Internacionales

Muertes sin descanso | La COVID-19 no da tregua en Argentina

Cuando Alberto Fernández anunció la suspensión de los vuelos internacionales hasta octubre, muchos lo tildaron de exagerado


La implementación de una de las cuarentenas más largas del mundo, así como el temprano y extendido cierre de los aeropuertos, entre otras estrictas medidas, no han bastado para que la nación latinoamericana logre contener los rebrotes que la ubican como la quinta más afectada por la crisis sanitaria a nivel global. 

A pesar de que la medida ordenada por el presidente argentino apenas al inicio de la crisis era vista como excesiva, el aumento de los casos, que hoy mantiene a la nación como la quinta más golpeada por la pandemia en todo el mundo, parece demostrar que el mandatario no estaba tan equivocado y que la emergencia se extendería aún más de lo esperado. 

Este 19 de octubre, la nación alcanzó el acumulado del millón de contagios confirmados, una cifra redonda, clara y preocupante para las autoridades de salud del país, las cuales sigue sin ver la luz al final del túnel.

Con más de 26.000 muertes por el nuevo coronavirus y tras siete meses de medidas que van desde la declaratoria de una de las cuarentenas más largas del mundo, junto a la de otras naciones de la región, como Colombia, que se ubica en la séptima posición de territorios con mayor número de casos, el Argentina se esfuerza por intentar contener los rebrotes. 

Aunque el balance de recuperados hasta el momento también es alto, debido a que más de 803.000 pacientes del millón de contagiados ya lograron superar la enfermedad, la dificultad para cortar las cadenas de propagación del brote sigue generando estragos.

Estadísticamente, el promedio de contagios diarios reportados durante las últimas siete jornadas refleja que, por cada 24 horas, es identificada la infección de al menos 13.600 ciudadanos más, un balance significativamente alto en comparación con los informes de otras naciones de la región.

Foto/Cortesía

Los números demuestran que, hasta este lunes, Argentina es el quinto país que ha logrado superar la barrera del millón de casos, después de Estados Unidos, India y Brasil, que lo superan por varios millones más.

El preocupante aumento de los contagios y muertes por el virus

La revisión de los reportes permite confirmar que, el 20 de marzo, cuando el Gobierno empezó a ordenar la implementación de restricciones, el vecino Chile presentaba aumentos sostenidos y Brasil desbordaba con récords diarios cada vez más altos. Sin embargo, para entonces, Argentina parecía ir por buen camino en el control del brote en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Foto/Cortesía

Pero, pasado el mes de julio, en las provincias contiguas al AMBA, el área más densamente poblada de la nación, el virus recobró fuerza y empezó incluso a propagarse a provincias lejanas que habían levantado la medida de aislamiento obligatorio un mes antes, con el inicio de la desescalada. 

Más allá de los balances de contagio, expertos advierten que las cifras de fallecimiento también son motivo de preocupación, ya que, conforme a lo indicado por la plataforma estadística Our World in Data, que depende de Universidad de Oxford, Argentina es la nación que, en la última semana, presentó más decesos por millón de habitantes. 

Solo en los últimos siete días, el país confirmó la muerte de 2.882 ciudadanos por el brote, lo que equivale a una media de 412 por día, un balance alto para la nación que ha realizado 2.373.496 de pruebas desde el inicio de la crisis. 

La propagación del brote en las provincias

Aquellos pequeños rebrotes que, en principio, no lograron encender completamente las alarmas de las autoridades provinciales y nacionales, ganaron velocidad de expansión en medio de la flexibilización, rapidez que se tradujo, con el paso de las semanas, en más y más contagios. 

Los números se invirtieron y los reportes que en junio indicaban que la capital, Buenos Aires, y su cinturón urbano sumaban más del 90% de los contagios nacionales, pasaron a reflejar en octubre que en esa área apenas se concentra el 27% de los casos y que el resto está activo en las provincias, lo que indica que virus rompió la barrera céntrica que había mantenido al país al margen del caos.

Foto/Cortesía

Tucumán, Córdoba y Santa Fe, provincias que al comienzo no resultaron tan impactadas por la pandemia, encabezan los listados de afectación en el décimo mes de este convulso 2020. 

Argentina sigue lidiando con una profunda crisis económica 

Y es que, en un país aquejado por una profunda crisis financiera y social que venía mostrando sus duros efectos desde antes de marzo, cuando fueron detectados los primeros infectados, la expansión del virus solo ha logrado incrementar los niveles de pobreza, desempleo y desigualdad entre las zonas más ricas y las más vulnerables. 

Desde mediados del año 2018, Argentina entró en una recesión que se ha visto abiertamente agravada por la pandemia y las pérdidas económicas generadas en las empresas y comercios a raíz de la cuarentena.

Tan fuerte ha sido el impacto de la pandemia que, solo en el primer semestre de este año, la pobreza superó el 40%, lo que equivale a cinco puntos más que en los dos primeros meses; la economía sufrió un desplome del 19,1% interanual entre abril y junio, y la tasa de desempleo se elevó hasta el 13% en esos mismos meses, tres hechos que oscurecen el panorama nacional. 

Ante esta suerte de segunda ola que llegó a ensombrecer las previsiones de la nación, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló en su pronóstico que la situación puede empeorar aún más gracias a la caída de la economía en un 11,8% para el fin de año, en lugar del esperado 9,9%.

Así las cosas, el mandato de Alberto Fernández, quien asumió la Presidencia el 10 de diciembre de 2019, llegará a su primer aniversario en el poder frente al reto de paliar la crisis y reavivar la esperanza de los argentinos que claman por mejores condiciones. 

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar