Internacionales

Declaran «zona de riesgo» a París y Marsella por rebrote de COVID-19

La tasa de incidencia del virus en París fue de 65,7 casos por cada 100.000 habitantes en la semana del 4 al 10 de agosto


El gobierno de Nueva Zelanda anunció que extenderá el confinamiento en Auckland. Entre tanto, Vietnam aseguró que comprará la vacuna que Rusia está promocionando.

El mundo avanza hacia los 21 millones de casos de COVID-19.

Entre temores a segundas olas en Europa y el endurecimiento del virus en América y algunas zonas de Asia y Medio Oriente, el virus se ensambla cada vez más a la «nueva cotidianidad».

Las cifras continúan en ascenso a nivel global con 759.928 fallecidos y 13.006.841 recuperados mientras la carrera por la vacuna se intensifica en todo el mundo. 

En América varios países se encargaron de pactar la distribución de dosis de potenciales vacunas, mientras el eco del tratamiento ruso llega a cada vez más rincones: de Brasil a Vietnam.

Luego de implementar el uso de mascarillas obligatorias en las zonas más concurridas de la capital y de otras ciudades, las autoridades, a través de un decreto, podrán limitar los desplazamientos de personas y vehículos, prohibir ciertas concentraciones de gente o cerrar de forma provisional restaurantes, museos o mercados, si es necesario.

El director general de Sanidad, Jérôme Salomon, argumentó por qué tanto París como el departamento de Bouches du Rhône fueron clasificadas como zonas de riesgo.

«Hay mucha gente, mucho flujo de población, muchos transportes, muchos jóvenes con una vida social intensa», justificó Solomon en la emisora ‘France Inter’, donde señaló que la situación es «preocupante» y se degrada «cada semana», aunque «no hay fatalidad».

La tasa de incidencia del Covid-19 en la capital francesa fue de 65,7 casos por cada 100.000 habitantes en la semana del 4 al 10 de agosto, mientras que en Bouches du Rhône se situó en 53,7, por encima del nivel de alerta de 50.

La nación, en términos generales, ha registrado en los últimos días sus cifras más altas de contagios desde mayo. La Dirección General de Sanidad indicó el 13 de agosto que en las últimas 24 horas se registraron 2.699 contagios, además de 18 muertes, elevando el total de fallecimientos a 30.338 desde el inicio de la epidemia.

Con 1,7 millones de habitantes, las autoridades decretaron una extensión de la cuarentena en ciudad la más poblada del país hasta el 26 de agosto, para luchar contra un rebrote de COVID-19.

El período de confinamiento de 14 días, vinculado al ciclo de incubación del coronavirus, tiene como objetivo que las autoridades puedan rastrear el foco,  aislarlo y para luego sopesar un relajamiento de las medidas.

Por esa razón, el gobierno de Jacinda Ardern, decidió ampliar la medida, que terminaba esta medianoche, y también mantener las restricciones sociales al resto del territorio neozelandés a causa de un rebrote con origen desconocido hallado a principios de semana en cuatro miembros de una misma familia y que ya suma 29 contagios locales en todo el país.

«Al mantener nuestro enfoque de cautela y filosofía de atacar (al virus) con fuerza y de forma temprana, hoy el Gabinete acordó mantener las medidas actuales por otros doce días, con lo que se completarán dos semanas» de confinamiento, anunció la mandataria.

Tras una reunión con su Gabinete, Ardern explicó que el brote se detectó «relativamente temprano», al apuntar que el primer caso está vinculado con un trabajador de una empresa de transporte y refrigeración que enfermó el 31 de julio.

El Gobierno informó a través de la televisión estatal, que se registró para adquirir la promocionada vacuna rusa, que anunció con bombos y platillos el presidente Vladimir Putin, mientras batalla contra un nuevo brote después de pasar varios meses sin registrar casos locales.

El Gobierno ruso dijo el 12 de agosto que lanzaría la primera vacuna de Covid-19 del mundo dentro de dos semanas, rechazando las preocupaciones de los expertos que dijeron que no debería haber sido aprobada antes de completar ensayos a gran escala.

«Entre tanto, Vietnam seguirá desarrollando la propia vacuna», señaló la cadena ​​estatal ‘VTV’, citando al Ministerio de Salud.

Vietnam se ha inscrito para recibir entre 50 y150 millones de dosis de la vacuna, informó el periódico Tuoi Tre. Pero no todo lo pagará Vietnam, algunas dosis serán una «donación» de Rusia, aseguró Tuoi Tre.

El ministerio de Salud no detalló cuándo esperaba recibir la vacuna ni cuánto costaría. El mes pasado, el ministerio dijo que Vietnam tendría una vacuna local disponible para fines de 2021.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar