Sucesos

Niño se lesionó jugando la vuelta canela, y murió 4 días después

La madre del menor cuestiona la atención primaria que recibió su hijo cuando fue llevado al ambulatorio de Tocopero 


El pasado sábado, un menor de 12 años se lesionó luego de caer cuando jugaba la “vuelta canela” en la casa de sus abuelos maternos el municipio Tocopero.

El golpe poco a poco se fue complicando hasta llegar al punto que el menor perdiera completamente la fuerza de sus piernas y falleciera el pasado miércoles en horas del mediodía.

De acuerdo al relato de su madre y sus tías, Jesús David Pérez Adrián fue a pasar el día en casa de sus abuelos como era ya de costumbre; al parecer realizó esta hazaña, donde por un error de cálculo cayó al suelo.

En ese momento el menor, quien cursaba el sexto grado en la escuela Puente Ricoa por temor a ser regañado, no le dio importancia al golpe sufrido y regresó a su casa al finalizar la tarde.

Su progenitora informó que su hijo por la noche comenzó a llevar fiebre, y el domingo presentaba molestia en una de las piernas. Con este diagnóstico, la mamá de Jesús David lo llevó hasta el ambulatorio de Tocopero para que fuese evaluado por el personal médico, ya que el menor, en medio de su malestar, habían oportunidades en que desvariaba al momento de hablar.

La madre considera que la atención que recibió su hijo en ese día no fue la requerida, pues solo le administraron un “Diclofenac” y lo enviaron a su casa.

“Fue atendido de mala gana, el martes lo llevamos nuevamente porque tenía mucho dolor, y nos dijeron que tenía era un lumbago; ayer (miércoles) lo llevamos al Hospital de Cumarebo porque ya se le estaba desmayando todo el cuerpo (…) cuando lo vio el medico dijo que había que trasladarlo en una ambulancia a Coro, porque tenía una lesión en el cuello, cuando llegó a Coro murió al rato de haber llegado”, comentó la madre.

Los familiares consternados por la muerte cuestionaron el procedimiento realizado por el médico del ambulatorio de Tocopero, el cual, de haberse aplicado una revisión detallada, el destino del menor pudo ser diferente.

“Estudiaba en sexto grado, era buen estudiante, un buen muchacho”, decía la mamá en medio de su indignación.

Etiquetas
Mostrar más

Regmy Castañeda

Periodista - Fotógrafo Creo en un futuro mejor

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar