Internacionales

Líbano | Primer ministro propone adelantar las elecciones tras protestas

El primer ministro libanés, Hassan Diab, propuso adelantar las elecciones parlamentarias para salir de la crisis, en medio de las fuertes protestas


Unas 5.000 personas se congregaron en la Plaza de los Mártires, en el centro de Beirut, la capital, para repudiar el manejo gubernamental tras las explosiones que devastaron parte de la ciudad. 

En medio del nuevo estallido social en el Líbano, el primer ministro, Hassan Diab, anunció este sábado que la única forma de salir de la crisis es mediante elecciones parlamentarias adelantadas.

Foto/Cortesía

El alto funcionario aseguró estar dispuesto a liderar un gabinete por dos meses hasta llegar a los comicios que renovarían la clase política contra la que la multitud se manifiesta.

Llamo a los partidos a que acuerden el siguiente paso (…) propondré el lunes en la reunión del Gabinete para convocar elecciones anticipadas.

Indicó Diab durante un discurso a la nación. 

La llegada de Diab al poder se dio en el pasado mes de diciembre, en reemplazo de Saad Hariri, justamente en medio de esta crisis que, lejos de desaparecer, aumenta. 

Una jornada marcada por los disturbios y el rechazo a las medidas del Gobierno

La Policía lanzó este 8 de agosto gases lacrimógenos contra algunos manifestantes que intentaban atravesar una barrera para llegar al edificio del Parlamento.

Alrededor de 130 personas han tenido que recibir atención médica: 102 fueron atendidas en el mismo lugar de los disturbios, mientras otras 28 tuvieron que ser trasladadas a centros hospitalarios.

Varios manifestantes denunciaron haber escuchado disparos que, posteriormente, fueron confirmados por la Policía sin entregar mayores detalles.

Como si estuvieran en guerra, soldados  con ametralladoras patrullaban el área en vehículos medio de los enfrentamientos.

Las protestas que nacieron de la crisis económica, reverdecieron a la luz de la pandemia y volvieron explotar tras los dos estallidos que devastaron media ciudad, acabando con la vida de al menos 158 personas e hiriendo a unas 6.000, según la oficina de medios del Ministerio de Salud.

El Gobierno se ha comprometido a encontrar a los responsables, pero esto no calma la ira de los ciudadanos ante la elite gobernante.

No confiamos en nuestro gobierno (…) Ojalá las Naciones Unidas se hicieran cargo del Líbano.

Dijo la estudiante universitaria Celine Dibo mientras limpiaba la sangre de las paredes de su destrozado edificio. 

«Queremos un futuro con dignidad, no queremos que se desperdicie la sangre de las víctimas de la explosión», aseguró Rose Sirour, una de las manifestantes.

Parlamentarios de oposición se unen a las manifestaciones

El Partido Kataeb, conformado por un grupo cristiano que se opone al gobierno respaldado por Hezbollah, alineado con Irán, anunció la renuncia de sus tres legisladores en el Parlamento.

Invito a todos los honorables (legisladores) a renunciar para que la gente pueda decidir quién los gobernará, sin que nadie les imponga nada.

Aseguró el jefe del partido, Samy Gemayel, al anunciar la medida durante el funeral de un destacado miembro del grupo que falleció en la explosión.

El mal manejo de la crisis tras la explosión, la hipótesis de negligencia que habría detonado los dos estallidos, la crisis económica, la falta de gestión y la corrupción, son solo algunas de las principales aristas de una problemática que se ha venido gestando desde años.

Incluso varios ciudadanos dijeron que no les sorprendió en absoluto que el presidente francés, Emmanuel Macron, hubiera visitado los barrios destruidos cerca del epicentro de la explosión esta semana, mientras que los líderes libaneses no lo habían hecho.

Vivimos en la zona cero. Espero que otro país se apodere de nosotros. Nuestros líderes son un grupo de personas corruptas.

Afirmó la psicóloga Maryse Hayek, de 48 años, quien vio cómo la casa de sus padres quedó destruida por la explosión.

Este sentimiento se extendió inmediatamente después de la explosión.

Al día siguiente, se creó una petición en línea en Avaaz que han firmado más de 57.000 personas para «poner al Líbano bajo un mandato francés durante los próximos 10 años» a partir del 7 de agosto por la mañana.

La búsqueda de desaparecidos: otra tragedia que enluta al Líbano

Durante el día, los grupos de búsqueda continúan adelantando labores de rescate en compañía de perros y brigadas internacionales para dar con el paradero de unas 60 personas, cifra que podría ser mayor, ya que las listas se siguen revisando.

«Hay 25 cuerpos no identificados, pero no estamos seguros de si están dentro de los 60 desaparecidos o no», aseguró un portavoz del Ministerio de Salud.

Las esperanzas traslúcidas de los libaneses, se mezclan con el deterioro de la vida diaria, el luto por sus muertos, la desazón de sus bolsillos vacíos (el 45% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza) y se alimentan de las ayudas internacionales y las promesas de reconstruir la capital de un país que languidece ante los ojos del mundo. 

Francia coordina la asistencia internacional para el Líbano

La comunidad internacional se moviliza para reconstruir Beirut. El mandatario francés organizará una videoconferencia de donantes el domingo 9 de agosto, que será copresidida por las Naciones Unidas y en la que participará el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Se espera que en esta reunión se decida cómo distribuir la ayuda para que beneficie directamente a la gente.

Por su parte, el jefe de la Liga Árabe (organización que agrupa a los Estados árabes del Medio Oriente y el Magreb), Ahmed Aboul Gheit, dijo este 8 de agosto que buscará movilizar los esfuerzos para brindar apoyo a la nación.

En declaraciones a la prensa después de una reunión con el presidente libanés, Michel Aoun, Gheit dijo que la liga de estados árabes con sede en El Cairo estaba lista para ayudar en la investigación de la explosión, pero el mandatario libanés se opuso de tajo a la idea de aceptar una comitiva internacional para investigar los hechos.

«Estamos dispuestos a ayudar con todos nuestros medios», dijo, y agregó que participará en una conferencia telefónica internacional que será organizada por Francia el domingo para discutir la ayuda al Líbano .

Las autoridades turcas pusieron a disposición del Gobierno libanés el puerto de la ciudad de Mersin, en el Mediterráneo hasta que se reconstruya el de Beirut, para asegurar que siga llegando asistencia humanitaria y alimentos a la ciudad. Además se ofrecieron a ayudar en su construcción. 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar