Especiales

El “ejército” que derrotará al coronavirus

Mientras que el virus tiene genes de virulencia para replicarse y esquivar a las defensas, el sistema inmunitario tiene en su arsenal de anticuerpos, células asesinas, barreras y hasta armas químicas


En tres niveles se dividen las defensas del organismo las cuales cuentan con murallas, policías que actúan rápidamente, unidades más especializadas y hasta misiles, quienes actúan en medio de toda esta confusión de vacunas, tratamientos y medidas políticas, explicó el catedrático de Inmunología Alfredo Corell.

El experto refirió que un ejército implacable y altamente profesional está luchando contra el SARS-CoV-2 lejos de la atención de los focos y no es otro que el sistema inmunitario.

Esta guerra es un duelo de titanes: tanto el virus como las defensas del organismo tienen a sus espaldas cientos de millones de años de evolución en los que han ido transformándose y perfeccionándose, con el paso de generaciones y más generaciones.

La primera línea de defensa: la piel y las mucosas

Como todo ejército profesional, el sistema inmunitario tiene entre sus tropas armas de diferentes niveles de especialización.

Según Corell en primer lugar se encuentra el nivel cero, una muralla física que separa el interior del exterior.

Aquí entran la piel, el órgano más extenso del cuerpo humano, y metros y metros de mucosas, que tapizan el sistema respiratorio, el sistema digestivo, los ojos o el tracto genitourinario: este es el nivel más básico de defensa, pero no por eso deja de ser muy importante.

La segunda línea: la inmunidad innata

Alfredo Corell expresó que es algo así como una policía de servicio de 24 horas y dispuesta a responder ante cualquier amenaza rápidamente.

La inmunidad innata suele comenzar cuando las células infectadas producen unas moléculas, conocidas como interferones, que avisan a células vecinas para que paralicen la producción de proteínas, de forma que serán menos proclives a fabricar nuevos virus.

La tercera línea: la inmunidad adaptativa

Son también llamadas lasunidades más especializadas. Esta respuesta tiene un nivel de complejidad muy alto y solo está presente en vertebrados, explicó Corell.

Esta respuesta tarda más en adaptarse que la innata, pero es eficaz allá donde la primera falla.

Los representantes más importantes de este nivel son los linfocitos B y T: los T se llaman así porque se diferencian en el timo y los B porque se descubrieron en la bursa de los pájaros.

La frase

“Sabemos que el sistema inmunitario ganará y que, con la ayuda de tratamientos o vacunas, o sin ella, se impondrá y la población seguirá adelante”, Corell.

Una buena…

Un estudio recientemente publicado en la revista Cell arrojó una hipótesis esperanzadora: haber superado otros coronavirus puede dejar en el cuerpo algo de inmunidad. Es lo que se conoce como inmunidad cruzada.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar