Internacionales

«Me siento bien» | Donald Trump dará mítines a pesar de su enfermedad

El presidente no ha sido visto en público, excepto en vídeos producidos por la Casa Blanca y publicados en Twitter


El presidente Donald Trump afirma que está lo suficientemente bien como para reanudar los mítines de campaña ya que se siente en perfecto estado de salud, una semana después de su diagnóstico de coronavirus, una enfermedad que ha infectado a mas de siete millones de estadounidenses, de los que han muerto 210.000.

Según un estudio de la universidad de Harvard, los pacientes de coronavirus son infecciosos al menos hasta 10 días después de contraer el virus.

El doctor de cabecera Trump ha dicho que el presidente ya tiene anticuerpos del virus en sangre, aunque estos pueden haber sido del tratamiento recibido, y no de la infección propiamente dicha.

Momentos antes de que Trump anunciara que vuelve a dar mítines, ese doctor, Sean P. Conley, había enviado un parte médico en el que afirmaba que el presidente ha acabado su tratamiento, que consistió eminentemente del cóctel de anticuerpos de Regeneron, el antiviral remdesivir y esteroides.

Conley dijo que a partir del sábado podía retomar su actividad normal.

El presidente no ha sido visto en público, excepto en vídeos producidos por la Casa Blanca y publicados en Twitter, desde su regreso el lunes del hospital militar donde estuvo ingresado.

Desde hace una semana no tiene nada en su agenda, aunque ha visitado brevemente el Despacho Oval.

En uno de esos vídeos, Trump dijo: «No le tengan miedo al virus, no dejen que les domine».

Si bien Trump dijo en una entrevista telefónica en la cadena Fox News mantenida el jueves que cree que ya no es contagioso, su médico no lo ha confirmado en ninguno de los partes emitidos hasta la fecha.

«Me siento bien. Realmente bien. Creo que perfecto», dijo el presidente durante la entrevista.

Según añadió, planea dos mítines, uno en Florida en sábado y otro en Pensilvania el domingo. En esa entrevista Trump tosió brevemente. 

El jueves y viernes de la semana pasada, Trump comenzó a encontrarse mal, con fatiga, tos y fiebre.

El viernes se le administró oxígeno dos veces. Al tener sobrepeso y 74 años, fue ingresado como medida de precaución. La Casa Blanca mantuvo que seguía trabajando desde la suite presidencial del hospital Walter Reed.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar