FalcónGenerales

Arzobispo de Coro ordenó nuevo diácono

La ceremonia de ordenación fue llevada a cabo siguiendo las medidas sanitarias y de bioseguridad.


Este sábado 12 de septiembre tuvo lugar en la parroquia de San Antonio de Padua de Urumaco, en la Arquidiócesis de Coro, la ordenación diaconal de Julio Alejandro Alvarado Morillo, por imposición de manos y oración consecratoria del Excmo. Mons. Mariano José Parra Sandoval, arzobispo de Coro.

“El Señor hoy te pide que sirvas con amor y alegría, tanto al mismo Dios, como a los hombres. Hoy, eres reconocido como discípulo de aquel que no vino a ser servido, sino a servir, pero es importante que, siembres en tu corazón ese deseo de ser santo, porque solo así, podrás ser fiel a la misión para la cual has sido llamado: ser servidor de la palabra, anunciando la Buena Noticia en un mundo tan necesitado de ella, servidor del altar y
servidor de la caridad”.

Así fueron las palabras que le dirigió Mons. Parra Sandoval en su
homilía al recién ordenado diácono, Julio Alejandro.

La ceremonia de ordenación fue llevada a cabo siguiendo las medidas sanitarias y de bioseguridad sugeridas por los organismos de salud, contó con la asistencia de los sacerdotes de la Zona San Antonio, en representación del clero de la Arquidiócesis de Coro, acompañados de un grupo de fieles de la comunidad de Urumaco, junto a su párroco, el Pbro. Wilmen Mora.

En las palabras de agradecimiento, Julio Alejandro recordó la importancia de los párrocos en su formación como lo fue el P. Roberto Morales y Mons. Jesús Hernández, su profesor, amigo y compañero de camino, ambos de la Arquidiócesis de Maracaibo.

“Ser Diácono, significa ser un “servidor”, ser un amigo, hermano de todo el pueblo de Dios, como lo diría San Pablo, desgastándome por el Evangelio. Hoy puedo decir que vale la pena entregar la vida por la causa de Cristo. El Señor necesita de hombres y mujeres valientes que den ese sí generoso y se entreguen a su servicio con amor, con sencillez con humildad. Nuestras comunidades nos necesitan”, manifestó el ahora Diácono.

El diaconado transitorio, como lo es en este caso, es un tiempo de aprendizaje y preparación antes de la ordenación sacerdotal.

Los diáconos en la Iglesia bautizan solemnemente, distribuyen la Eucaristía, asisten y bendicen los matrimonios, llevan el viático a los moribundos, leen la Sagrada Escritura y la explican a los fieles, presiden el culto y la oración de la Iglesia, administran los sacramentales y presiden los funerales.

Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar