FalcónGenerales

Comercio de Punto Fijo alzó sus santamarías en semana de flexibilización

Los locatarios aplican gel antibacterial en la entrada, los empleados usan guantes, tapabocas y máscaras para protegerse.


Este lunes arrancó la semana de flexibilización en el estado Falcón y los comercios del centro de Punto Fijo pudieron alzar sus santamarías desde tempranas horas. Con bastante afluencia se observaron las calles del centro de la ciudad, en su mayoría compradores de alimentos.

Los comercios reciben a sus clientes con los equipos de bioseguridad y dentro de los locales les exigen respetar las normas del distanciamiento social y el uso adecuado del tapabocas.

El problema radica en las colas que se hacen fuera de los establecimientos, donde las personas no respetan el distanciamiento social ni usan el tapabocas adecuadamente, convirtiéndose estos espacios en posibles focos de contagios de la COVID-19.

Los locatarios aplican gel antibacterial al ingresar a los locales, los empleados usan guantes, tapabocas y máscaras para protegerse, mientras que dentro de los establecimientos les obligan a los clientes a mantener el distanciamiento social, usar el tapabocas y también regulan la cantidad de personas que hay dentro del lugar, de acuerdo al tamaño de cada tienda.

Los empresarios están de acuerdo con la flexibilización ya que la mayoría vive de lo que se vende día a día, pero hay que mantener las medidas de higiene y seguridad para evitar los contagios.

“Tenemos que aprender a vivir con eso. Ya en otros países se están abriendo las puertas al comercio, lo que hay es que cuidarse, mantener el distanciamiento y tratar de mantener las cosas limpias”, dijo María Ruiz, cajera de una venta de víveres.

Aseguró que hay muchas personas con miedo, como hay otras que ni usan el tapabocas.

«Siempre tenemos problemas con uno que otro cliente que no quiere usar el tapabocas o dice que es mentira lo del virus, pero igual hay que cuidarnos”, dijo.

Ángela Rivas, vendedora de una venta de empanadas en la avenida Bolívar, dijo que es mejor que se haya abierto, pero respetando las medidas sanitarias porque todos igual trabajan en Punto Fijo por el día a día.

“La gente sale a vender cualquier cosita, porque quien se va a quedar en casa sin comida, sin agua, sin tener que darle a sus hijos. Cada quien sale a buscar el sustento. Definitivamente lo que hay es que cuidarse para evitar contagiarse”, expresó.

El centro de Punto Fijo abrió con total normalidad, desde las nueve de la mañana y hasta las cinco de la tarde.

Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar