Internacionales

Francia entró en segundo confinamiento por oleada de COVID-19

El mandatario aseguró que el segundo embate del coronavirus «probablemente sea más duro y mortal que el primero»


Desde el Elíseo, el presidente Emmanuel Macron anunció que, con la llegada de la segunda ola de contagios por COVID-19 a Europa y los récords de contagios en el país, los franceses entrarán nuevamente a un confinamiento obligatorio nacional.

El mandatario aseguró que el segundo embate del coronavirus «probablemente sea más duro y mortal que el primero», por lo que decretó las medidas de contención.

A partir de este viernes 29 de octubre toda Francia entrará en un confinamiento obligatorio con el fin de reducir el número de contagios por Covid-19. La medida se aplicará, inicialmente, hasta el 1 de diciembre dependiendo del aumento de contagios y fallecimientos en los próximos días.

La restricción, que recuerda a la que fue impuesta en el primer semestre del año, obliga al cierre del comercio no esencial como bares y restaurantes.

Sin embargo, guarderías, colegios y escuelas secundarias permanecerán abiertas y los cursos universitarios se harán de forma remota. Además, aquellos que tengan familiares en hogares de ancianos podrán seguir realizando visitas.

Para salir de su casa, las personas deberán mostrar un certificado impreso, como se hizo en el primer confinamiento nacional, el cual debe ser presentado en caso de que las autoridades lo exijan.

Las únicas salidas autorizadas serán para ir al trabajo, a una cita médica, para dar asistencia, para ir de compras o para tomar el aire.

Puntualizó Macron.

La estrategia para combatir la segunda ola de COVID-19 en Francia fue propuesta por el mandatario luego de haber consultado con científicos, autoridades, miembros del Gobierno y también con los presidentes de otros países de la Unión Europea.

Macron dijo que hasta 400.000 personas podrían morir si no se toman medidas y que el bloqueo que decreta se aliviará cuando el número de nuevos contagios caiga a 5.000 por día.

En su último reporte, las autoridades francesas confirmaron 36.437 nuevos contagios en las últimas 24 horas y 244 muertes a causa del coronavirus.

A todos nos ha sorprendido la repentina aceleración del virus. Si bien conozco el cansancio y la sensación de que esto nunca terminará y que nos afecta a todos, debemos, pase lo que pase, permanecer unidos, juntos y no ceder ante el veneno de la división.

Dijo Macron, alentando a la población a no rendirse ante este desafío.

Pequeñas y medianas empresas, en contra del reconfinamiento

Los propietarios de bares y restaurantes vuelven a sufrir el cierre de sus negocios a raíz de las nuevas medidas impuestas por el Gobierno francés.

Sin embargo, dependiendo del avance del brote, en dos semanas se podrían implementar excepciones para la apertura de ciertos negocios no esenciales, sobre todo, con la llegada de la época navideña.

La información sobre dichas excepciones será anunciada por el primer ministro francés Jean Castex, quien ofrecerá una rueda de prensa este jueves a las 18h30, hora local, para detallar «las nuevas medidas para combatir la segunda ola de la epidemia de COVID-19».

Pero, si el Gobierno francés ha prometido ayudas económicas a las pequeñas y medianas empresas, muchas de ellas no están de acuerdo con el nuevo confinamiento nacional, especialmente por tratarse de una fecha del año en la que los franceses empiezan a comprar los regalos de Navidad.

Eric Chevée, vicepresidente de la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas de Francia, dijo al diario ‘Le Monde’ que «el cierre de los llamados negocios ‘no esenciales’ constituye una verdadera injusticia. Es un verdadero desastre para las empresas involucradas, sobre todo porque el anuncio del presidente de la llega en una época del año en la que muchas realizan una parte sustancial de su volumen de negocios, unas semanas antes de las vacaciones de Navidad».

Chevée agregó que las ayudas que el Gobierno ofrece para soportar el golpe económico no están a la altura de las posibles pérdidas operativas.

La noticia del cierre parcial de una de las economías más grandes de Europa hizo también que los mercados bursátiles mundiales bajaran.

El virus está circulando a una velocidad que ni siquiera los pronósticos más pesimistas habían anticipado.

Dijo Macron, agregando que «estamos todos en la misma posición: invadidos por una segunda ola que sabemos que será más dura, más mortal que la primera».

El reconfinamiento en Francia es la respuesta al fracaso de los toques de queda nocturnos impuestos en París y otras grandes ciudades.

La medida fue insuficiente para reducir las tasas de infección, a lo que el Gobierno respondió con medidas más drásticas.

El virus circula a distintos niveles en los territorios de ultramar

Los territorios franceses de ultramar, llamados así por estar fuera de Francia metropolitana en el continente europeo, viven la pandemia de forma diferente.

Durante la primera ola del brote, el Gobierno aprobó medidas de contención para todo el territorio nacional, incluido el exterior, mientras que los territorios de ultramar se vieron poco afectados por la epidemia.

He decidido que tenemos que volver al bloqueo que detuvo el virus. Esto se aplica a todo nuestro territorio nacional, salvo algunas modificaciones para las regiones y territorios que están en el extranjero.

Anunció el mandatario francés.

Algunas de estas zonas, como Guadalupe, Martinica y Polinesia, viven una segunda ola significativa, mientras que otras como Guyana, Mayotte y Reunión están por el momento menos afectadas por el repunte del virus.

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar