Internacionales

Fuego intenso | Azerbaiyán y Armenia rechazaron el diálogo

El Consejo de Seguridad de la ONU pidió el «alto al fuego», Moscú instó a reducir la escalada y París rechazó los «mensajes bélicos» de Turquía


Ereván y Bakú descartaron el retorno al diálogo en medio de ataques mutuos y de acusaciones a Ankara de intervenir en el conflicto por el dominio de Nagorno Karabaj.

Con ataques intensificandose en el enclave de Nagorno (Alto) Karabaj, así como en la línea fronteriza que de separa Armenia y Azerbaiyán que han dejado ya decenas de civiles muertos y causado cerca de 90 bajas militares, los líderes de ambos países no muestran signos de regresar a la vía del diálogo. 

El presidente azerí, Ilham Aliyev, descartó rotundamente en declaraciones a la televisión estatal rusa cualquier posibilidad de reanudar conversaciones con el vecino país.

Por su parte, el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian, aseguró al mismo medio de comunicación que no podrían entablar un diálogo mientras los combates continúen. 

Desde el inicio el pasado domingo de los ataques mutuos en la región de Nagorno Karabaj, en disputa entre ambas naciones desde finales de los años ochenta, las ofensivas han ido escalando.

El martes ambos países se acusaron mutuamente de haber realizado ataques directos a sus territorios.

El Consejo de Seguridad de la ONU insta a un cese al fuego inmediato

Tras una reunión de emergencia a puerta cerrada del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el máximo órgano de la ONU difundió el martes un comunicado en el que expresó «su preocupación sobre los informes sobre acciones militares a gran escala» en la zona de conflicto de Nagorno Karabaj. 

Asimismo, los 15 integrantes del Consejo de Seguridad lamentaron «la pérdida de vidas y el precio que paga la población civil» y mostraron su apoyo a la llamada del secretario general de la ONU, António Guterres, a un alto el fuego inmediato, a la desescalada de las tensiones y a retomar «negociaciones significativas sin demora».

Los 15 miembros del Consejo de Seguridad también expresaron su «respaldo absoluto» al Grupo de Minsk, formado por Rusia, Francia y Estados Unidos, para el arreglo del conflicto de Nagorno Karabaj y solicitaron a las partes implicadas la «reanudación urgente del diálogo sin condiciones previas».

«Hay bajas tanto entre militares como entre civiles»

Nagorno Karabaj es una región separatista dentro de Azerbaiyán, pero dirigida por miembros de la etnia armenia y respaldada por Bakú.

El enclave se autoproclamó independiente de Azerbaiyán, lo que inició una guerra en la década de los años noventa.

Desde entonces ningún país, ni siquiera Armenia, reconoce su independencia.

Hay bajas tanto entre militares como entre civiles. Decenas de muertos y cientos de heridos.

Aseguró Pashinian.

Armenia informó este miércoles que tres civiles más murieron en Martakert, una ciudad situada en Nagorno Karabaj, como resultado de un ataque azerí, según informó la agencia de noticias Armenpress.

Por su parte, Azerbaiyán informó que hasta ahora 12 civiles azeríes han muerto y 35 fueron heridos en ataques armenios.

La parte azerí no ha revelado las bajas militares, mientras Nagorno Karabaj ha informado de la pérdida de al menos 84 combatientes.

En medio de los ataques, la mayor escalada desde 1994, aumenta la preocupación por una posible dimensión internacional del conflicto.

Una intervención de Turquía, protector de Azerbaiyán, y de Rusia, aliado de Armenia, podría llevar al conflicto a una dimensión mayor y traer más desestabilización a la región del Cáucaso. 

Acusaciones a Turquía de derribar un avión armenio

Las tensiones aumentaron el martes, cuando Armenia aseguró que un avión de combate Turco F-16 había derribado uno de sus aviones de combate sobre el espacio aéreo de Armenia, en una presunta operación en conjunto con las tropas azeríes en la que el piloto armenio murió.

Pashinian instó a la comunidad internacional a condenar «la agresión de Azerbaiyán y las acciones de Turquía y exigir que Turquía salga de esta región. (…) La presencia de Turquía traerá una mayor escalada y expansión de la escalada del conflicto», aseguró el líder armenio.

Por su parte, Ankara calificó de «absolutamente falsa» la acusación de Ereván y Azerbaiyán negó la colaboración turca.

Turquía no es parte del conflicto, de ninguna manera participa en él y no hay necesidad de esto.

Dijo el presidente de azerí. «Somos capaces de castigar al agresor nosotros mismos», añadió.

Rusia insta a reducir la escalada y Francia rechaza «mensajes bélicos» de Turquía

Una guerra podría involucrar no solo a Turquía, si no también a Rusia. Hasta el momento, a diferencia de Ankara, que se declaró el martes decidida a ayudar a Azerbaiyán «a recuperar sus tierras ocupadas y defender sus derechos» en Nagorno Karabaj, Moscú ha instado a las partes a tomar medidas para reducir la escalada. 

Según informó el Kremlin, el presidente ruso, Vladímir Putin, habló por teléfono con Pashinian por segunda vez desde el inicio de la crisis e informó estar en contacto constante también con Turquía y Azerbaiyán.

Según lo difundido por el Kremlin, Moscú aseguró que brindar apoyo a los bandos «solo añadiría más leña al fuego»

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró «preocupado» por el papel de Turquía en el conflicto.

Francia sigue sumamente preocupada por los mensajes bélicos que ha tenido Turquía en las últimas horas, básicamente desinhibiendo a Azerbaiyán en lo que sería una reconquista del norte de Karabaj y que no aceptaremos.

Aseguró.

Macron informó que se comunicaría este miércoles con Putin y el jueves con el presidente estadounidense, Donald Trump, a fin de favorecer el diálogo mediado por el Grupo de Minsk.

Por su parte Turquía señaló este miércoles a Francia de estar favoreciendo «la ocupación» de Nagorno Karabaj.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar