Opinión

Nadie entiende lo que es esta revolución

Fue la última visita del presidente Chávez a Falcón siendo Montilla Gobernador. Corría el mes agosto del 2008. El motivo de la visita presidencial era inaugurar la Ciudad Penitencia Santa Ana de Coro. Con modernas instalaciones era la primera en su tipo en el país. El presidente había llegado tarde en la noche y se hospedó en la residencia del gobernador.

Llegue con el equipo de apoyo antes de las 7 de la mañana y de inmediato me puse a la orden del Coronel Gamboa. Solo el edecán tenía acceso al área donde estaba el presidente. En una de las oportunidades que mi Coronel salió el gobernador le preguntó que cómo había amanecido el presidente, la respuesta fue tajante; de muy mal humor.

Pasadas las 9 de la mañana salió el comandante al patio donde el gobernador Montilla, la primera dama y candidata del PSUV a la gobernación Stella y su pequeña hija de 4 años Stellita lo estaban esperando.

Cuando Montilla vio los rasgos de la cara del presidente reafirmó lo que había dicho el edecán. El presidente se veía cansado, trasnochado, con sus rostro circunspecto y sus ojos más achinados de lo normal. Sin duda estaba molesto. Normalmente dentro del ritmo de trabajo desbocado que tenía el comandante dormía muy poco. No dormía más de cinco horas.

Saludó con cortesía a Montilla y Stella pero cuando vio a Stellita su rostro cambió y una amplia sonrisa le iluminó la cara. La cargo y se la llevó a la sombra de unos árboles donde estuvo unos 10 minutos conversando y mimando a la niña. Los niños eran su debilidad. Cuando regresó su cara era otra. El mal humor le había pasado. Montilla y Stella respiraron aliviados.

El presidente se puso al volante de la camioneta, el gobernador de copiloto y la candidata en el mueble trasero. Nada más al arrancar el presidente comenzó a hacer preguntas sobre la situación del estado y eventualmente le disparaba una a Stella sobre el sector productivo que era su preocupación en ese momento. Stella era su candidata para las elecciones de gobernadores de noviembre y a la postre se convertiría en la primera mujer gobernadora en la historia del estado.

Cuando la caravana presidencial pasó por la bomba Lara había una concentración de chavistas que con pancartas y banderas saludaban con emoción al presidente quien redujo la velocidad, bajo el vidrio de su ventana para saludar con su contagiosa sonrisa la concentración.

Epa Compadre cómo estás? Muchachas como va la lucha? se dejaba escuchaba en la voz del comandante. La emoción de los chavista al verlo se transformó en delirio y corrieron a saludarlo. De repente el presidente giro a la izquierda cuando vio la cauchera de la familia Torrez Flores.

A pesar de que habían pasado más de 12 años el presidente reconoció a esta familia quien fue una de las primeras que le había expresado su apoyo en Falcon y lo había acompañado después que salió de la cárcel en el año 1994.

Toda la familia estaba allí como esperándolo, como si supiera que Chavez iba a pasar, el viejo Marcial Torres ex guerrillero, la Sra Eremita y el resto de los muchachos. Los saludo con un cariño sincero, le abrazo, les pregunto por todos y sin expresarlo se sintió satisfecho al ver qué tenían el mismo local de reparación de caucho y la misma vivienda que cuando los conoció.

Mientras tanto la situación se estaba congestionando, la multitud que estaba cercana se arremolinó por todos los lados de la camioneta, gritando Chávez, Chávez, mientras buscaba tocarlo y algunos entregarle los famosos papelitos donde le planteaban su problemática. Casa Militar sin atropellar a nadie permitió que la camioneta arrancara poco a poco mientras muchos seguían corriendo atrás del vehículo.

Al llegar al Kilómetro 7 la caravana tomó la vía Falcon Zulia hasta el sector San Agustín. Tanto en el Kilómetro 7, como en Fundabarrio habían concentraciones de chavistas con la idea de saludarlo desde lejos. Esta vez bajo el vidrio, saludo pero no se detuvo. Al llegar a la altura de San Agustin la caravana toma la vía de acceso al centro penitenciario que tiene un terraplén de más de 2 metros de altura. En la camioneta que conduce Chávez el ambiente se ha hecho más amenos, sus tres ocupantes conversan aparentemente destendidos.

De repente el presidente hace un giro brusco a la derecha, la camioneta sale de la calzada baja aparatosamente el talud en unos 45 grados a punto de volcarse. El miedo se hace presa de todos. Casa Militar cree que el carro de Águila 1 se ha volcado. El gobernador Montilla y la primera dama Stella se agarran en sus asientos. La camioneta asombrosamente no se voltea, se estabiliza en el terreno enmontado, el conductor hace otro giro brusco a la derecha y entre huecos y promontorios de tierra avanza hacia una arbolada que está a unos 40 metros.

Toda esta peligrosa maniobra ocurre porque en un momento el presidente logra divisar entre los tupidos árboles los techos de zinc de unas viviendas. La camioneta entra a una área de frondosos cujíes donde se hay unas 12 casa humildes con techo de zinc. De ellas comienzan a salir sus moradores con cara de susto y asombro. Todo era un caos. Solo el presidente mantiene la serenidad, abre la puerta y se acerca a una de las casa. La gente a pesar del asombro lo reconoce inmediatamente, Chávez, Chávez se escucha de nuevo mientras cinco mujeres corren a abrazarlos.

Comienza el interrogatorio de Chávez, Cuantas familias viven aquí? Cuántos niños? Si van a la escuela? Cuantos ancianos? Cuantos desempleados? Si hay Concejo Comunal? Si le están llegando los programas sociales? etc. La gente asiente y responde. Luego le plantean sus problema y una de las señora dice que el más grave de todos es que no le llega agua por tubería.

El comandante llama al ministro del interior Rodriguez Chacín responsable de la construcción de la moderna Ciudad Penitenciaria y le pregunta, Cuanto costó hacer la cárcel? El ministro responde, 70 millones de euros mi comandante. Chávez explota, y reclama airadamente “Como es posible que su gobierno gaste 70 millones de euros y que unos venezolanos que viven cerca de la carcel tengas todas esas carencias, habitando ranchos, sin agua, sin vialidad y sin una unidad productiva”…

…”!Carajo! Cuando van a entender que no se trata simplemente de construir una obra sino de la inversión social, productiva y organizativa que debe haber en el Punto y Círculo”.

Instruye al ministro para que le levante toda la problemática del sector y que sin excusas le presente un proyecto al día siguiente. El comandante se despide de los vecinos, le pide disculpa por las falla que ha encontrado pero los deja llenos de alegría y esperanzas.

Se monta en la camioneta y logra subir nuevamente al terraplén en una maniobra arriesgada. Estaba enfurecido y lleno de tribulación dice: “Nadie entiende lo que es esta revolución”.

El gobernador y la primera dama no pueden ocultar su pena por ver al comandante tan decepcionado.

Finalmente llegan a la entrada de las instalaciones carcelarias donde lo esperan una comitiva encabezada por el Ministro de Cultura, el Viceministro de Régimen Penitenciario, el Director de la Ciudad Penitenciaria entre otros, que ni remotamente se imagina la calentura del presidente.

No saluda a nadie y cuando lo llevan al frente de una impresionante maqueta como de 4 metros cuadrados donde se apreciaba todos los edificios del complejo carcelario y sus alrededores, el comandante ante la perplejidad de los presentes con los puños cerrados le da un golpe muy fuerte al vidrio de la maqueta, que afortunadamente resistió el impacto, y vuelve a repetir entre la rabia y la tristeza “ Nadie entiende lo que es esta revolución”.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar