Opinión

El Baúl de Raúl | Fue glorioso personaje y hablaba con el beisbol

Juan Antonio Yánez, “Yanecito”, hablaba casi todo en términos de beisbol.


Una tarde Juan Antonio Yánez, “Yanecito”, estaba comiendo en un restaurant al Este de Caracas, a los pocos segundos que revisa la carta dijo:

“Esta bueno este line up” ¡ah!

Era su estilo, hablaba casi todo en términos de beisbol.

Esa tarde, al final de la comida, quería algo de postre y entonces le preguntó al mesero:

“Dime como andas de bullpen”.

Juan Antonio Yánez siempre tocado con sombrero blanco, anteojos de montura negra, un tabaco que parecía no consumirse nunca y jamás fue visto en público sin corbata, además solía llevar un bastón marrón.

Su equipo, los criollos del Venezuela, comenzó como ganador, pero el parecía disfrutar igual las pocas derrotas que las muchas victorias.

El Venezuela debutó en la pelota profesional en 1937 y al año siguiente la Asociación Venezolana de Beisbol (AVB) acabó con las series llamadas Nacionales o de Primera Categoría y trató de imponer el nombre de Primera División.

El Venezuela fue campeón en 1938, sobre Vargas, Valdez, Vencedor y Premier. El club de Yanecito tenía en el cubano Manuel “Cocaína” García a su principal elemento. Este zurdo de Manacas ganó 12 juegos sobre la lomita y bateo para 416.

Por cierto que en ese campeonato jugó en Venezuela también Leroy Satchel Paige, quien era parte del roster del Vencedor.

Más tarde, El Venezuela se convirtió en un equipo perdedor por motivos económicos, «Yanecito» no tenía el capital necesario para armar un roster ganador. Pero él seguía disfrutando como siempre tanto las victorias como las derrotas.

Un buen día quedó fuera del Beisbol Profesional. Juan Antonio siempre acusó a otros dueños de equipos, Oscar Prieto y Pablo Morales de sacarlo del beisbol profesional.

Pero él no se fue del beisbol del todo porque mantuvo hasta muy cerca de la muerte al Venezuela, pero en el beisbol aficionado.

“Esos dos me bajaron a las menores, pero no pudieron darme el reléase porque sigo en el beisbol”.

«Yanecito» enfermo y tuvo que hacer algo que  le incomodaba, meterse en su cama, algunos amigos lo fueron a visitar en su casa de San Bernardino en Caracas y este les contestó:

“Ya estoy en tercera y con cualquier cosa anoto”. Dos días después murió.

Fuente: Juan Vene. 

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar