Internacionales

Oídos sordos | Siguen los combates entre Armenia y Azerbaiyán

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán informó de la destrucción anoche de varios convoyes de su Ejército, parte que acompañó con vídeos de los ataques


Fuerzas de Azerbaiyán y de Armenia notificaron diferentes avances y choques militares en la región de Nagorno Karabaj, un enclave en Azerbaiyán con una mayoría étnicamente armenia y de religión cristiana. Rusia, Estados Unidos y Francia han pedido el alto el fuego en la zona, un llamado que no ha sido escuchado. 

Continúan los enfrentamientos entre las tropas de Azerbaiyán y las de la región de Nagorno Karabaj, auspiciadas por Armenia.

El escenario es de constante escalada bélica y militar a pesar de los llamados internacionales a que cese el fuego en la zona.

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán informó de la destrucción anoche de varios convoyes de su Ejército, parte que acompañó con vídeos de los ataques.

«En el curso de los ataques nocturnos, la artillería azerí asestó golpes demoledores contra las posiciones de las fuerzas armadas de Armenia en los territorios ocupados», agregó la nota de prensa.

Estos territorios ocupados son un cerco militar armenio que rodea a la región de Nagorno Karabaj desde el final del conflicto anterior entre estos dos países, que terminó en 1994.

Por su parte, el Ministerio de Defensa de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj comunicó que sus unidades derribaron hoy un helicóptero militar azerí.

Esta república cuenta con un reconocimiento prácticamente nulo por parte de la comunidad internacional, ya que ni siquiera Armenia, su principal aliado, reconoce su existencia jurídica.

Fuentes azeríes afirman que los militares armenios están castigando con “dureza” poblaciones con alta densidad de habitantes y han causado bajas civiles. Pero hay que tener cautela con los partes de guerra lanzados por ambos bandos debido a la alta restricción y propaganda emitida.

La comunidad internacional entra de lleno en la disputa

El conflicto ha pasado a un nivel más serio que el de una simple confrontación. Ya son cinco días de intensos combates, y aunque no haya una declaración de guerra formal, lo parece.

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin; de Estados Unidos, Donald Trump, y de Francia, Emmanuel Macron, decidieron hoy involucrarse directamente y por primera vez en común en el conflicto armado en el enclave separatista al exigir a Azerbaiyán y Armenia un alto el fuego «inmediato», llamamiento que, sin embargo, fue desoído.

Llamamos a (…) Armenia y Azerbaiyán a asumir inmediatamente, de buena fe y sin condiciones previas la obligación de reanudar las negociaciones para el arreglo del conflicto.

Señalaron los tres presidentes en una declaración conjunta.

Putin, Trump y Macron condenaron de «manera firme» los enfrentamientos armados, que entraron hoy en su quinta jornada y superaron así la guerra de los Cuatro Días de 2016, que dejó centenares de muertos.

Rusia, Estados Unidos y Francia copresiden el Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), encargada de velar por el cumplimiento del alto el fuego vigente desde 1994 en esta región.

Sin embargo, la exigencia de estas tres potencias no ha sido escuchada ni por Bakú, ni por Ereván, ni tampoco por las autoridades de Nagorno Karabaj en la capital del enclave, Stepanakert.

El presidente azerí, Ilham Aliyev, aboga por la continuidad de los combates hasta que Armenia se retire de los territorios ocupados.

Además, considera que la falta de avances durante casi 30 años en los diálogos, para solucionar este conflicto territorial, justifica la opción militar.

Por su parte, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, reavivó este jueves el fantasma del genocidio armenio de 1915 realizado por el Imperio Otomano, y acusó a Turquía de estar detrás de esta confrontación.

En este conflicto, Azerbaiyán cuenta con una notable ventaja bélica debido al gran apoyo que recibe de Turquía.

Azerbaiyán también está conformada por una población étnicamente turca y es de religión musulmana, algo que los enfrenta también al pueblo armenio, que profesa una versión ortodoxa del cristianismo desde hace miles de años.

La situación es tal que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan calificó hoy de «inaceptable» el llamamiento de Putin, Trump y Macron, al echar en cara al Grupo de Minsk no haber resuelto el problema en casi tres décadas.

La polémica se levantó también cuando Macron acusó a Turquía de enviar combatientes sirios “de grupos yihadistas”. Estas acusaciones hacia Ankara de enviar combatientes sirios no son nuevas, ya que también se han producido en el marco de la guerra civil libia y la defensa del Gobierno de Trípoli.

«Disponemos de información hoy, de manera segura, que indica que combatientes sirios han abandonado la zona de operaciones de los grupos yihadistas y han pasado por Gaziantep (Turquía) para unirse a este centro de operaciones de Nagorno Karabaj. Es un hecho muy grave», declaró Macron al llegar a la cumbre europea en la que se tratará la crisis en Nagorno Karabaj, entre otros asuntos.

Periodistas heridos en los combates

Dos periodistas franceses y dos armenios resultaron heridos el jueves en la zona de enfrentamiento. Los dos reporteros franceses pertenecen al diario ‘Le Monde’ y resultaron heridos en un bombardeo matutino en la ciudad de Martuni, según su propio medio.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar