Emprendimiento

Punto ice PF, para recordar la infancia

Un par de hermanos se han dedicado a preparar helados para recordar los sabores de la infancia y dar a sus clientes un  momento dulce y diferente


Los hermanos Yohelys y Héctor Arteaga, con tan solo 22 y 19 años de edad respectivamente, decidieron recordar la infancia que tuvieron a través de helados cremosos a los que además les han dado nombres originales de palabras que se han hecho naturales en la familia y en cada uno de sus integrantes.

Iniciaron hace una semana y han tenido una excelente receptividad; lo que ha enamorado a sus clientes es que estos helados los llevan a su infancia, con los tradicionales sabores acompañados de diferentes toppings.

Los jóvenes emprendedores expresaron que la idea nació de las ganas de hacer algo productivo en la cuarentena, invertir el tiempo en algo creativo que les generara ingresos propios, que pudieran iniciar con algunas cosas que tenían en casa y que fuera innovador ya que en estos tiempos, las familia han sacado provecho a todo lo que saben hacer.

Contaron que conversando con sus familiares, decidieron hacer los helados con leche que se comen desde que están muy chicos y en todas las comunidades, pero con diferente presentación y con toppings para darle color y mezcla de sabores.

La iniciativa siempre ha sido en grande, por ahora preparan todo en casa de la abuela en la urbanización Jorge Hernández  y venden a través de las redes sociales @puntoicepf y a través del 04141693793.

Las recetas son de la familia, con algunos ajustes que han hecho en cuanto a sabor y preparación, también buscan innovar o recrear sabores como el del “bati- bati” que muy bien les recuerda la infancia y es un sabor que ya no se encuentra en el mercado.

Los hermanos cuentan con el apoyo de su padre, Héctor Arteaga quien con mucho orgullo, habló del emprendimiento que de ahora en adelante sus hijos deben aprender a acompañar con sus carreras para que sea un próspero negocio blindado en la calidad y responsabilidad.

Aunque la idea iba enfocada en los dulces, es una opción que no desestiman y que esperan poder implementar en su menú muy pronto ya que el sueño es llegar a tener un negocio propio donde ofrezcan una variedad de opciones que lleve a distintas generaciones a recordar su infancia.

En una semana ya han logrado calar para que en otras comunidades se vendan sus helados y han vendido al mayor a familias de otras zonas que revenden los productos en sus hogares.

Esta modalidad esperan seguir aplicándola para generar empleos indirectos y así ayudar en la economía de otras familias.

Mostrar más

Irene Revilla

Amo el chocolate

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar