Deportes

Koeman ya piensa en la figura de ataque sin Messi

Sin embargo el simpatizante no concibe un Barcelona sin Messi y lo hizo saber apenas se conoció la noticia.


Recuperarse del shock que implica el deseo de Lionel Messi de marcharse de Barcelona demandará varias jornadas a los blaugranas.

El club se vio arrasado como por un maremoto con la demanda del crack rosarino, y también la ciudad quedó tambaleante y aturdida frente al sacudón.

Los ojos del planeta fútbol se concentran ahora en Cataluña, en el Camp Nou, en las oficinas del presidente José María Bartomeu, en la Ciudad Deportiva Joan Gampert, en la exclusiva y residencial zona de Castelldefels –donde habita la familia Messi–.

Todos son posibles escenarios para la resolución de un conflicto que amenaza con múltiples capítulos diarios.

Así como en la noche del martes algunos salieron a exponer el enojo contra quienes manejan la entidad catalana, el miércoles varios grupos de aficionados se congregaron en los alrededores del estadio para protestar por la gestión de los dirigentes y cruzaron las vallas, saltándose los controles de seguridad, al grito de “Bartomeu, dimisión”.

El acto de los indignados, que ingresaron por la puerta 14 del Camp Nou cuando un camión salía de las instalaciones, provocó la intervención de los Mossos d’Esquadra, que desalojaron a los manifestantes.

El cántico “Messi, quédate” fue un himno que expuso el descontento que impera entre los hinchas por el manejo de la crisis que lleva adelante la directiva y una muestra de incondicional apoyo al futbolista que les devolvió la alegría y acumuló trofeos en las vitrinas de la institución.

El crack retomará los entrenamientos el lunes, la primera jornada de trabajo bajo el mando de Ronald Koeman. Un día antes deberá asistir a la Ciudad Deportiva para realizarse los tests PCR de coronavirus. La presencia de Messi será una señal para no agitar más el conflicto, un movimiento para no abrir flancos legales en la disputa. La apertura de expedientes disciplinarios o la aplicación de sanciones, luego de que solicitara la baja de modo unilateral, es una situación que el futbolista, de 33 años de edad, prefiere evitar.

El silencio de Messi se replica en el presidente Bartomeu, que el miércoles participó en la firma del contrato de Francisco Trincão; el portugués fue fichado en enero, pero recién ahora se suma al plantel, procedente de Sporting, de Lisboa.

En la presentación, Trincão pidió la continuidad del astro y el secretario técnico Ramón Planes ofreció los primeros pensamientos acerca de la posición de Barcelona frente a la solicitud de Messi.

“Koeman, el presidente y yo pensamos en Leo Messi para el futuro del Barcelona. Construir otro ciclo ganador al lado del mejor jugador del mundo y de la historia”, dijo, aunque sus palabras sonaron más a deseo que realidad posible.

Un punto que dejó claro Planes fue el de la postura intransigente del club de no liberar sin costo a la estrella: “No contemplamos ninguna salida a nivel contractual.

Queremos que se quede. Se debe tener un gran respeto hacia él, es el mejor del mundo y de la historia. El futuro es positivo; hay que hablar con optimismo. Es un matrimonio que ha dado mucho, muchas alegrías, y hay que luchar para que siga adelante”, aseveró el directivo. En una situación incómoda, el secretario técnico expresó que no deseaba ventilar las negociaciones ni las charlas que pudiera haber entre las partes.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar