Sucesos

Wernher, el muerto 44 de las FAES en Falcón

Ninguno de los 44 hombres muertos en Falcón a manos de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) desde los primeros el 13 de abril del 2019, había generado tanto rechazo y tenido tanta  resonancia como el de Wernher Cuba Castillo


La Toyota Prado Merú blanca placas AB369K0 que hasta hace algunas  semanas estuvo en venta por 6.300 dólares, tiene ahora un precio probatorio.

El Eje de Investigaciones de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) Base Coro, la preserva en su sede de la variante norte, como evidencia de un suceso que ocupa desde el viernes 21 el centro de las conversaciones como cuando el asalto y situación de rehenes en la urbanización La Urupagua de Coro de lo cual hará un año esta semana.

La Toyota Prado Merú blanca placas AB369K0 se encuentra en custodia en la Base de Homicidios Coro del Cicpc. Foto: Carlos García

Ninguno de los 44 hombres muertos en Falcón a manos de funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) desde aquellos cuatro del 13 de abril del 2019 en urbanización Terranova del municipio Carirubana con los cuales iniciaron su accionar en el estado, había generado tanto rechazo y tenido tanta  resonancia como el de Wernher Jesús Cuba Castillo.

Tras pasarse una alcabala, Wernher vendió caro el que sería su arresto al protagonizar una impresionante huida de varios kilómetros hasta que el estallido de los cauchos traseros y un vehículo policial anteponiéndose a su ruta, hicieron que se detuviera en la calle 11 de la tercera etapa de la urbanización Monseñor Iturriza de Coro.

Enigmas de la calle 11

Versiones van y vienen. Algunas indican que Cuba Castillo se dio por vencido y bajó de la camioneta en la cual le daba la cola a Nataly, otra profesional del derecho que junto a un mecánico sobrevivieron y son testigos de un controversial suceso que se debate entre el enfrentamiento para efecto de las FAES y simulación de hecho punible para quienes, sin negar los antecedentes del abogado y piloto, opinan que lo ajusticiaron tras salir de la camioneta con las manos en alto y ubicarse frente a la pared blanca de la casa diagonal a la cual acontecieron los hechos.

La persecución terminó en la tercera etapa de la urbanización Monseñor Iturriza con la muerte, en circunstancias controversiales, del abogado Cuba Castillo. Infografía: ND

Con el perímetro tomado por los funcionarios, la llegada sigilosa de otro con algo envuelto en una trapo blanco que habitantes suponen el arma plantada, es hasta ahora un relato que se ha hecho viral pero que carece de nombre y apellido por razones más que obvias.

El arma, que según las FAES portaba el abogado, es una pistola Glock, modelo 19, calibre 9 milímetros, serial CBM609 en cuyo cargador quedaron siete balas marca Cavim.

Wernher Jesús Cuba Castillo estaba en la acera y de espaldas a la pared blanca cuando recibió dos disparos, uno en el tórax y otro en la región epigástrica, poco más abajo del esternón, trayectoria que ubican al tirador de frente.

La proximidad de un orificio y otro sugiere que aunque las FAES alegan enfrentamiento, los tiros que mataron a Wernher provinieron del arma de un mismo funcionario.

Testigos referenciales escucharon primero dos disparos y luego, otros más, incluso ráfagas. 

A Wernher lo recogieron de la acera, sacaron del lugar y declararon muerto apenas ingresó a la emergencia del Hospital Doctor Alfredo Van Grieken hacia la cual fue trasladado por los mismos funcionarios que esa misma noche hicieron circular la foto del occiso con la franela negra arrumada hacia el tórax, los ojos abiertos y rostro bañado en sangre, lo que le imprimió morbo al suceso y generó rechazo entre quienes identificaron al occiso como el hijo de un reconocido y muy querido médico y piloto de Coro.

Versión de la camioneta con 73 tiros, descartada

Esa misma noche surgieron versiones y circuló al menos un audio en aseguraban que los funcionarios usaron armas largas y las vaciaron contra la camioneta, especulándose de que presentaba hasta 73 orificios, lo que algunos pusieron en duda, pues de ser así, no habría sobrevivientes.

Esa versión de la camioneta como un colador quedó descartada tras una visualización externa de la Prado Merú.

Dentro de la Toyota no hubo ni un rastro de sangre y los únicos orificios correspondían a uno que entró por el vidrio trasero y salió por el parabrisas, y otro en la carrocería, lado derecho, dos cuartas arriba del guardafangos trasero, cerca de la etiqueta Merú.

A pesar de la camioneta presentar orificios producto del paso de proyectil por el vidrio trasero que salió por el parabrisas y otro en la carrocería del costado derecho, la muerte del abogado Wernher Cuba se produjo fuera de la camioneta, en la acera y frente a la pared blanca de una casa. Foto: Infografía Gerardo Morón

Respecto a la explosión de los cauchos, sobre todos los traseros que quedaron en la lona y concha, fue imposible para Nuevo Día apreciar si el estallido obedeció a disparos que en las barriadas próximas  y especialmente en la urbanización Monseñor Iturriza, aseguran haber escuchado o estallaron al pasar por superficies intrincadas. De lo que no hay duda es que la Merú rodó un buen trecho con los cauchos vacíos.

Detenidos en libertad, sin cargos

La abogada Nataly que algunos creían muerta, quedó en custodia de las FAES esa misma noche, también el mecánico, quienes pasaron la noche rindiendo declaraciones, hasta la tarde del sábado que los pusieron en libertad sin cargos, según fuentes extraoficiales.

La noche del viernes y también el sábado salieron a relucir los antecedentes de Wernher, uno de ellos que estaba solicitado desde agosto del 2017 por haberse fugado de la clínica Guadalupe a la que había sido trasladado para una cirugía de nariz.

La vida pasada de Wernher

Existen registros de esa fuga, consumada al instante en que el agente policial que lo cuidaba, salió a almorzar aquel miércoles.

Para entonces, Wernher estaba preso a raíz de que el 29 de septiembre del 2013 había sido arrestado en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía.

El Comando Nacional Antidrogas le incautó en su valija 10,630 kilogramos de cocaína líquida que pretendía llevar a un país europeo. 

La jueza Roraima Medina, del estado Vargas, revocó la privativa de libertad, sin embargo para el 2015, Wernher aparecía como detenido en la Comunidad Penitenciaria de Coro según expediente WP01-P-2013-002749  del Juzgado Tercero de Primera Instancia en Funciones de Juicio de Macuto, estado Vargas.

Abogados cuentan que a pesar de fugarse, Wernher se había puesto a derecho y saldado su deuda con la justicia, como algunos años antes que estuvo preso por el caso de ocultamiento de un revólver calibre 38 milímetros que el 13 de octubre del 2009 le incautó la GNB, de Dabajuro, en el maletero de un carro que cubría la ruta Maracaibo-Coro.

Las FAES reseñaron en actas que Wernher estaba solicitado por el caso de la fuga de la clínica; sin embargo, el joven abogado se mostraba abiertamente a la gente, en persona y por las redes.

«Fugado» pero mostrándose al público

Prueba de ello es que hace unas semanas y a través de su cuenta de Facebook, estuvo ofertando en 6.300 dólares la Toyota Merú blanca.

La venta no tuvo mayor receptividad salvo por un usuario que en su avatar colocaba una foto del logo del Cicpc y le comentaba que estaba interesado.

Por medio de otras fuentes se conoció que en el pasado reciente, unos funcionarios de un organismo que no identifican, estuvieron en una de las propiedades del abogado de la cual poco faltó para llevárselo detenido, desconociéndose bajo qué argumentos.

De ser cierto, el temor de Wernher era una reacción a flor de piel, pero quizá no se sepa con certeza porque eludió y desatendió al alto que le dieron los funcionarios de las FAES la noche del viernes 21 en la avenida Chema Saher.

Esa noche se convirtió en el muerto 44 de las FAES en el estado Falcón en 16 meses que iniciaron operaciones en la región.

Las FAES estrenaron sede propia en Coro el pasado mes de julio cuando su director nacional, afirmó que Falcón era un «estado estratégico». Foto: Gerardo Morón Sánchez

Así como en Cabimas, en Coro

El mismo viernes 21, pero en Cabimas, estado Zulia, dos comunicadores sociales comunitarios de Guacamaya TV, Andrés Eloy Zacarías y Víctor Torres, fueron asesinados por funcionarios de las FAES.

En Coro, en el seno del gremio de abogados consideran que debe investigarse el caso Wernher Jesús.

No obstante, pese a que las redes sociales arden y trascienden condenas al hecho, pocos han hecho pronunciamiento públicos, una de ellas la intelectual y directora del Ateneo de Coro, Olga Elena de Curiel, a través de su columna El Color de Mi Cristal. Calificaba de «horrendo crimen», acotando que en Venezuela el derecho a la vida es inviolable y por tanto no existe la pena de muerte .

El caso adquirió tanta connotación que el Fiscal General Tarek William Saab, designó a la Fiscalía 45 de Derechos Humanos para investigar a seis funcionarios contra quienes se libró orden de aprehensión por homicidio calificado con alevosía, uso indebido de arma orgánica, simulación de hecho punible, abuso de autoridad y violación de domicilio.

Reacciones en Falcón

A modo de recuento apuntó que «en los últimos tiempos han proliferado organismos de seguridad integrados por una masa de elementos declarados adoctrinados para exterminar al que lo conviene a los intereses creados. Estos instrumentos no entran en ninguna clasificación: son despojados de sentimientos y los convierten en cosas manipulables al servicio del escarnio y la muerte».

Al referirse a Wernher, opinó que «lo masacraron con una lluvia de disparos» y que sentenció: «estamos ante la presencia de una situación que pensábamos irrepetible: ¡Disparen primero y averigüen después!».

El abogado Miguel Delgado, en el exilio,también condenó la muerte de quien fuera su alumno y después colega, Wernher.

«Me causa indignación, es abominable, bochornoso, un daño incalculable a sus padres, hermanos, su círculo de amigos, a la sociedad entera que vive con más temor. Es desproporcionado todo lo que ese grupo FAES hizo con esos muchachos».

Las FAES debutaron el Falcón el 13 de abril del 2019 ultimando a cuatro en el municipio Carirubana. Foto: Edgar Gómez

44 muertos desde el 13 de abril del 2019

Desde el 13 de abril del 2019 que mataron a cuatro hombres en el municipio Carirubana en un supuesto enfrentamiento, hasta Wernher, suman 44 los muertos a manos de las FAES en el estado Falcón.

En Coro, municipio Miranda se registran 17, en Carirubana 13, Monseñor Iturriza y Acosta con 3 respectivamente, Píritu con 2, Zamora con 2, Cacique Manaure, Colina y Silva con uno respectivamente.

Durante el 2019 ultimaron a 34, de los cuales 13 fueron en Carirubana y 10 en Miranda, mientras que en lo que va de 2020 un total de 10, de los cuales 7 han sido en Coro (Miranda), 1 en Monseñor Iturriza, 1 en Cacique Manaure y 1 en Colina.

De los 44 occisos, 36 tenían 30 o menos años de edad (81,81%), de estos 4 eran menores de 20 años; seis tenían entre 32 y 39 años (13,63%) y dos eran mayores de 40 años: 42 y 44 respectivamente (4,54%).

En ninguno de los presunto enfrentamientos ha resultado herido algún funcionario de las FAES.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar