FalcónGenerales

Servicios funerarios requieren prioridad para abastecer gasolina

Las empresas están prestas para ofrecer servicio a los difuntos por COVID-19; pero a precios más elevados.  


Aun cuando en la península de Paraguaná no hay un número excesivo de muertes por la COVID-19, las empresas del sector funerario hacen el esfuerzo para estar preparados y enfrentar cualquier eventualidad que pueda presentarse.

Sin embargo, el trabajar con servicios públicos deficientes es una de las tareas pendientes para ellos, ya que los empresarios de este segmento enfrentan la escasez de combustible, agua y electricidad.

José Pavón, propietario del servicio funerario Creación Aicarliz, recalcó que el tema del combustible, electricidad y agua afecta la operatividad de muchas funerarias.

“En mi caso tengo que comprar gasolina bachaqueada para dar respuesta a mis clientes. Hemos solicitado apoyo en las estaciones de servicio y nos niegan la posibilidad porque no estamos en lista, deberíamos ser un sector priorizado que reciba combustible como lo hacen los pescadores y los transportistas”, expresó.

José Pavón: “Compro la gasolina en 2 dólares y en un día puedo gastar hasta 30 litros haciendo las gestiones para un acto de sepelio”

Señaló que no trabajan con afiliados, sino que atienden las eventualidades que se presentan al momento y que los precios varían, pero el servicio básico tiene un costo de 200 dólares.

Asimismo, indicó que está presto para atender las solicitudes que hagan los familiares de los difuntos por COVID-19.

“Estos servicios serían más costosos porque tenemos que comprar gasolina bachaqueada en dólares; además de los implementos de seguridad para cumplir el protocolo del sepelio”, explicó.

Sin combustible: los dueños de las funerarias tienen que comprar gasolina bachaqueda en dólares porque no hay una estación de servicio habilitada para ellos.

Crece la demanda de afiliados

No obstante, Alfredo Zárraga, gerente de la funeraria Virgen de Fátima, comentó que la escasez de gasolina ha afectado el trabajo de las funerarias.

“En algunos estados han tenido que trasladar las carrozas fúnebres con el ataúd hasta las estaciones de servicio para poder cargar gasolina e ir a los cementerios. Esta situación debe cambiar, porque deberíamos tener prioridad para el abastecimiento como la tienen otros sectores”,  expresó.

Zárraga subrayó que afortunadamente, en Venezuela no se han tenido muertes masivas por coronavirus como en otros paíse.

“Nos esforzamos en prepararnos y poder garantizar el suministro de insumos y equipos que brinden asepsia a nuestros trabajadores; además de la correcta y segura evacuación de los cadáveres a consecuencia de la enfermedad”, indicó.  

Por su parte, la administradora de la funeraria Virgen de Fátima, Marinina Hernández, detalló que cuentan con 1.400 afiliados, a quienes han dado respuesta al momento que necesitan el servicio.

“Hemos atendido ocho casos de muertes por COVID-19, contamos con un personal preparado para la atención, a quienes les brindamos la máxima protección”, afirmó.

Marinina Hernández: “solo estamos haciendo funerales a personas que no hayan muerto por coronavirus, pero igual cumplimos el protocolo sanitario: desinfección de los espacios, pocas horas y un máximo de diez personas pueden estar dentro de la capilla”

Explicó que los servicios fúnebres que ofrecen van desde 280 hasta 450 dólares, asimismo, puntualizó que siempre llegan a un acuerdo con los familiares cuando no tienen como pagar de contado por el servicio.

“Buscamos la solución porque somos conscientes de la crisis económica que vive el país, pero también es cierto que los servicios por COVID-19 son más costosos”, expresó.        

En el mismo contexto, la administradora de Memoriales Paraguaná, Dayana Reyes, mencionó que han tenido que hacer “mil maromas” para enfrentar la escasez de combustible y agua.

Agregó que desde el inició la pandemia, creció la demanda de afiliados, por el momento manejan una data de 500 clientes, a quienes les deben responsabilidad y organización a la hora de requerir el servicio.

“Nuestros asistencias básicos van de 150 dólares en adelante, todo depende de lo que  pida el cliente”, precisó.

De igual forma, aclaró que nunca le han negado el servicio funerario a una persona fallecida por coronavirus, solo que hasta la fecha no han tenido solicitudes de este tipo; sin embargo están prestos para atenderlos.

“Somos una empresa responsable y todo aquel que requiera nuestra atención se la daremos, pero hay que tomar en cuenta que el protocolo higiénico para estos casos es costoso y por ende el precio del servicio aumentan”, precisó.  

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar