Opinión

La lomita del José Pérez colmenares

El infield era un plano absoluto, el montículo reglamentario no aparecía en su sitio.


Un estadio que tiene su historia es el de los Tigres de Aragua en Maracay, Venezuela, lo terminaron de construir en 1965 y para la inauguración llevaron a la capital aragüeña una selección del beisbol aficionado estadounidense, a fin de enfrentarla en una serie de tres juegos al mejor equipo no profesional de Venezuela.

El día anterior al primer juego, los organizadores decidieron invitar a un grupo de periodistas a ver el nuevo Parque, los llevaron por las tribunas mientras explicaban las maravillas de la nueva casa, entre los periodistas estaba Herman “Chiquitín” Ettedgui estudioso de las reglas del beisbol, observador y crítico sublime. El lanzó de pronto una pregunta que dejó a todo el grupo inmóvil:

“¡Óiganme, ¿y dónde está la lomita de lanzar!

El infield era un plano absoluto, el montículo reglamentario no aparecía en su sitio. El constructor del estadio, un italiano que con orgullo había explicado las virtudes de su obra, estaba sorprendido y replicó con otra pregunta, mientras movía las manos cerradas a manera de cartuchos.

“Maaaa… ¿Qué lomita? Hubo que explicarle al orgulloso constructor de Italia, como era necesario para el beisbol una lomita en el medio del campo, afortunadamente, alguien consiguió un libro de reglas y la lomita fue preparada en una noche, porque al día siguiente era la inauguración y sobre ese montículo aparecería Andrés Quintero quien era el máximo lanzador aficionado en Venezuela.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar