Especiales

Benigno Alarcón: La inercia nos está condenando al retroceso

«La actual inercia pareciera condenarnos este año a un escenario de grandes retrocesos en el que el régimen volverá a controlar la AN».


El abogado y especialista en derecho internacional, Benigno Alarcón Deza, afirma que la prospectiva indica que este 2020 terminará siendo un año “de importantes pérdidas para quienes luchan y desean que se produzca el restablecimiento de la democracia en Venezuela”, vislumbrando “severas consecuencias sociales y económicas, peores de las que se están sufriendo”.

Tal análisis deriva de un reciente editorial en el que no obstante, invita a “creer en nosotros mismos” a pesar de los escenarios nada alentadores que vienen, tanto en lo que resta del 2020 como principios del 2021.

“Cuando no somos capaces de sincerar el diagnóstico o nos negamos a confrontar la realidad que tenemos frente a nosotros”, no hay remedio posible.

Apunto que entre enero y febrero del 2019 las expectativas en el país con la juramentación de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional y presidente Interino, con un apoyo importante de la comunidad internacional democrática, pero con el pasar del tiempo regresamos a los niveles del año previo a Guaidó.

“Se ganó algo de impulso debido a la gira internacional a principios de año, pero se retrocedió como consecuencia de las desmovilización impuesta por la emergencia sanitaria, gracias a la cual el régimen ha desaparecido a la oposición de la escena pública nacional”.   

Aquella expresión “cese de la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres”, que logró sintonizar con las aspiraciones de la gran mayoría de los venezolanos, constituía una forma de transición inédita que dejaba al imaginario popular la forma en que se materializaría.

Según la preferencia de cada quien, podría traducirse como una renuncia, una negociación, un golpe de estado, una  intervención como la de Panamá o Iraq, operaciones especiales al estilo Hollywood, o todas las anteriores.

“La realidad es que aunque los estudios más recientes nos muestran que la gran mayoría aún está lejos de rendirse, la actual inercia pareciera condenarnos este año a un escenario de grandes retrocesos en el que el régimen volverá a controlar la Asamblea Nacional a través de una mayoría calificada, o algo muy cercano a ella”, estima el abogado.

Considera que si bien el gobierno pareciera encaminado a lograr uno de sus objetivos más importantes, que es la expulsión de la actual oposición de la Asamblea, “no logrará su segundo objetivo más importante que es la legitimidad de la nueva Asamblea, lo que implica que una parte significativa de la comunidad nacional e internacional no reconocerá la validez de la elección y tampoco sus resultados”.

Autoritarismo del continente

“El 2019 y el 2020, lejos de lo que cabía esperar, habrán sido los años de mayor autocratización para Venezuela. Si Usted no está seguro de lo que esto significa, le diría que si se preguntaba cómo sería vivir bajo un régimen autoritario como el de Rusia o Cuba, pues ya lo sabe porque de acuerdo a los índices internacionales más reconocidos, como el Democracy Index del Grupo The Economist, Venezuela pasó a ser un régimen más autoritario que el de Rusia en 2019, y con la intervención de partidos políticos y las condiciones bajo las cuales se celebrará la elección parlamentaria de este año, estaremos a la par de Cuba, para convertirnos en el principal autoritarismo del continente americano”, afirmó.

Advierte Benigno Alarcón que “cuando alguien se vuelve indiferente a la violación de los derechos de los otros, al hambre, a la persecución, a la cárcel, a las injusticias y se mantiene ajeno al sufrimiento de los otros para alejarse de la probabilidad de ser víctima de las mismas injusticias, está contribuyendo, consciente o inconscientemente, con la sustentabilidad de tal sistema y tarde o temprano terminará siendo víctima del mismo”.

Otra baja importante al cierre de este año y principios del próximo será la pérdida de los referentes de liderazgo y la proliferación de actores, acarreará la proliferación de estrategias que se neutralizan unas con otras mientras el país democrático logra encontrar un nuevo centro de gravedad en torno al cual hacer gravitar sus esfuerzos.

Consenso y unificación

“La buena noticia es que, afortunadamente, las tres cuartas partes del país no se han rendido y están dispuestos a continuar luchando por recuperar la democracia y la libertad. De este grupo, una porción muy importante podría pasar a engrosar al sector que se rinde si no se muestra un camino claro y con resultados palpables, pero aun así hay alrededor de un cuarenta por ciento de la población que lejos de rendirse tiende a radicalizarse aún más en su lucha, aunque continúa sin existir un consenso en torno a una estrategia que  unifique a esta gran mayoría del país”, expresó.

“Hoy, cuando el cambio político no es una opción, sino la única alternativa posible si queremos continuar existiendo como país, se impone una actitud más humilde que nos permita aprender de la experiencia propia y ajena”, sentenció.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar