Especiales

Hortifruver El Valle: constancia y trabajo

Hace 19 años, estos hermanos emprendedores salieron del Táchira con destino a la península y con un camión cargado de hortalizas, frutas y verduras, pero también de sueños que a lo largo del tiempo han logrado cumplir.


Hortifruver El Valle es una empresa familiar conformada por tres hermanos provenientes del estado Táchira, quienes hace 19 años decidieron emprender en la península de Paraguaná con una venta de verduras y hortalizas. “Fuimos pioneros en la zona junto a los compañeros que están en Caja de Agua”, destacó Giovanni Molina, encargado.

Durante estos años son muchas las satisfacciones y logros alcanzados, recuerda Molina, quien está con la empresa desde entonces.

En esta venta de hortalizas, frutas y verduras, ubicada en la avenida Ramón Ruiz Polanco de Punto Fijo, trabajan mayormente con mercancía proveniente de La Grita, estado Táchira, donde se la compran directamente al productor.

“Anteriormente nosotros hacíamos tres viajes a la semana en gandolas, ahora solo dos en camiones más pequeños, porque tampoco hay mucha demanda, ya que todo es una cadena; si no hay gasolina para movilizarse ¿cómo se acercan los clientes que tenemos en Judibana, Los Taques o la Puerta Maravén? Hay personas que duran uno o dos meses sin visitarnos y por ese motivo las ventas han bajado en un 50% desde hace cinco o seis meses atrás”, expuso.

Otra parte de la mercancía es traída de la sierra falconiana (melón, patilla, tomate, pimentón), aunque estos últimos, “debido a los problemas que hay con la gasolina y el gasoil, no nos han podido traer últimamente, a veces duran hasta una semana o 15 días sin despacharnos, cuando anteriormente lo hacían dos y tres veces por semana”, dijo.

Fe y esperanza

Pese a estas limitaciones generadas por la crisis económica y la pandemia, Molina destacó que en Hortifruver El Valle permanecen en pie de lucha, apostando por el desarrollo de la península y del estado Falcón, y fomentando el empleo.

“Tenemos 15 trabajadores, hace dos años la nómina era de 25 a 30, pero actualmente no hay mucho movimiento y aunque quizás con ocho personas podríamos trabajar, la empresa sigue haciendo un esfuerzo para mantener a sus empleados. Seguimos aquí batallando, con fe y esperanza de que esto pronto mejore”, subrayó.


“Es una empresa familiar; son tres hermanos los que están al frente”.


“Nuestra mercancía llega de los Andes los miércoles y sábados”.


La frase:

“Seguimos aquí batallando, con fe y esperanza”.

Etiquetas
Mostrar más

Anailys Vargas

Periodista y Msc. en Gerencia de RRHH. Actualmente, editora de la versión impresa y digital del diario Nuevo Día.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar