Especiales

Hay que ir a la raíz y dejar de ver el suicidio como algo aislado

Para la psiquiatra América Cuenca, al hablar de suicidios, necesario es hablar de cifras para que quienes tengan ideas suicidas, sepan que no están solas.


Cuando la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio y la Organización Mundial de la Salud (OMS) fijaron el 10 de septiembre del 2003 como el inicio de una campaña anual para evaluar y poner en agenda pública el tema del suicidio, lo hicieron pensando en ayudar a preservar la vida de quienes son afectados por este problema de salud pública que ha venido incrementándose alrededor del mundo.

Según la Organización Panamericana de la Salud, más de 800.000 personas se suicidan al año, lo que en promedio es una cada 40 segundos, siendo la segunda causa de muerte entre personas de 15 y 29 años de edad.

Por cada suicidio consumado se estima que hubo 20 personas que intentaron cometerlo, lo que hace del asunto un tema complejo. En Venezuela la tasa de suicidios es de 8,1 por cada 100 mil habitantes.

“Yendo al origen del problema se pueden evitar muchas muertes”, dice Cuenca. FOTO: CORTESÍA

Se entiende por suicidio el acto mediante el cual una persona se quita la vida utilizando el método más efectivo a su alcance y asegurándose que nadie interfiera, acción que la persona puede llegar a hacer de manera premeditada o bajo impulso repentino sea por factores internos o externos.

Su incremento en las últimas décadas llevó a la OMS a declarar el suicidio como un problema de salud pública, necesario por tanto estudiarlo no solo en el contexto de las instituciones sanitarias, sino también culturales, sociales, deportivas, religiosas y comunicacional.

Números que hacen ver realidades

Para la psiquiatra falconiana América Cuenca, a la hora de hablar de suicidios  necesario es hablar de cifras ya que estas hace que las personas con ideas suicidas, sepan que no están solas, que es un problema de salud pública, que deben buscar ayuda especializada, de la familia, la sociedad y todo un equipo multidisciplinario.

“Hay una especie de tabú, nadie quiere hablar del tema, la gente tiene miedo, pero es necesario hablar del tema, que las personas con ideas suicidas sepan que no están solas, que existen estudios, así como enfermedades y factores de riesgo, pero sobre todo que hay formas de prevenirlo”, aconsejó.

Aquella expresión respecto a que, quien intenta por una vez lo vuelve a intentar, está comprobado. Precisa Cuenca que la ideación suicida en promedio de la población está entre 2% y 15%, lo que es igual decir que de cada 100 personas, de 2 a 15 en algún momento de la vida tiene ideas suicida.

“Un reciente estudio de salud mental de Colombia concluye que la prevalencia fue de 4,9% en los últimos 12 meses y que la ideación suicida tiene una prevalencia de 12,3% y el plan suicida de 4,1%”, detalló.

Refiere que otro estudio realizado en Latinoamérica determinó que el intento y plan suicida tiene mayor prevalencia en mujeres que hombres; sin embargo; el hombre, aunque su prevalencia es mejor, cuando tiene ideación, lo consuman, es decir, logra quitarse la vida. La mayor prevalencia está en grupos con edades comprendidas entre 30 y45 años.

Afirma Cuenca que existen variaciones oficiales en cuanto a tasas de mortalidad. En países occidentales oscilan entre 3 y 40 suicidios por cada 100 mil habitantes en un año.

En Latinoamérica donde se han hecho estudios, entre ellos de la Organización Panamericana de la Salud, se ha encontrado en estudios en los últimos cinco años, la tasa más alta de suicidios la tiene Argentina con 8,7 por cada 100 mil habitantes, le sigue Chile casi igual, Venezuela con 8,1 por cada 100 mil, Ecuador de 7,2, México 5,1…

La tasa más alta se presenta en personas mayores de 60 años y se incrementan con la edad. No obstante, hay informes de la OMS recientes, que muestran altas tasas de intentos y consumados en personas menores de 30 años, una prevalencia mayor en quienes superan los 15 años la cual se calcula entre 3 a 5%. Pero el mayor número de intentos es entre quienes 15 y 34 años.

Es necesario hablar de ello y difundir informaciones sobre este problema de salud pública y social con el fin de sensibilizar al conjunto de la sociedad y prevenirlo.

Factores de prevención

Los factores de prevención menciona el recibir atención en salud mental efectiva, las relaciones positivas familiares, con compañeros y dentro de la comunidad, la habilidad y competencia para solucionar problemas, el tratamiento eficaz de los trastornos mentales y el control medioambiental de los factores de riesgo.

Cuenca agrega que la detención temprana de la ideación suicida y búsqueda de ayuda es un paso significativo que, sumado al apoyo familiar, ayudarán a evitar el suicidio en las personas propensas entre las más comunes aquellas con enfermedades crónicas, enfermedades mentales, con familias disfuncionales, desempleadas, aquellas con dependencias a sustancias, al alcohol, las que se ven sin posibilidades de triunfar, con determinados trastornos o que en algún momento de desesperación tengan un arrebato.

Para América Cuenca es fundamental abocarse a los factores preventivos, realizar el mayor número posible de campañas y tratar de ver al suicidio como algo aislado.

“Yendo al origen del problema se pueden evitar muchas muertes, pero en esto se hace necesario el apoyo multidisciplinario, el apoyo social y familiar, sobre todo para aquellas personas con enfermedades crónicas, para que no se dejen llevar por las ideas suicidas que los puede matar mucho más rápido que la misma enfermedad de base”.

Familia juega papel importante

Sobre si efectivamente se puede prevenir el suicidio, Cuenca considera que sí, aunque esto dependerá de la conducta de las persona, de sus familiares, incluso del entorno en el que se desenvuelve. “Hay que proveerle al paciente o la persona de factores protectores, entre ellos el religioso, el entorno familiar, la estabilidad, el trabajo, el estar ocupado, la compañía, tener a alguien en quien confiar; compartir es un factor protector”.

Cuando se trata de buscar ayuda especializada, hay que trascender más allá y ser posible referir los casos a psiquiatría, considerando que en este campo los especialistas pueden, mediante una autopsia psicológica investigar de manera retrospectiva cuáles son las características de la personalidad, las condiciones de vida que tuvo la persona y determinar cómo llegó a la ideación suicida, que no se debe pasar por alto.

“Se estima que el 15% de las interconsultas psiquiátricas en urgencias relacionadas con pacientes que presentan intentos de suicidios, gestos suicidas o ideación suicida”, detalló.

Según América Cuenca, los suicidas ven la muerte como un instrumento para obtener cambios, en tanto epidemiológicamente hablando, el suicidio hasta hace poco, ha sido visto como un tema tabú, donde lo recurrente era esconder la información por diferentes causas, en el caso de las familias por los prejuicios sociales o el temor a ser juzgados internamente.

No obstante, en la actualidad se está tratando seriamente como un tema de salud pública debido a que representa una de las primeras causas de muerte en el mundo y de acuerdo a estudios de prevalencia, parte de la población afectada es todavía social y económicamente activa, lo que nos llama a tomar conciencia”.

Al detallar los factores psiquiátricos, todos tienen una condición social que los rodea, excepto los de causas por enfermedades. Entre los factores está la dependencia y abuso de sustancias cuyo porcentaje está entre 5 y 25%, y ansiedad y depresivo que está entre 15 a 20%.

Agrega que estas enfermedades psiquiátricas han registrado un repunte no solo por la pandemia, sino por toda la descomposición social y disfunción familiar, y todos estos factores que afectan a la población mundial, los cuales conllevan a enfermedades depresivas.

Trastornos de ansiedad y enfermedades de abuso de sustancias. depresión, trastornos y dependencia las tres principales enfermedades psiquiátricas  que están involucradas en pacientes que han cometido suicidios.

Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar