Internacionales

Irán recurre a más medidas para evitar contagios del COVID-19

Irán nunca ha decretado un confinamiento obligatorio, pero las autoridades han aconsejado llevar máscara en público.


Ante la incesante propagación de la COVID-19, el gobierno iraní impuso el domingo nuevas medidas, como el uso obligatorio de la mascarilla en algunos lugares públicos y la autorización para imponer restricciones en las provincias más afectadas.

Irán, el país más golpeado por la pandemia en Oriente Medio, registró un récord de 144 decesos en las últimas 24 horas. El balance total es de 10.508 muertos.

El sábado, el ayatolá Alí Jamenei lamentó que los esfuerzos iniciales para contener la enfermedad «han disminuido de parte de algunas personas y autoridades».

También advirtió que los problemas económicos en el país iban a empeorar si el virus se propagaba de forma descontrolada.

Irán nunca ha decretado un confinamiento obligatorio pero las autoridades han aconsejado en varias ocasiones llevar máscara en público.

Este domingo, decretaron que sería obligatoria en «los espacios cubiertos donde haya gente», a partir del próximo sábado, primer día de las semanas laborales en Irán.

La medida se mantendrá hasta el 22 de julio, aunque podría prolongarse, dijo el presidente Hasán Rohani en una reunión del Comité Nacional de la Lucha contra la Pandemia retransmitida por televisión.

En su alocución, instó a los iraníes a prepararse para encarar el virus «a largo plazo».

El ministerio de Salud preparó una lista de lugares donde puede haber masificación, agregó Rohani, que no mencionó posibles sanciones en caso de que se incumpla la medida.

Según el viceministro de Salud, Iraj Harirchi, en sitios como «las oficinas gubernamentales o centros comerciales» no se atenderá a quienes no lleven máscara.

Desde el sábado, el ministerio de Salud inició la campaña «Llevo mascarilla» para incitar a los iraníes a respetar los protocolos sanitarios.

Pero la aplicación de la medida parece difícil ya que, según el alcalde de Teherán, Pirouz Hanachi, mucha gente no lleva mascarilla, sobre todo en los transportes públicos de la capital, donde ya es obligatoria.

Solo «el 50% de los usuarios del metro llevan máscara (…) y son aún menos en el autobús», lamenta Hanachi, citado por la agencia semioficial de noticias Isna.

«Indiferencia»

Los datos oficiales muestran una tendencia al alza de nuevos casos confirmados desde principios de mayo, fecha en la que Irán alcanzó el menor número de contagios.

En marzo se suspendieron los eventos públicos y se cerraron comercios no esenciales y colegios pero el gobierno empezó a levantar las restricciones en abril, pidiendo a la población que llevase mascarilla en público.

Como nueva medida de contención del virus, el gobierno dio el domingo luz verde a las provincias más afectadas para imponer restricciones al movimiento de la población.

La provincia de Zanyán, en el noroeste, ya impuso medidas durante dos semanas, declaró el domingo su gobernador, Aliréza Asgari. La decisión fue tomada debido a «la indiferencia por parte de los residentes» y del «repunte del número de decesos estas últimas semanas», precisó.

Las restricciones incluyen el cierre de salas de fiesta y la prohibición de funerales organizados en las mezquitas, ya que pueden conllevar grandes concentraciones de gente, agregó el responsable.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar