Especiales

Economía y buen servicio: El lema de «Soonmayer»

El comerciante Alfredo Boscán construyó su propia panadería hace un año en el sector San José, siempre pensando en llevar economía y buen servicio a la gente


Él apuesta al crecimiento y desarrollo de Coro, de ahí la idea de emprender este proyecto que aspira siga expandiéndose.

Un giro de 180º a su vida no fue algo que tenía planificado dar el marabino Alfredo Boscán, quien tras establecerse en Coro hace 22 años, con paso firme decidió dejar atrás la actividad política que venía haciendo para dedicarse a la actividad comercial y al emprendimiento como panadero.

Fue apenas un año que el nativo del municipio San Francisco de Maracaibo, comenzó a adquirir las primeras maquinarias necesarias para la elaboración de los panes.

Era el proyecto que en su mente estaba plasmado y ya no había marcha atrás para detenerse.

Los clientes se sienten satisfechos por la atención que reciben al momento de recibir los productos.

Poco a poco fui haciendo mi propia maquinaria de elaboración de panes, y lo hice junto a un compañero que me ayudó. Fue así que monte mi propia panadería.

Explico.

Su interés de tener su propio local para la venta de panes, nació de su primera creación en Maracaibo: la venta de pastelitos, negocio que jamás olvidó a pesar de que estando en la tierra del sol amada también se inició en el campo de la política.

Productos de calidad son exhibidas a toda la cliente que se acerca al local.

En Coro nació Soonmayer, nombre con el que bautizó la panadería.

Proyecto que nace por el amor a su esposa e hijos, su progenitora, tíos y sus suegros y por haber sido las primeras personas en apoyarlo en seguir adelante tras establecerse en la capital falconiana.

Así con mucho esfuerzo, dedicación y mucho sacrificio logra levantar un sueño de familia, que contó también de los vecinos del lugar.

Alfredo Boscán, en medio de la pandemia, ha emprendido la por de producir panes a precios solidarios a las comunidades.

Dice Boscán: “Monte el negocio de los panes por varios motivos y razones. A pesar de la situación que vive Venezuela, sigo apostando a mi país, apuesto por el desarrollo de Coro y por las ganas que siento en seguir aportando lo mejor de mi talento, ahora en la parte empresarial”.

Servir a la gente

Este emprender hombres de los negocios, reveló, que el hecho de tratarse de un servicio de atención a la gente y a la comunidad en estos tiempos difíciles, fue lo le llamo la atención en querer incursionar como panadero.

Panes dulces entre los productos elaborados en la panadería Soonmayer.

“Me he propuesto en servir a la gente y ofrecerle los mejores precios en cuanto a la economía. Acá, al negocio, viene mucha gente a buscar todo tipo de panes. A mí me gusta trabajar por volumen (cantidad) y con precios más económicos que en otros sitios, y es es lo que me ha gustado hacer, trabajar duro para ofrecer un buen producto a las comunidades”, dice.

En lo que es hoy Soonmayer han trabajado mucha gente, comentó, «porque aquí todos somos un equipo, unidos por el pueblo de Coro para que todos podamos salir adelante en medio de esta situación económica y por lo de la pandemia del Coronavirus del COVID-19».

-¿En qué pensó con el inicio de esta pandemia en Venezuela”.

-En realidad le digo, jamás pensé en cerrar el negocio. Todo lo contrario, me propuse seguir trabajando con más fuerza y más ahínco. Porque seguimos apostando a Venezuela, porque nada vamos hacer huyendo a otro país, allá lo que vamos es a pasar trabajo.

Los populares bobolongos, también entre los preferidos de la clientela.

Actualmente Soonmayer cuenta con ocho trabajadores entre panaderos y cajeros. “A todos ellos los considero como mis hermanos”. Y los principales productos que pone a la venta son: pan pañota, pan campesino, bobolongos, mini canillas y el pan dulce.

Un emprendedor con mucha chispa

La difícil situación país no amilana las ganas y el deseo que tiene Alfredo Boscán en echar para lante.

Asegura que para obtener la materia prima (la harina de trigo) debe hacer muchos contactos, salir a la calle en busca del mejor precio del saco.

Inclusive ha viajado a Punto Fijo a comprar sacos de harina para el pan. “Y no he podido ir a Maracaibo porque está prohibido viajar allá por la situación que se ha presentado en el mercado las Pulgas.

Pero siempre estoy buscando el mejor precio para que la harina no me falte en el negocio y para darle un buen servicio a la gente”.

Nuevo emprendimiento

Boscán confiesa que tiene un nuevo proyecto en mente, es la construcción de un galpón o centro de acopio; «tengo la aspiración de montar una industria del pan, que sea económico y poner a disposición de las bodegas, para que estos pequeños negocios tengan a la mano un producto más económico. Me interesa vender en grandes volúmenes y dar un buen servicio».

“Quiero que mis productos lleguen a los más necesitados, porque debemos entender que el país atraviesa una dura situación, una crisis política y económica, pero que además sabemos que con esfuerzo y trabajo podremos salir de esto”.

Para la elaboración de los panes, en Soonmayer comienzan a trabajar a partir de las cuatro de la tarde hasta las siete de la noche.

“Y a las cinco de la mañana lo metemos al horno, y ya a las 6:30 hay pan bueno y calientico para la gente”.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar