Emprendimiento

Jesmambeg, el arte de cocinar en familia

El negocio ya está registrado legalmente porque tenían la meta de iniciarlo en la Sierra falconiana, pero la cuarentena les dio pie para comenzar en Punto Fijo.


La familia Medina, invirtió el tiempo de la cuarentena en un negocio que tenían en mente hace mucho y no habían podido iniciar por falta de tiempo. Con la suma de los nombres de tres mujeres de la familia de tres generaciones distintas lo llamaron Jesmambeg, dedicado a la comida casera, lista para llevar y con opciones para compartir y en las tres comidas.

La cabeza del emprendimiento que inició hace dos meses, es el patriarca Jesús Medina, quien además de ser Abogado y Profesor, comparte su pasión por la cocina con su hija Begglysmar. Junto a su hijo menor Jesús y Nicole Oberto estudiaron los menús y crearon la carta para todos los gustos, con productos frescos y comida preparada en la casa.

Contaron que un día reunidos, quisieron cocinar en familia y ofrecer desayunos, almuerzos y cenas. El negocio ya está registrado legalmente porque tenían una meta de iniciarlo en la Sierra Falconiana, pero la cuarentena les dio pie para iniciar en Punto Fijo. El menú es bastante variado y todo es preparado por la familia.

Ofecen desde las famosas empanadas, tequeños, hamburguesas, perros calientes, arroz chino y chicharrón. “Los que han probado nuestra comida se vuelven adictos”, dijo entre risas la joven Begglysmar, quien compartirá el tiempo libre de la universidad para dedicarlo al emprendimiento.

Como familia han ido probando con cada producto, mejorando la publicidad y las presentaciones para lleva r a los clientes lo mejor cada día. También, en estos tiempos donde hay problemas con el abastecimiento de la gasolina, se turnan y hacen las colas para poder ofrecer el delivery.

“Sin duda este emprendimiento, me ayudó a compartir mucho más con mis hijos. Soy el cheff, pero escucho sus opiniones, probamos y mejoramos, ponemos opciones que todos estemos de acuerdo, sin duda ha sido una bonita experiencia que nos ha unido como familia”, dijo el profesor Jesús Medina.

Como familia tienen una gran meta y es poder tener un lugar al que las personas puedan ir y disfrutar de los platillos que preparan. “Esperamos que pase la pandemia y podamos tener un lugar para que nuestros clientes disfruten de una buena comida, que elijan nuestro restaurante para desayunar, almorzar o cenar. Nos vemos con esa meta y trabajaremos para hacerla realidad”, dijo Beggysmar.

Pese a que el negocio se desarrolla en su casa, en calle Girardot entre Panamá y Perú del Centro de Punto Fijo, han tenido muchos clientes, muchos de ellos llegaron para quedarse y ya han probado y han repetido la carta.

“Es como todo, hay días buenos y días no tan buenos, pero así vamos, creciendo. Creo que el trabajo en equipo siempre rinde buenos frutos y en ello estamos trabajando, además jamás pensamos que el crecimiento sería tan rápido como ha sido”, expresó la joven Beggysmar.

Contactos: @Jesmambeg.pf y 0414-960-6308

Fotos: Edgar Gómez

Etiquetas
Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar