalizan unos 2.700 millones de dólares bajo el plan del sindicato y alrededor de 950 millones con la iniciativa gerencial.

Las partes estiman que los salarios de todos los jugadores en las nóminas de 40 integrantes sumarían 2.800 millones en el plan del gremio y 1.200 millones en la propuesta de las mayores, sin incluir el bono de 200 millones de dólares propuesto por los equipos si se completan los playoffs.

Las Grandes Ligas y el sindicato han hecho planes para comenzar la campaña el mes próximo, en parques sin público. Los clubes advierten que sufrirán grandes pérdidas.

En respuesta a la postura del sindicato, las mayores contemplan una propuesta que abreviaría mucho más el calendario, quizás a menos de 50 juegos en vez de los 162 habituales.

La inactividad obligada por la pandemia ha vapuleado las finanzas del béisbol.

Las Grandes Ligas indican que, al jugar en parques vacíos, los equipos perderán en forma combinada 640.000 dólares por cada duelo adicional de la campaña regular.

Asimismo, los clubes han manifestado su temor ante la posibilidad de extender la campaña hasta el otoño boreal, tal como propone el sindicato. Alertan que una potencial segunda ola de contagios por el coronavirus pondría en riesgo la posibilidad de completar los playoffs.

Ambas partes han confiado en iniciar la temporada a comienzos de julio. Las conversaciones podrían intensificarse la próxima semana.

Del lado de los peloteros, se advierte que los clubes intentarían implementar un calendario relativamente corto, lo que generaría el peligro de que se presente una querella y de que se juegue mientras están interpuestos recursos para exigir indemnizaciones monetarias.

El estudio de la AP analizó sólo los salarios de 2020 y no incluyó las partes prorrateadas de los bonos por la firma de convenios, que están garantizados cuando se suscribe el contrato y cuando es aprobado por la oficina del comisionado.

Las Grandes Ligas ofrecieron una escala descendente de seis niveles para hacer los recortes, comenzando en 10% y llegando al 90% para montos de salarios por encima de 10 millones, antes del prorrateo para un calendario con base en una temporada de 82 juegos.

Los jugadores propusieron un prorrateo para una campaña regular de 114 compromisos, que se extendiera hasta octubre.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar