Falcón

Encuentran en Pedregal sendos bastones líticos

El profesor de antropología de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM), Camilo Morón, precisa que hallazgo se dio en junio del 2020.


Los bastones de mando constituyen elementos importantes entre las culturas indígenas y por ello, el hallazgo de dos en Pedregal, tiene entusiasmados a los pobladores y a investigadores que se saben ante sendos bastones líticos ceremoniales, piezas cuyo origen se estima de 3.000 años antes de Cristo y 1.600 años después de este, según el Neoindio, el último periodo prehistórico antes del comienzo de la historia documentada en el continente americano.

El profesor de antropología de la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM), Camilo Morón, precisa que hallazgo se dio en junio del 2020. Douglas Rodríguez y Leonel Rodríguez se encargaron de guiar a los antropólogos al sitio en el que permanecieron el sábado 6 y domingo 7 cumpliendo las formalidades como fueron el registro fotográfico y trabajo de prospección de superficie.

Un torrencial aguacero dejó al descubierto los bastones cuyo hallazgo lo hicieron pobladores que, allende al río, preparaban el terreno para la siembra.

“Se trata de dos bastones líticos ceremoniales, muy escasos en la arqueología venezolana y que suelen interpretarse como símbolos de autoridad y poder”, explicó Morón al dar la primicia del hallazgo a Nuevo Día.

En el sitio también se encontraron otros elementos asociados al sitio arqueológico como piezas de moler y un taller de lítica de tipología Paleoindia ya establecidas con anterioridad por José María Cruxent e Irving Rouse, piezas consistentes con la arqueología falconiana.

Lo que se traduce de cada bastón

En lo que respecta a los bastones de mando líticos, asegura que hay pocas en el estado Falcón, algunas en la Colección del Centro de Investigaciones Antropológica y otras en colecciones privadas, que a su juicio deberían estar en custodia de instituciones del Estado toda vez que, según la legislación venezolano, estas forman parte del patrimonio cultural de la nación.

Respecto a una de las piezas, es la representación de una yuca. Describe Morón que en uno de los extremos se talló un rostro con atributos humanos y zoológicos.

«Lo hemos relacionado con Yocahú, señor de la yuca. Es una roca hidroscópica que, al absorber la humedad cambia su coloración y adquiere el color de la yuca cuando es desenterrada. Posiblemente represente a ese dios que es el principio masculino del universo, relacionado con la constelación de Orión”.  

Asociado a la diosa Atabey 

Sobre la segunda pieza, refiere que sus atributos claramente fálicos, consideran a la diosa Atabey o Atabeyra, madre de la fertilidad y el nacimiento.

“Vemos una nariguera en el rostro, un símbolo relacionado con las figuras de poder, y el tocado, que es una especie de peinado, lo conforman dos ancas de rana las que hemos visto representadas en el arte rupestre, también en la cerámica arqueológica del estilo dabajuroide. Y entre las ancas, vemos una pequeña depresión  que interpretamos con un huevo, porque ella está aovando, poniendo”, explica.

Agrega que en el ápice del bastón, se observa otra depresión, que está relacionada con un rasgo anatómico de los dioses amazónicos tal como se ve representado en la mitología sobreviviente.

“Los dioses amazónicos tienen la boca o una boca en la cabeza y son como representaciones del pene. Al mismo tiempo vemos que el prepucio se ha plegado porque es un pene erecto; y vemos una conjunción de elementos masculinos como femeninos en esta pieza, que es extraordinaria e importante dada lo infrecuente que resulta el hallazgo”, destaca el profesor de antropología.

Camilo Morón dice que, con relación  a la antigüedad de estas piezas, no tienen un análisis absoluto por cuanto eso requiere de laboratorio, estudios a veces destructivos y costosos. No obstante, al apuntar otros rasgos, asegura que están asociadas o relacionadas con sociedades complejas, agrícolas y agroalfareras.

“Se trata de dos bastones líticos ceremoniales, muy escasos en la arqueología venezolana», afirma Camilo Morón. Foto: Carlos García

Antigüedad estimada

“Sabemos que corresponde al periodo Neoindio y este periodo, según José María Cruxent e Irving Rouse, corresponde al 3.000 antes de Cristo hasta el 1.600 después de Cristo. Ese es el periodo al cual pudiéramos hacer corresponder esta pieza tanto por sus rasgos estilísticos, como por la sociedad que la produjo”, explicó.

Por los momentos ambas piezas están bajo custodia y resguardo de los antropólogos en tanto avanzan las investigaciones, documentación y trabajo etnográfico, pero llegará el momento en que, dadas las condiciones, estos bastones líticos ceremoniales queden en custodia en los laboratorios de la Unefm y regresen a Pedregal para ser expuestas en un museo comunitario.

Los dos bastones fueron hallados a principios de junio en Pedregal, municipio Democracia. Foto: Carlos García
Etiquetas
Mostrar más

Gerardo Morón Sánchez

Periodista falconiano, a cargo de la fuente de sucesos, policial y judicial, también información general. Becario de la FNPI e Integrante de la Red Iberoamericana de Periodistas. Diario Nuevo Día "Periodismo que Integra".

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar