Especiales

Padre Luis Martínez: No hace falta tener mucho para ayudar al prójimo

El próximo domingo 4 de octubre, se celebra el Día de San Francisco de Asís, un ejemplo de pobreza, armonía y paz.


María, era una anciana que vivía sola y una noche una joven madre que vivía con tres niños le fue a pedir algo para encender el fogón, pero a María solo le quedaba un palito de fósforo, en un momento dudó en dárselo, sin embargó, al reflexionar dijo “yo soy una vieja y esa pobre mujer tiene sus hijos con hambre, además yo no tengo comida para cocinar” y le dio el palito de fósforo a su vecina.  

Al poco rato, uno de los niños le llegó a la doña con un bocado de comida, la abuela lloró de alegría y comenzó a orar, diciéndole a Dios “así funciona la caridad Padre amado, cuando se comparte lo poquito que tenemos somos bendecidos”.

Esta historia fue el relato que le contó una feligresa al Padre Luis Martínez, la cual sacó a colación al consultarte su opinión sobre la solidaridad en la sociedad hoy en día.  

El próximo domingo 4 de octubre, se celebra el Día de San Francisco de Asís, un ejemplo de pobreza, armonía y paz, sostuvo Martínez, quien funge como Párroco de la iglesia Virgen del Valle del sector Las Margaritas.

“Francisco era un joven que pertenecía a una familia aristocrática -con mucho dinero- pero decidió vivir rodeado de la gente pobre para imitar la vida solidaria de Jesucristo con el prójimo”.

Agregó que, San Francisco inspiró su obra solidaria en el texto bíblico de Mateo 10:4 que dice “cuando vayan a anunciar el reino del evangelio no lleven dinero, oro ni plata”, mencionó que, con esta frases el Santo predicó la palabra de Dios por el mundo y ayudó a los pobres invitándolos a vivir la fraternidad y la caridad entre ellos mismo para después llevársela a los demás.

En el mismo contexto, el predicador, indicó que hoy la juventud se ha vuelto muy materialista, porque no conocen la filosofía de vida del Santo Francisco, que aun teniendo riquezas prefirió desprenderse de ella para ayudar a los pobres.

“Hay un dicho que dice no hace falta tener mucho para ayudar a los demás, si compartes lo que tienes se te multiplicará en abundancia como le pasó a María”, destacó.

Desde dos ópticas, el Padre ve el valor de la solidaridad y bondad en la sociedad Actual: «hay personas que todavía ayuda a los necesitados, pero lo hacen con actitudes de prepotencia y arrogancia sin darse cuenta que son ellos los que se están haciendo daño, también hay otros que expresan generosidad y solidaridad cuando lo hacen. Tenemos las esperanzas puestas en que el mundo cambiará y será más solidario con el prójimo”, expresó el párroco.  

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar