Opinión

Frida

No se dejó eclipsar por Diego, ni dejo de ser nunca lo que ella deseó. Pintó en forma opuesta a como lo  hizo él. Sus lienzos son un espejo donde se refleja una psiquis atormentada.


En ese Méjico secular, el Méjico lindo y querido, el de las masas originarias irredentas v depauperadas que nos pinta Azuela como los de abajo y nos describe Silva Herzog en su historia de la revolución y cuyos líderes son parte del imaginario latinoamericano, como ejemplo de heroísmo  y frustración. Allí, en ese contexto, la plástica va a jugar un papel de avanzada en el proceso artístico mejicano. En particular una corriente representativa de la tradición histórica del país, que recrea en enormes frescos el fervor revolucionario y el pasado precolombino.

Como por generación espontánea, a finales del siglo XIX, aparecen los maestros del muralismo: Rivera, Orozco y Siqueiros que, junto con Tamayo, conforman una tetralogía pictórica.

Es en ese ambiente creativo dominado por el machismo mejicano, donde se va a colar una fémina audaz, inteligente y con las botas puestas  que se permitirá el atrevimiento de competir con la obra y el prestigio de estos caballeros y ¡salió airosa!

Se trata de Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón, que nace el 6 de julio de 1907.Su padre Guillermo Kahlo era fotógrafo de origen alemán, muy culto y buen lector, admirador de Beethoven y Strauss y, además se aplicaba con el piano.

Frida era muy apegada a su padre, por quien sentía una verdadera devoción; a su vez éste estaba fascinado por la inteligencia y precocidad de su hija favorita; fue él quien estimuló 《 el desarrollo intelectual de su hija , prestándole libros de su biblioteca 》; por  eso llegó a afirmar : 《mi niñez fue maravillosa 》. A pesar de que la polio la atacó a los  6 años, y que será el comienzo de una sucesión de adversidades que pusieron a prueba su temple. La niña que era una diablilla gordita, se transformó más adelante en una delgada y larguirucha joven de atractiva fisonomía: ojos y cabellera negra en contraste con su piel blanca, labios gruesos y llamativos, cejijunta, conformaba un rostro bonito. A los 15 años entró a la Escuela Nacional Preparatoria, la más importante de Méjico. Allí formó una cuerdita con otros alumnos destacados, muy beligerantes, que leían a Pound, Guide, Coteau, Eliot. Para que tengan una idea de cómo estos jóvenes atacaban a un apreciado profesor, veamos lo que le dice Frida a una compañera: 《 Linda, ya no lo aguantamos. Habla y habla muy bonito, pero sin sustancia alguna. Estamos hartos de Platón, Kant, Bergson y Comte, y no se atreven a meterse con Hegel, Marx o Engels. ¡Hay que hacer  algo! Así pensaba la joven Frida, que ya iniciaba su vida amorosa.

Ella fue una mujer de precoz sexualidad, que además también tuvo relaciones lésbicas y, a lo largo de su vida, fue bisexual.

En 1925, un accidente de tránsito cambió para siempre su destino: su columna se rompió en 3 partes, se fracturó la clavícula, la 3° y 5° costillas; tuvo 11 fracturas en la pierna derecha y su pie derecho fue aplastado. ¿Por qué no murió? Mucho tuvo que ver su incomparable deseo de vivir, aunque después tuvo que soportar estoicamente 32 operaciones. Su deseo de ser madre se frustró  《 y logró sobrevivir a la depresión física y emocional gracias a la intensidad de sus ganas de vivir y su voluntad no sólo de soportar la vida, sino de disfrutarla 》. Fue el dolor la que la hizo ser superior, la pintura fue parte de su lucha por la vida.《Mi pintura lleva dentro el mensaje del dolor… La pintura me completó la vida. Perdí 3 hijos… Todo eso lo sustituyó la pintura. Yo creo que el trabajo es lo mejor.》

En 1928, se casa con Diego, su príncipe rana, un hombre gordo y feo de gran prestigio y que curiosamente imantaba a las damas. Más que un matrimonio, fue una pareja peculiar donde se entremezclan el  amor y el enfrentamiento cotidiano, pues ni Diego le fue fiel, ni ella tampoco. El mismo Trotsky, que habitaba en su casa, fue su amante.

Pero, se amaron intensamente. 25 años de matrimonio, interrumpido por un divorcio de un año, fue el saldo.

No se dejó eclipsar por Diego, ni dejo de ser nunca lo que ella deseó. Pintó en forma opuesta a como lo  hizo él. Sus lienzos son un espejo donde se refleja una psiquis atormentada, razón por lo se le catalogó de surrealista. Ella lo negó pues no tenía nada que ver con Bretón, ni con su famosa escuela. Yo creo que salvando el tiempo y la distancia, El Bosco fue su «cuate».

Sus exposiciones en Nueva York, San Francisco y París fueron exitosas, tanto es así que el Museo de Louvre, le compró una de sus obras, siendo  la primera pintora en estar presente en este prestigioso museo.

El 13 de julio de 1954, nos dejó esta portentosa mujer, cuyo legado es orgullo de Latinoamérica. Considero que si existe un Olimpo para los pintores, allí morará la única mujer: la mítica Frida.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar