Especiales

América Latina, en el ojo del huracán

La política estadounidense se ha centrado en temas como las nulas relaciones con Venezuela y Cuba; y la creciente migración.


La pandemia del coronavirus; la posible interferencia de Rusia en las elecciones pasadas; las crecientes tensiones con China; el respaldo de Washington al controvertido plan de paz de Israel, llamado Acuerdo del Siglo, que incluye la anexión de ciertas zonas de la Cisjordania ocupada, son algunos de los temas principales que cualquiera de los dos gobiernos tendrá dentro de su política exterior.

En cuanto a América Latina la política estadounidense se ha centrado en temas como las nulas relaciones con Venezuela y Cuba; los tradicionales lazos comerciales con algunos países de la región y la creciente migración, especialmente la proveniente del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador).

A juicio del profesor de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, Manuel Alejandro Rayran, la posible llegada de Biden a la Casa Blanca es necesaria si Estados Unidos desea retomar el rol de liderar al mundo y mantener su influencia sobre América Latina.

La continua política disruptiva de Trump —llena de medidas agresivas contra sus aliados (Europa, México, Otan, entre otros)— le ha dado un mayor campo de acción y maniobra a China y otros competidores que, de mantenerse, llevarán a que los aliados estadounidenses a que miren hacia otro lado.

“Biden ha destacado que durante su primer año de gobierno fortalecerá la multilateralidad, liderada por la Cumbre para la Democracia. Él quiere reconstruir esas alianzas multilaterales que Trump ha dañado y lo quiere unificar alrededor del tema de la democracia”, señaló el experto.

Rayran cree que el candidato demócrata podría implementar un elemento similar a la política Détente (palabra francesa que se puede traducir como ‘distensión’) implementada por Estados Unidos durante la Guerra Fría para contener a la Unión Soviética, principalmente por medios diplomáticos.

Según el analista, el candidato intentará construir una ‘Détente 2.0’ y esta, en última instancia, va a incluir el “poder blando”, la cumbre de derechos humanos, el tema nuclear y especialmente va a fortalecer las alianzas con los aliados de Estados Unidos. Esta política será de gran importancia para América Latina, una región a la cual Biden pretende acercarse mucho más.

“A Trump no le ha importado mucho América Latina y Biden lo que buscará es tratar de incluir a sus aliados para hacerle frente a la creciente presencia de China en la región. Esto se asemeja a lo que una vez dijo Obama cuando era Presidente y donde afirmó que no permitiría que Pekín fuera el que estableciera las normas en el comercio mundial y Biden va a retomar esa posición (…) Él va a tratar de evitar que el Estado chino le quite a Estados Unidos la influencia que mantiene sobre América Latina”, sostiene Rayran.

Otra visión

La magíster en Ciencia Política de la Universidad George Washington, Carlos Galina, asegura que si Biden es elegido, una vez logre “estabilizar” la situación interna en Estados Unidos, el primer enfoque del Presidente hacia la región se centrará en México y Canadá, en el interés que tienen los gobiernos de los tres países en convertir a Norteamérica en una región manufacturera con base en el T-MEC.

“Se ha hablado de que Biden tiene una relación especial con Colombia y que es probable que el Presidente busque fortalecer esta relación. En el caso de Cuba, sí veo un escenario en el que se regrese a una política similar a la que vimos en los últimos meses de Obama, donde se busque la reconstrucción de la relación entre Cuba y Estados Unidos y a través de eso, la promoción de la democracia en el país”, señaló el académico, quien resaltó el tema de migración como uno de los ejes centrales del demócrata en la región.

A diferencia de Trump, de quien los analistas sostienen mantendrá su política rígida hacia la migración irregular a través de acuerdos con los Estados del Triángulo Norte Centroamericano y la ampliación del muro en la frontera con México, Biden ha asegurado que humanizará el proceso migratorio por medio del “derecho legal a solicitar asilo” y abordará las causas internas que generan la migración dentro de estas naciones (corrupción, pobreza, inseguridad).

El demócrata aseguró que le pondría fin al programa denominado Protocolos de Protección a Migrantes o “Quédate en México”, impulsado por Trump, y que les exige a los solicitantes de asilo esperar sus audiencias judiciales en suelo mexicano.

Así mismo, Biden se comprometió a proteger la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca), creada durante la administración Obama-Biden, y que ha sido atacada por Trump. El mandatario había señalado en junio de este año que no aceptará nuevas solicitudes para acogerse a este programa pese al fallo de la Corte Suprema de Justicia que le ordenó al gobierno estadounidense a restaurar el programa.

Con información de Anadolu Agency

Etiquetas
Mostrar más

Josmary Escalona

Periodista principalmente de la fuente política que también hace diarismo, entrevistas y trabajos especiales sobre temas que la población desea conocer.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar