Internacionales

Bielorrusos protestan contra Lukashensko

Al menos 37 personas fueron detenidas al margen de esta manifestación.


Decenas de miles de bielorrusos volvieron a desafiar este domingo 6-S la represión del gobierno bielorruso para protestar contra la reelección de Alexander Lukashensko en las calles Minsk, donde las fuerzas del orden acordonaron el centro de la ciudad y los blindados protegían lugares estratégicos.

Según la organización de defensa de los derechos humanos Viasna, al menos 37 personas fueron detenidas al margen de esta manifestación.

Ante un presidente que descarta cualquier diálogo, los opositores volvieron a las calles de Minsk para protestar contra la elección presidencial del 9 de agosto, que consideran fraudulenta, y reclamar nuevas elecciones pese a la brutal represión de las manifestaciones que se han sucedido desde entonces.

Lukashenko, que denuncia un complot occidental desde el inicio de estas protestas, ha recurrido al apoyo de Moscú, que parece dispuesto a brindárselo, como lo demuestra la visita esta semana a Minsk del primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin. 

Esta semana estuvo marcada por la severa respuesta de las autoridades a las manifestaciones de estudiantes, con detenciones de éstos y de periodistas.

Desde el inicio del año escolar, el 1 de septiembre, los estudiantes se pusieron en huelga y llevaron a cabo varias acciones con los colores rojo y blanco de la oposición para denunciar el poder de Lukashenko, que dirige el país con mano de hierro desde hace 26 años. 

El sábado, unas 4.000 personas se manifestaron por las calles de Minsk y 91 fueron detenidas, según el ministerio del Interior de Bielorrusia. 

«Recordad que somos fuertes mientras estemos unidos», declaró en un breve mensaje de vídeo la líder de la oposición, Svetlana Tijanóvskaya, refugiada en Lituania y que se considera ganadora de las elecciones.

Fue tras su llamado, los bielorrusos se reúnen todos los domingos en Minsk para expresar su oposición a Lukashenko.

Estas manifestaciones históricas reunieron a más de 100.000 personas, un récord en la historia del país. 

El viernes, Tijanóvskaya pidió a la comunidad internacional sanciones contra el régimen de Lukashenko y el envío de una misión de la ONU para «documentar» las violaciones de derechos humanos, la represión de las manifestaciones que han dejado tres muertos y decenas de heridos, así como las denuncias de numerosos casos de tortura y malos tratos. 

Detenciones –

Este domingo, entre las decenas de detenidos se encontraban dos miembros del «Consejo de coordinación», cuyo objetivo es promover una transición pacífica del poder, Serguéi Dilevsky y Olga Kovalkova, arrestados a la entrada de la icónica fábrica de tractores de MTZ, en Minsk, según sus colegas, por haber organizado una huelga ilegal, según las autoridades. 

Además de su puesto en este «Consejo», Dilevsky es también presidente del Comité de huelga de la fábrica.

El también presidente del Comité de huelga de otra importante fábrica, la de producción de vehículos pesados MZKT, Alexander Lavrinovich, fue arrestado este domingo por la policía en momentos en que recogía firmas a favor de una nueva interrupción laboral, informaron a la AFP trabajadores de la planta.

El copresidente del Comité de huelga de Belaruskali, empresa productora de potasa, Bokun Anatoli, también fue detenido en esta jornada en Soligorsk, una ciudad industrial situada a unos 135 km al sur de Minsk. 

Apoyo de Rusia –

Lukashenko, de 66 años, se mantiene firme y aparece regularmente con un fusil automático en la mano para denunciar a las «ratas» que se manifiestan en su contra, mientras pide ayuda a Rusia. 

Moscú, que ha denunciado la injerencia occidental desde el inicio de la crisis, intensificó su apoyo con la visita a Minsk el jueves de Mijaíl Mishustin.

El primer ministro ruso no hizo grandes declaraciones pero su viaje fue el primero de este nivel desde el inicio de la crisis. 

Vladimir Putin ya prometió enviar fuerzas rusas a Bielorrusia si las protestas se intensifican y está prevista una reunión con Lukashenko «en las próximas dos semanas», según el jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov. 

Lukashenko también parece dispuesto a hacer cualquier cosa para complacer a su vecino ruso, del que fue un aliado durante años, a veces turbulento.

Durante su reunión con Mishustin, dijo que sus servicios habían interceptado una comunicación entre Berlín y Varsovia que demostraba que el envenenamiento del oponente ruso Alexéi Navalni, hospitalizado en Berlín, era una «falsificación» occidental para disuadir a Moscú de intervenir en Bielorrusia. 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar