Especiales

Carmen Morales: No cambio mi país por nada

La necesidad de regresar a su tierra la hizo vivir un calvario de siete días para salir de Colombia.


Durante dos años, Carmen Josefina Morales vivió en Colombia, primero un año en Medellín, luego en Bogotá; se fue con la meta de acompañar a dos de sus hijos y cuidar sus nietos. Es divorciada y  madre de cuatro hijos adultos, dos de ellos en Colombia aun.

El pasado 29 de mayo fue dada de alta del Punto de Atención Social Integral (Pasi), del municipio Carirubana, donde permaneció bajo observación médica y esmerada atención durante 10 días.

Regresó de Colombia en plena cuarentena, desesperada por llegar a su casa ubicada en la calle Bella Vista del sector Bolívar.

Carmen asegura que en Colombia la trataron bien, disfrutó de su estadía en Medellín y Bogotá, pero nunca dejó de extrañar su tierra.

Desde antes de la cuarentena había planeado su retorno, esperando por su hijo llegó la pandemia y la cuarentena, nunca pensó lo que tendría que pasar para llegar a su casa.

Relata que el primer obstáculo fue para salir de Colombia, en Bogotá permaneció cinco días en un autobús, hasta que Migración autorizó el viaje hasta Arauca, y entrar a Venezuela por Apure.

El 2 de mayo ingresó al refugio de Guasdualito, estado Apure, donde convivió, hacinada en una escuela junto con otros 218 connacionales, también desesperados por llegar a sus terruños.

Acepta que tenía mucho temor, ella es hipertensa, no sabía si entre los demás habría contagiados de coronavirus.

Comentó que era un lugar con muchas deficiencias, faltaba hasta el agua, además habían muchos niños, y adultos mayores. Al menos en las pruebas todos resultaban negativos a la COVID-19.

Después de 16 días, abordó un autobús junto a otros falconianos y un grupo de zulianos que se quedaron en Maracaibo. Dos días de viaje pasaron para que llegara a Paraguaná. Ingresó al Pasi de Punto Fijo el 19 de mayo, junto a 14 connacionales.

El 29 de mayo fue dada de alta; agradece la atención médica y social, constantemente hacían chequeos de temperatura y al final le aplicaron la prueba PCR, para regresarla a su hogar.

Aunque sus vecinos le tenían temor, contó con el apoyo y acompañamiento de los voceros del poder popular. A quienes permanecen en el exterior y quieren regresar, les propine que tengan paciencia y esperen que baje la crisis.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar