Internacionales

Informe de la ONU estimó 10.000 niños muertos por hambre vinculados al COVID-19

Un informe presentado por las Naciones Unidas (ONU) evidenció que el hambre, generada por el COVID-19, dejó más de 10.000 niños muertos por mes


De acuerdo un despacho de AP, el informe de la ONU — presentado por el jefe de nutrición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Francesco Branca — refleja, además, que más de 550.000 niños al mes están afectados por la desnutrición. 

Con estos números, la ONU registra un aumento anual de 6,7 millones de niños, con relación al año pasado, en el que se contabilizó que 47 millones de niños estaban sumergido en la desnutrición.

Los efectos de la crisis de COVID sobre la seguridad alimentaria se reflejarán dentro de muchos años (…) Va a haber un efecto social.

Expresó Branca, citado en el despacho de prensa. 

En este sentido, colocó por ejemplo a Burkina Faso, país del África Occidental, donde se registra una desnutrición crónica, así como un aumento acelerado de los precios de los alimentos durante los primeros seis meses de la pandemia. 

Uno de cada cinco niños pequeños sufre de desnutrición crónica.

Los precios de los alimentos han aumentado y 12 millones de los 20 millones de habitantes del país no tienen suficiente comida, refiere el despacho de la agencia AP. 

Desde el inicio de la pandemia, la ONU se ha pronunciado en varias ocasiones, manifestando su preocupación por los efectos que se pueden registrar en el mundo, a consecuencia del coronavirus Covid-19.

El pasado 22 de julio, el secretario general adjunto de las Naciones Unidas y titular del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, Liu Zhenmin, afirmó que es necesario fortalecer la cooperación entre todos los actores de la sociedad, para superar la crisis generada por la pandemia coronavirus COVID-19. 

Cabe destacar que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indicó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la región, sufrirá una caída del 9,1%, producto de la pandemia COVID-19. 

La caída de la economía tendría un fuerte impacto en las tasas de desempleo de todos los países de la región, así como un aumento significativo en los niveles de pobreza y de desigualdad. 

La tasa de desempleo se ubicaría en 13.5%, lo que representaría que 44.1 millones de personas estarían desempleadas. 

En referencia a la pobreza, se estima que aumente hasta en un 37.3% en la población latinoamericana, lo que equivale a 230.9 millones de pobreza; mientras que la pobreza extrema se ubicaría en 15.5% a finales de año. 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar