Internacionales

Xiplomacia hace eco de llamado de la era en reuniones de ONU

Xi señaló que todos los países son interdependientes y comparten un futuro común.


Cuando el mundo está acosado por desafíos tan graves como una virulenta pandemia, una recesión continua, un aislacionismo creciente y un hegemonismo en aumento, la reciente serie de reuniones de alto nivel de la ONU representa el último intento del mundo para encontrar el camino a seguir por la humanidad.

En múltiples discursos pronunciados en la plataforma internacional más importante, el presidente chino, Xi Jinping, expuso su enfoque para abordar las cuestiones fundamentales de esta era y su visión de unir a todas las naciones que comparten el planeta para construir un futuro mejor compartido.

«La paz y el desarrollo siguen siendo los temas principales de esta era, y los pueblos albergan una expectativa más vehemente hacia la paz, el desarrollo y la cooperación de ganancia compartida», dijo en el debate general de la 75ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU). «COVID-19 no será la última crisis que enfrentará la humanidad, y debemos estar preparados para responder juntos a los eventuales desafíos globales».

El líder chino unió al mundo con un plan y una visión de cómo trabajar, dijo Stephen Perry, presidente del 48 Group Club de Reino Unido. «Esa un rayo de esperanza en un momento oscuro del planeta. Espero que pueda llevar consigo a otros líderes nacionales y concentrarse en hacer que el mundo funcione correctamente».

Multilateralismo como principio fundamental

En una coyuntura histórica, hace 75 años, fue establecida la Organización de las Naciones Unidas, el paradigma del multilateralismo, tras el flagelo de dos guerras mundiales, con el objetivo de mantener una paz duradera y promover el desarrollo común.

«Hoy nos enfrentamos a nuestro propio momento de 1945», dijo el secretario general de la ONU, António Guterres, en la inauguración de la 75ª AGNU, advirtiendo sobre un nuevo enfrentamiento, ya que el sistema multilateral, la base de la globalización y la integración, está expuesto a prominentes riesgos y desafíos, como las retiradas de tratados y las prácticas de hostigamiento militar y económico.

Al señalar que los 75 años pasados han sido un período de rápido desarrollo del multilateralismo, Xi destacó en la Reunión de Alto Nivel para Conmemorar el 75º Aniversario de las Naciones Unidas que «los asuntos internacionales deben ser abordados mediante consultas entre todos nosotros».

«Los problemas que enfrenta el mundo son grandes y numerosos, y los desafíos globales van en aumento», dijo. «Deben y sólo pueden resolverse mediante el diálogo y la cooperación».

Este compromiso con la consulta basada en la igualdad ha sido una característica esencial del pensamiento diplomático de Xi, ahora conocido ampliamente como Xiplomacia. Desde que asumió el cargo de presidente chino en 2013, ha reiterado el principio en diversas ocasiones internacionales, defendiendo firmemente el multilateralismo sobre el unilateralismo y la cooperación de ganancia compartida sobre la confrontación de suma cero.

En su histórico discurso en la AGNU hace cinco años, Xi señaló que todos los países son interdependientes y comparten un futuro común, e instó a realizar esfuerzos globales para «renovar nuestro compromiso con los propósitos y principios de la Carta de la ONU» y «construir un nuevo tipo de relaciones internacionales caracterizadas por la cooperación de beneficios para todos».

A lo largo de los años, China ha demostrado que no sólo es una defensora sino también una practicante del multilateralismo y defensora de un sistema internacional centrado en la ONU. El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dijo en un foro reciente que China se ha unido a casi todas las organizaciones intergubernamentales universales y a los convenios internacionales.

Al calificar a China como «un pilar del multilateralismo», Guterres dijo en una entrevista reciente con Xinhua que espera que China «continúe sus políticas proactivas para fortalecer el trabajo global de la ONU en el mantenimiento de la paz y la seguridad y en el fortalecimiento del desarrollo sostenible» .

Desarrollo común como llave de oro

Debajo de los diversos retos que preocupan al mundo actual se encuentra una variedad de problemas de desarrollo, los cuales sólo se han agudizado ante la pandemia de la COVID-19 y su impacto multidimensional.

«Hay que situar el tema del desarrollo en un lugar destacado del marco global y otorgar mayor importancia a la promoción y la protección de los derechos a la subsistencia y al desarrollo», dijo Xi en las reuniones recientes de la ONU.

China está comprometida con el desarrollo pacífico, abierto, cooperativo y compartido, reiteró, haciendo eco de sus comentarios de hace cinco años de que «el desarrollo para todos es el desarrollo real, y el desarrollo sostenible es el buen desarrollo».

«Buscamos impulsar, a lo largo del tiempo, un nuevo paradigma de desarrollo en el que la circulación doméstica es el pilar y las circulaciones doméstica e internacional se refuerzan mutuamente», dijo Xi. «De esta forma ampliamos el espacio de desarrollo para la economía de China e inyectamos dinamismo para la recuperación y crecimiento de la economía mundial».

Al comentar el surgimiento de un sentimiento antiglobalización en años recientes, Xi advirtió que «frente a la tendencia predominante de la globalización económica, son procederes contrarios a las leyes de la historia meter la cabeza en la arena como avestruz o blandir la lanza contra el gigante imaginado como Don Quijote».

Al defender el desarrollo común, China ha desarrollado plataformas como la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la Exposición Internacional de Importaciones de China y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII), los cuales han ofrecido un lado positivo en la recesión económica global provocada por la pandemia.

Por ejemplo, la Iniciativa de la Franja y la Ruta, después de siete años de firme desarrollo, se ha convertido en la mayor plataforma mundial de cooperación internacional, y el BAII, una iniciativa de China, ha proporcionado a 24 miembros cerca de 20.000 millones de dólares para financiar su construcción de infraestructura.

Atestiguando su compromiso con el desarrollo inclusivo, China ha logrado un significativo progreso en la promoción del desarrollo de las mujeres. Es reconocida por la Organización Mundial de la Salud como uno de los 10 países de acción rápida en pro de la salud de mujeres y los niños. En las reuniones de la ONU, Xi pidió esfuerzos concertados «para apoyar a las mujeres y ayudarles a disfrutar una vida espléndida».

En el frente del alivio de la pobreza, una máxima prioridad en la mente de Xi, China va a sacar de la pobreza a todos los residentes rurales que viven por debajo de la línea de pobreza actual dentro del tiempo establecido, cumpliendo 10 años antes del plazo el objetivo de erradicación de la pobreza establecido en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Al considerar a la campaña de combate a la pobreza de China como «una estrategia inspiradora», Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de la ONU, dijo que China ha hecho posible «acelerar la reducción de la pobreza a nivel global».

Futuro compartido como faro guía

En un mundo que Guterres dijo tiene «un superávit de desafíos multilaterales y un déficit de soluciones multilaterales», Xi pidió a todos los países superar las diferencias de nacionalidad, cultura e ideología y colaborar para construir un mejor futuro compartido para todos.

La visión de construir una comunidad de futuro compartido de la humanidad, presentado por primera vez a la comunidad internacional en 2013, se ha convertido en el concepto emblemático en la Xiplomacia y un tema subyacente coherente de las declaraciones de Xi sobre las relaciones internacionales.

Al subrayar el significado del ecosistema para el futuro de la humanidad, Xi sugirió que todos los países «asumamos una actitud responsable ante la civilización humana … sintonía entre el desarrollo económico y la preservación ecológica, con miras a construir juntos un mundo próspero, limpio y hermoso».

En una demostración clara de su dedicación a esa visión, China, el primer país en ser el más afectado por la pandemia de COVID-19, y también entre los primeros en ponerla bajo control efectivo, ha estado luchando hombro a hombro con la comunidad internacional contra la enfermedad causada por el coronavirus.

Al reconocer que en una pandemia nadie está a salvo hasta que todos lo están, China ha enviado equipos de expertos médicos a 34 países para ayudar a prevenir y controlar la epidemia, y proporcionado ayuda a más de 150 países y organizaciones internacionales.

En cuanto al cambio climático, otro desafío que amenaza el futuro de toda la humanidad, Xi anunció en las reuniones más recientes de la ONU que China tiene el objetivo de que las emisiones de CO2 lleguen a su cima antes de 2030 y que se materialice la neutralidad del carbono antes de 2060.

«No hay duda de que los esfuerzos de China jugarán un papel importante en la configuración de cómo el resto del mundo progrese en la acción climática», dijo Helen Clarkson, presidenta del Grupo Climático con sede en Londres, durante una entrevista con Xinhua.

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar