EducaciónFalcón

«Queja de docente fue infundada», dice directora del Pedro Curiel

La prorroga del año escolar o holgura era una lineamiento oficial para darle tiempo a estudiantes de recuperarse, pero la docente Luisana Decena no lo entendió así e hizo aseveraciones fuera de contexto, dijo la directora del liceo Pedro Curiel


La directora de la Escuela Técnica Comercial “Pedro Curiel Ramírez”, en Coro, Exmy Romero y la Coordinadora de Control de Estudios, Karen Ladino, dieron su versión respecto a las quejas formuladas por la profesora Luisana Decena de que pretendía ser objeto de un procedimiento administrativo por negarse a participar en actividades que la exponían al Coronavirus.

Romero refirió que en la Zona Educativa se recibieron quejas contra la profesora Decena, por trato inapropiado contra algunos representantes de alumnos al momento de entregar asignaciones pendientes.

Profesores sujetos a lineamientos nacionales

Reconoció que ciertamente las actividades escolares estaban previstas hasta el último de junio, pero se prorrogó por lineamiento nacionales y como cada estado tiene una particularidad, en el Pedro Curiel Ramírez lo extendieron hasta el 10 de julio, lo que llaman una semana de holgura para recibir y dar tiempo de corregir las evaluaciones de los alumnos.

Explica que la docente se rehusó a seguir recibiendo trabajos al dar por concluido el año, desconociendo que por planificación estaba sujeta a la programación escolar hasta el 31 de julio.

Ella estaba negada, manifestó que no recibiría más nada y se aferraba a que el año escolar había terminado. Le sugerí que acatara la prórroga, y si llegue a advertirle la la posibilidad de un procedimiento administrativo si persistía en negarse a trabajar hasta el 31.

Expresó Exmy Romero. No obstante, después de aquella conversación, se negó a recibirle un material su coordinador.

Reuniones no eran obligadas

Sobre que se obligaba a ir a los docentes al liceo y se les aglomeraba exponiéndolos al COVID-19, tanto Exmy Romero como Karen Ladino, expusieron que tales reuniones no eran obligatorias, mucho menos para la profesora Luisana Decena que solo era del área de formación, no de guiatura.  

Las reuniones estaban sujetas a la posibilidad de los docentes, sobre todo aquellos que tenían dificultad para hacerlo por medio de los aparatos tecnológicos, caso que no era con ella que tenía libre albedrío.

Sobre la aglomeración, la desmintieron alegando que, para tales reuniones, se establecían diferentes horarios de manera que la cantidad de asistentes, fuese la mínima.

Coinciden en que la queja de la docente Luisana Docena, fue infundada, toda vez que, nada le costaba, como otros docentes, acatar la prorroga para evaluara a los estudiantes y darlas las oportunidad de recuperarse, que era el lineamiento.   

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar