Opinión

Uno de los fundadores| William Lara

Hoy 10 de septiembre se cumplen exactamente diez años de la partida física del inolvidable William Lara.


Ese día cerca de las 9 de la noche nos encontrábamos en una de las canchas techadas el Parque Metropolitano realizando una reunión con la maquinaria de la parroquia Punto Fijo para las elecciones parlamentarias del 26 de ese mismo mes.

Estoy interviniendo cuando mi compadre Sabas Medina se acerca y me interrumpe para darme la trágica noticia de que el gobernador del estado Guárico, William Lara, había tenido un accidente automovilístico a volcar su vehículo en uno de los puente cerca de San Juan de Los Morros cayendo en las turbulentas y crecidas aguas del rio Uverito.

Suspendimos la reunión y de inmediato llame a Stella que como gobernadora tenía una excelente relación con el gobernador Lara.

Stella muy conmovida me dio los detalles que sabía del accidente. Los rescatistas buscan su cuerpo pero aún había esperanzas de encontrarlo vivo. No se porque pero tuve en ese momento la certeza de que estaba muerto.

En términos personales para mi era muy dura la muerte de William por cuanto nos profesábamos una sincera amistad más allá de la relación política.

Lo conocí en junio de 1998 en el marco de una asamblea de dirigentes del MVR en el Hotel Península. Su personalidad inconmovible de hablar fuerte pero con impecable dicción, su discurso cuidadosamente estructurado y su disciplina y exigencia en el trabajo político me impresionó de forma positiva.

Por otra parte no era William hombre de sonrisas frecuentes y abrazos emotivos. Más bien era antipático en el trato. Claro cuando te ganabas su confianza en la intimidad era otra cosa, jocoso y echador de bromas, aunque para ser sincero con muy poca gracia.

Cuando su esposa Gisela me confesó, en el momento en que le di el pésame junto al féretro en la sede del CLEG, que William tenía en mí a uno de sus afectos más cercanos me conmoví profundamente.

Nuestra relación política comenzó a hacerse cercana en el año 1999 durante la ANC donde William como Constituyente y Presidente de la Comisión de Régimen Político y Poder Electoral tuvo una descollarte actuación.

El Dr Germán Escarra afirmó en una de sus intervenciones que William Lara había resultado una de las revelaciones más sobresalientes de la ANC por la calidad de sus discursos, lo acertado de sus propuestas y su capacidad intelectual. En verdad daba gusto ver la vehemencia con la que defendía sus planteamientos.

William Lara fue un consecuente amigo de nuestro estado. Los dirigentes regionales y municipales saben que en su carácter de Director Nacional de Organizacion vino muchas veces a Falcon, recorrió los municipios y nos ayudó en la construcción de lo que fue el MVR y el PSUV en la región. Así mismo fue un aliado incondicional de mi gestión como gobernador articulando con los entes nacionales para ayudarme conseguir recursos.

Hubo dos hechos muy importantes de William Lara que hoy deseó reseñar. El primero fue que se constituyó un factor fundamental en la decisión de mi inesperada candidatura para gobernador en el año 2000.

Cuando se produce la deserción de Yoel Acosta Chirinos del chavismo y nos quedamos sin candidato para enfrentar a Curiel, la DN envía una comisión integrada por Nicolás Maduro, William Lara y Juan Barreto para evaluar el caso Falcon.

En el Hotel Miranda Cumberland de Coro organizaron una reunión con todas las direcciones municipales y la dirección regional. Después de reunirse por separado con los equipos municipales la Comisión Nacional se reunió con la Dirección Regional.

Me tocó sentarme al lado de William mientras Nicolás dirigía la reunión. Al ratico William me pasa una servilleta doblada donde decía textualmente “Si te ponemos de primero en la lista a diputado a la AN tú eres capaz de ser nuestro candidato a gobernador?”.

A pesar de la sorpresa y el susto le escribí “De bolas que si”. Luego escribió de nuevo en la servilleta “No digas nada a nadie”, respondí: “OK” y le pase la servilleta.

A los dos dias William como a las 5 de la tarde me llama y me dice: “Vente de inmediato con Rafael Pineda a Barquisimeto”. Pasada las 11 de la noche en una arepera cerca del Obelisco Nicolás Maduro y William Lara nos informaron que el presidente Chávez había aprobado la propuesta de mi candidatura a la gobernación.

De allí en adelante se asumió como una suerte mentor y la relación se tornó política y amistosa.

El otro hecho donde me vi involucrado con William que después de muchos años voy a contar por primera vez tiene que ver con su reelección como Director Nacional de Organización.

En el año 2003 la Convención Nacional del MVR designó por votación de los delegados a la nueva Dirección Nacional. Éramos 100 integrantes, 70 principales y 30 suplentes. Aunque no estuve presente en la convención por estar en el exterior alguien me postulo y resulte el 38 más votado.

La primera reunión de la nueva DN entre otras cosas tenía la responsabilidad de escoger al nuevo Comando Táctico Nacional(CTN). William Lara era el Director Nacional de Organización y aspiraba ser reelecto. Sin embargo, en los acuerdos previos y con el visto bueno del comandante Chávez se había elaborado una propuesta donde Adán Chávez estaba como Director de Organización y William Lara como Director de Política Electoral.

Cuando comienza la asamblea para elegir al CTN se establece que cada cargo se somete a consideración de la plenaria y los que tengan consenso quedan aprobados.

Solamente se sometería un cargo a votación directa y secreta en el caso de que hubiese más de un postulado. El primer cargo sometido a consideración fue el de Coordinador General Nacional para el cual fue postulado Fransisco Ameliach quien fue aprobado casi por unanimidad exceptuando mi voto salvado.

El voto salvado lo argumenté con la opinión de que los principales cargos operativos necesitaban dirigentes dedicados a tiempo completo y Ameliach era en ese momento presidente de la AN. Todo el mundo me miro raro.

En el ínterin William quien ya sabía que Adán era el propuesto para la coordinación de organización nacional, se acera a mi y me dice que cuando postulen a Adán yo lo postule a él también para organización. No me animo mucho la idea porque en pelea de burros los pollinos salen perdiendo pero por la amistad con William le dije que lo haría.

Efectivamente, luego que Nicolás propuso a Adán Chávez como coordinador de Organización Nacional esgrimiendo todas sus cualidades políticas para el cargo yo pedí de nuevo la palabra ante el asombro generalizado para proponer a William Lara como Coordinador Nacional de Organización resaltando sus condiciones y enfatizando que si bien Adán tenía todos los méritos para el cargo no podía dedicarse a tiempo completo por estar desempeñándose nada más ni nada menos como Ministro de la Secretaria de la Presidencia.

Como habían dos candidatos se procedió a la elección por votación secreta resultando William vencedor y ratificado en su cargo por un voto de diferencia. Adán fue electo después como Director Nacional de Política Electoral.

Por cierto Adán nunca guardo ningún resentimiento hacia mí por este hecho y hemos mantenido a través de los años una relación estrecha, en cambio con Ameliach hubo de pasar varios años para lograr una reconciliación.

Al año siguiente cuando mis adversarios desataron una campaña contra mi reelección basada en mi supuesto reconocimiento a Carmona, William fue el dirigente nacional que desenmascaró esa patraña y abogó por mi reelección.

Como miembros del CTN siempre hicimos llave. Cuando las reuniones se comenzaron a hacer en Los Teques en el Palacio de Gobierno del estado Miranda siendo Diosdado Gobernador, todos los lunes nos íbamos juntos desde Caracas. William tenía la costumbre de manejar el mismo su carro y la manía de correr como loco.

Cuándo subíamos por la Panamericana prácticamente volando por esas curvas yo me asustaba y le reclamaba su impudencia a lo que me respondía “No te asustes chico” y se reía con ganas disfrutando mi temor.

Esa absurda imprudencia en un hombre tan inteligente y meticuloso, que ya había sido avisado con dos aparatosos accidentes previos donde no se sabe cómo salió ileso, lo llevó a la muerte con solo 51 años.

Como lo dijo el Comandante Eterno en su velorio: “William será recordado como uno de los fundadores de la República Bolivariana de Venezuela”
Hoy a 10 años de su muerte sigo como muchas otras y otros valorando sus lealtad a toda prueba cómo quedó demostrado en el golpe de abril y sus extraordinarios aportes a la revolución bolivariana.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar