Especiales

El recuerdo del ayer en la mirada de hoy

Tocando algunos acordes en su cuatro, como buscándole rima a su historia o quizás recordando alguna canción dedicada a alguien especial, Miguel Chirinos recordaba el Coro de antaño


Aun cuando Miguel Antonio Chirinos Rojas nació un 13 de noviembre de 1935 en el sector La Montañita de Agua Clara–hoy parroquia Agua Clara– en el municipio Democracia, él se considera un coriano nativo.

Y como no serlo si en la ciudad de origen caquetío y significado viento, no solo se desempeñó como funcionario policial sino que construyó lo más preciado que puede tener el hombre, su familia.

Foto/Carlos García.

Tocando algunos acordes en su cuatro, como buscándole rima a su historia o quizás recordando alguna canción dedicada a alguien especial, Chirinos recordaba el Coro de antaño.

Relató que a los 24 años llegó a la capital falconiana para laboral como Agente Número 29 en el Cuartel de la Policía del estado Falcón –sede de Polifalcon– que en ese momento era dirigida por el capitán Juan Delgado. Allí sirvió durante 25 años, siendo jubilado con el rango de Sargento Primero.

Residenciado en la calle Milagros con calle Mara, el funcionario policial conoció el amor de su vida, su vecina Adela Antonia Gómez de Chirinos, que después de un año de noviazgo contrajeron nupcias en la basílica menor Catedral de Coro, un 27 de febrero de 1959, cuando él tenía 25 años y ella 17; con quien celebró hasta el aniversario 50–bodas de oro–; puesto que lamentable la señora de Chirinos falleció.

Foto/Carlos García.

Miguel narró que con su compañera de vida procreó 9 retoños: dos varones y cinco hembras que posteriormente le han regalado la dicha de tener 48 nietos y 5 bisnietos; siendo en 1960 cuando nace su primogénito, por lo cual se mudaron a la calle Buchivacoa entre las calles Girardot y Mara.

“Para ese entonces las casas eran de bahareque, solo habían construido tres, una distante de la otra, y el barrio era conocido como Pueblo Nuevo siendo mi persona uno de sus fundadores. No existían las aceras, ni calles, la gente caminaba sobre caliche. Por las noches nos alumbrábamos con velas o lámparas de querosén, porque tampoco se contaba con tendido eléctrico y teníamos que cargar tobos con agua porque no había el servicio por tubería, sino que en la calle Milagro pasaba una quebrada y allí estaba una pluma de agua”, expresó.

Foto/Carlos García.

De igual forma, recordó que cuando salía a trabajar se llevaba las botas en la manos y los pantalones doblados para no llegar al cuartel policial sucio de caliche.

Estando recién mudados hubo un torrencial por lo que la quebrada se desbordó y las casas se anegaron de agua. Los regalos que recibimos en el matrimonio los arrebató la corriente.

Reseñó Chirinos entre risas.

Rememoró el compartir que se daba entre los vecinos cuando festejaban las diferentes temporadas –carnaval, semana Santa, navidad y año nuevo–.

Los niños y la juventud disfrutaban patinando. El Chupulún fungía como el sitio de encuentro y comercio de ese tiempo, ubicado en la calle Monzón entre la calle Bolívar y la avenida Manaure, donde llegaban proveedores rurales acompañados con sus tropillas de burros procedentes de la sierra. Se adquirían los bienes al mayor o mediante el trueque.

Matizó el octogenario.

Foto/Carlos García.

Asimismo, subrayó que a pesar de que en su época la ciudad no era sofisticada:

“Su gente era calurosa, el respeto, la cooperación y la fraternidad era lo que prevalecía. Hoy cuando mi Coro ha tenido un crecimiento exponencial desde el punto de vista urbanístico, la sociedad y los valores han sido tapiados por el cemento. Urge una relación pueblo-gobierno; gobierno-pueblo, donde verdaderamente se le dé sentido a la frase: el pueblo es la patria”, sentenció.

Foto/Carlos García.

Actualmente, Miguel Chirinos con sus 84 años sigue residenciado en la misma dirección donde comparte con su nueva pareja, Janitza Colina y su pequeña de once años y aunque su morada ya no es de bahareque ha sido transformada con bloques y cemento, este humilde servidor afirma: “No cambio mi Coro, mi terruño y como ciudadano seguiré luchando”.

Etiquetas
Mostrar más

Marianny Chiquito

Ser Periodista, es Ser un Invitad@ VIP de la Noticia.!!

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar